Qué no Haya Tapados ni Dedazos,  Advierte Quien los Destapó y Señaló

Y los Músicos de Acompañamiento no 

Invitados a la Fiesta de Tres, Reclamaron

*Y Como no es Corcholata Preferida, Monreal fue Borrado de la Lista

*El Círculo se va Cerrando Hasta que López Decida Decir su Verdad

*A lo Lejos se Observa que Sheinbaum es la Preferida ¿o es Truco?

*El Distanciamiento Entre Ebrard y Delgado fue Evidente el día del Mitin

*Un Adán Lejos del Paraíso es el Verdadero Contrincante de las Corcholatas

GERARDO LAVALLE

Correr alrededor hasta escuchar: ¡a sentarse! 

Y procurar ocupar una de las tres últimas sillas que están disponibles, después de haber iniciado el “juego” con 9, es la apuesta.

La siguiente vuelta solamente habrá dos.

Y al final solo una y, cuando menos desde las tribunas, estarán los otros dos finalistas que susurrarán: “nos hicieron trampa”.

Es el juego que dirige el presidente López.

Un día con otro, impulsa a sus tres corcholatas par que “salgan, viajen, que los conozcan” y de pronto, reclama: ¿por qué no invitaron a Ricardo, a Esteban, a Tatiana?

“Hay que invitarlos a todos”.

Y el velado jalón de orejas para los tres preprepre candidatos a sucederlo, estuvo en el final de su comentario sobre lo ocurrido en Toluca, el domingo 12 de junio:

“Nadie debe sentirse absoluto, en ningún nivel de la escala social, que no haya tapados y que no haya dedazo”.

El presidente, rompiendo la conocida liturgia de los partidos políticos de guardarse hasta el momento preciso al candidato presidencial, destapó -y por eso los llamó corcholatas- a Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Rocío Nahle, Esteban Moctezuma, Juan Ramón de la Fuente y “hasta Tatiana (Clouthier)”. 

Más adelante sumó a la lista de aspirantes a Adán Augusto López -en el primer destape aún fungía como gobernador de Tabasco- y a Rosa Icela Rodríguez. 

Los otros secretarios: Jorge Alcocer -Salud-, Jorge Arganis (SCT), Román Meyer Falcón (Sedatu), Luisa Alcalde (STyPS), Alejandra Fraustro (SC), Miguel Torruco (Sectur), María Luis Albores (Semarnat), Rogelio Ramírez de la O (SHCP), Javier May (Fonatur antes en Bienestar), Víctor Villalobos (SADER), Roberto Salcido (SFP). Ariadna Montiel (Bienestar), Luis Cresencio Sandoval (Sedena)  y Rafael Ojeda, (Semar), jamás han sido mencionados como posibles sucesores del presidente López.

Nahle, responsable de una de las tres obras insignias del gobierno federal, la refinería Olmeca, se mantiene en la ruta, aunque su destino parece conducirla a Xalapa, como sucesora del polémico Cuitláhuac García. Esteban Moctezuma jugaba cuando era titular de la Secretaría de Educación, en donde obtuvo buen puntaje por la forma en que resolvió la ausencia de los alumnos en las aulas a causa de la pandemia de Covid-19. Como embajador, está fuera del radar de los ciudadanos que, en su oportunidad, decidirán por quien votarán para la renovación del Presidente de la República.

Al exrector y hoy representante permanente de México ante la ONU, De la Fuente, aunque muestra “interés” en la posible nominación, no cuenta con el equipo que lo acompañe en la anunciada “encuesta” para seleccionar al candidato. 

EL CIRCULO 

SE CIERRA

Desde el primer destape, ocurrido el 16 de julio de 2021, uno de los aspirantes declarado desde siempre, Ricardo Monreal, fue borrado de la lista y apenas el lunes 12 su nombre fue mencionado por el presidente de la República, luego de su exclusión en el evento realizado en Toluca.

Sin embargo, el jefe político de Morena en el Senado de la República y quien en la pasada legislatura se aplicó para que las reformas constitucionales del presidente López fueran aprobadas, mantiene su postura de ser el candidato para 2024.

Los otros tres: López Hernández, Sheinbaum y Ebrard quieren ser, se promueven en diversos eventos, hacen declaraciones, tienen el visto bueno de su jefe para placearse y tejen sus redes que trabajan desde ahora en la promoción de sus acciones.

Salvo cambio de última hora y aunque el presidente lo niegue, su candidata será Sheinbaum.

A pesar del respaldo público mostrado tanto en Palacio Nacional como el Antiguo Ayuntamiento y en diversas actividades en cuando menos 6 estados del país, Sheinbaum carga la pesada losa de la tragedia del 3 de mayo de 2021, en la Línea 12 y en la que fallecieron 26 personas y poco más de un centenar resultaron con lesiones, algunas de gravedad.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México aprovechó el accidente para dirigir misiles a Marcelo Ebrard, quien como gobernante capitalino entre 2006 y 2012 -por cierto, el único que ha terminado su gestión de 6 años- ordenó la construcción de la entonces llamada Línea Dorada, y los peritajes apuntaban a la mala administración de la obra al carecer de proyecto ejecutivo integral y permitir que se construyera en base a decisiones de los contratistas.

El titular de exteriores libró de la mejor manera los señalamientos, aunque las indagatorias que lleva a cabo la Fiscalía General de la CdMx a cargo de Ernestina Godoy, no se han cerrado y las audiencias con los exfuncionarios presuntamente con alguna responsabilidad, se han diferido en 5 ocasiones.

Y el tercer hombre -nada que ver con la película en la que actuaron Orson Welles, Joseph Cotten, Alida Valli y Trevor Howard, surge a la palestra el 26 de agosto de 2021.

Sorpresivamente Olga Sánchez Cordero fue relevada de la Secretaría de Gobernación y en su lugar fue designado Adán Augusto López Hernández, amigo personal del presidente, además de paisano y menor una década -AMLO tiene 68 años y AALH 58- quien en los primeros meses de gestión mantuvo un perfil sumamente bajo hasta que le fue encomendada la tarea de dialogar con los dirigentes de los partidos de oposición para que aprobaran la reforma eléctrica. Una misión fallida a la que el presidente restó importancia y se conformó con la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que no declaró inconstitucional la Ley del Servicio Eléctrico.

EBRARD ENFRENTA

LA GRAN TRAICIÓN

Considerado el más capacitado políticamente y conocedor de las viejas estrategias del PRI, en donde militó hasta 1994, Marcelo Ebrard escaló en la administración pública del Distrito Federal, siempre guiado por Manuel Camacho Solís. 

Diversos cargos: secretario general del tricolor en la capital del país, secretario de seguridad pública con Andrés Manuel López y destituido por el presidente Fox por el linchamiento de agentes federales en Tláhuac; más adelante fue nombrado secretario de Desarrollo Social y se convirtió en candidato del PRD para sustituir a López.

Como gobernador capitalino, designó a Mario Delgado en la Secretaría de Finanzas, de donde lo removió para promoverlo como secretario de Educación. Era su candidato para sucederlo. Al no lograrlo, por la travesura que realizó Miguel Ángel Mancera, lo impulsó para que fuera senador de la República, cargo que desempeñó desde 2012 hasta 2018. Abandonó el PRD y se incorporó a Morena y llegó a San Lázaro como jefe político del partido que formó el hoy presidente de México.

En su carrera, Delgado siempre fue guiado y respaldado por Ebrard. Por ello aspiró a la dirigencia nacional de Morena y enfrentó con todo a Porfirio Muñoz Ledo. En el partido y fuera de éste, se habló permanentemente que Ebrard lo había llevado para tener el cierre de la pinza rumbo al 2024. El primer destape coloco al titular de Relaciones Exteriores, para abrir su juego y mostrar la fuerza que le otorgó el presidente de la República acerca de incidir en la elección del dirigente del partido.

Sin embargo, hay un distanciamiento con su mentor que se hizo público el domingo 12, cuando al iniciar su discurso Marcelo Ebrard abandonó el mitin.

El hecho no pasó inadvertido. Las hipótesis comenzaron a surgir y hay dos que pudieran ser verdad: su respaldo está dividido entre Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López, porque son las indicaciones de Palacio Nacional. La otra, que juega para sí mismo en búsqueda de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

¿Hay traición?

Por lo menos le mueve la silla en la que se quiere sentar Ebrard para después apoltronarse en la Del Águila.

EL JUEGO QUE

JUEGA AMLO

Quienes aspiran, legítimamente, convertirse en Presidente (a) de México, entienden que deben seguir las reglas … ¡de Andrés Manuel!

Ya les marcó la ruta: trabajar 16 horas, dormir 5 y enterrar el diete 3.

Sin embargo, como señala el politólogo Salvador Mora Velázquez, los “servidores públicos tienen empleo de 7 x 7 días y de 14 x 24 horas”.

Las responsabilidades que tienen, sean secretarios de Estado, gobernadores con licencia o en funciones, directores de órganos del Estado, señala, deben cumplirla a cabalidad. No basta, precisa, con anunciar “solicité el día sin pago de salario” para evadir los asuntos que están bajo su mando.

Los que juegan el juego del presidente, saben y bien que, si les ordena placearse, tienen que hacerlo. Si les indica que trabajen 16 horas, deben cumplir so pena de ser exhibidos o incluso relevados de sus cargos. Cuando se les dice: tienen que bailar a este rimo, aunque no lo conozcan y carezcan de pasos para mover el cuerpo, obedecen o se van.

El presidente dice que no se meterá en la elección del candidato y que será respetuoso de lo que informen las encuestas.

El que no está en la lista oficial, Monreal demanda una consulta abierta y no una encuesta entre militantes o simpatizantes.

Mario Delgado ya anunció que en junio del próximo año se lanzará la convocatoria para realizar las encuestas y que después de cernir a los aspirantes, quedarán dos o tres.

Son las tres sillas en las que todavía están sentados Claudia, Adán y Marcelo.

¿Quién aguantará hasta junio del próximo año?

La incertidumbre acompaña a los suspirantes.

 

Acerca de misionpo 21262 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.