“El Padre”

Del Cine y las Leyes

Un Dilema en la Vida

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“El Padre” (“The Father”), película británica, dirigida por Florian Zeller, con Anthony Hopkins (Anthony), Olivia Colman (Anne), Rufus Sewell (Paul), Imogen Poots (Laura), Olivia Williams (Catherine) y Mark Gatiss (el hombre); se estrenó en otoño 2020.

Anthony tiene casi 83 años, vive solo en su apartamento de Londres y rechaza todos los auxiliares de enfermería que su hija, Anne, intenta imponerle, pero ella ya no podrá verlo porque se mudara a París.

La película es una adaptación de “Le Père”, una obra teatral del propio Florian Zeller, que se ha estrenado en más de 50 países y ha ganado numerosos premios en todo el mundo; la cinta habla de la difícil decisión de una hija respecto a su amado padre que ahora sufre una enfermedad mental, un drama para reflexionar.

¿QUIÉN ERES TÚ?

Anthony, un anciano que tras quedarse viudo ha decidido vivir solo, rechazando a todos los cuidadores que su hija Anne intenta contratar para que le ayuden en su día a día; ella no puede visitarle a diario como hacía antes y siente que la situación escapa a su control.

Las primeras escenas dan pauta para pensar que el problema es la condición física del octogenario padre que depende de alguien para poder desarrollar sus actividades rutinarias, y es obvio que la fuerza corporal y los reflejos ya no son los mismos que cuando se es joven, pero Anthony se ve completo e independiente, sin embargo a medida que avanza la cinta se advierte que el problema va más allá de la condición física, es la salud mental lo que no anda bien.

Al grado tal de que Anthony desconoce a su propia hija Anne, pero no sólo el personaje, pues será el propio espectador que al ver a la hija regresar de la calle se preguntará ¿quién eres tú?

¿EN DÓNDE ESTOY?

Anne ha tomado la decisión de irse a vivir a París con el hombre que acaba de conocer, por ello le urge que una cuidadora de nombre Laura se haga cargo de su padre; en la entrevista Anthony se muestra amable, pero poco a poco se torna hostil y grosero, al grado que Anne tiene que disculparse con la cuidadora.

En otra escena, Anthony encuentra a un extraño cómodamente sentado en la sala, y le pregunta que hace ahí, este hombre le responde que es su casa, que es esposo de su hija y que Anthony está viviendo con ellos desde hace tiempo.

Con maestría, la película muestra otro síntoma de una enfermedad mental, pues no sólo es que no reconozca a su propia hija, sino que desconoce el lugar dónde se está.

Entonces, ¿Quién es este extraño con el que Anthony se encuentra en su sala y que afirma estar casado con Anne? ¿Y por qué dice que están en su casa? ¿Anthony está perdiendo la cabeza?

Este extravió es común en las personas con síndrome de Alzheimer.

¿QUÉ DÍA ES HOY?

Anthony está seguro que ese extraño no es el esposo de su hija, de cuyo nombre no recuerda, de pronto vuelve su hija de nueva cuenta con pollo para cenar y ahora aparece otro hombre llamado Paul que dice ser el esposo de su hija, y niega que ella se ira a París, pero un día antes ella le recordó que se había divorciado hace tiempo.

Pero cómo es posible que el padre reconoce el lugar como su apartamento, y justo el día anterior, Anne le dijo que ya no podía visitarlo a diario porque se mudaría de país, y ahora dice que no, además le recordó que se había divorciado.

Algo está pasando a su alrededor y no logra comprenderlo, no sabe sí lo soñó, lo vivió, lo inventó o lo están volviendo loco.

Otro síntoma de esta enfermedad es la pérdida de la temporalidad, no se logra comprender los días en que se vive y es fácil confundir los eventos presentes con los pasados.

La cinta maneja el recurso cinematográfico del bucle (reiteración de una situación en el tiempo) para denotar esta confusión del espacio y tiempo que vive Anthony.

¿Y DÓNDE ESTÁ LUCY?

Perdido en un laberinto de preguntas sin respuesta, Anthony trata desesperadamente de averiguar qué sucede a su alrededor, y cada vez que mira a la chimenea ve una pintura y recuerda que la pintó su hija Lucy, quien por cierto casi no lo visita porque ella anda muy ocupada.

El recordar a personas muertas y ubicarlas como se aún vivieran es también algo usual en los enfermos de Alzheimer, y así sucede con Anthony, que no recuerda que su hija Lucy falleció en un trágico accidente.

Hay muchos factores que influyen en cuándo comienza y cómo evoluciona la enfermedad de Alzheimer; el factor de riesgo más importante para el Alzheimer es la edad. La cantidad de personas con la enfermedad se duplica cada 5 años después de los 65 años. Aproximadamente un tercio de todas las personas mayores de 85 años podría tener la enfermedad de Alzheimer.

Cuando a un miembro de la familia se le diagnostica la enfermedad puede desencadenar una serie de emociones, como ira, miedo, frustración y tristeza, así como conflictos familiares, pero hay decisiones que tomar sobre el tratamiento, la atención, los arreglos de vivienda, las finanzas y la atención al final de la vida.

Los psiquiatras recomiendan estrategias que fomenten la cooperación para alivianar algunos conflictos familiares, tales como compartir la responsabilidad, organizar reuniones familiares para hablar del cuidado y otros asuntos relevantes, comunicarse honestamente expresando los sentimientos de manera abierta y constructiva durante las reuniones familiares y las conversaciones informales, pero sobre todo no criticar, se debe respetar las capacidades, los estilos y los valores de cada persona responsable del cuidado.

El filme cuenta la historia de un hombre que está perdiendo poco a poco la consciencia de su realidad por culpa de la demencia, olvidando cada vez más todo y a todos los que le rodean, pero también de la hija que ve con tristeza la disolución hacia la nada existencial de su figura paterna, con un fuerte dilema para ella, quien se plantea si tiene derecho a vivir su propia vida a sabiendas de que poco a poco va perdiendo cada vez más a su padre; se comprende a la perfección el dilema moral y los problemas que tiene debido a que las decisiones que toma con la información que tiene, que no es toda, dado que el espectador adopta el punto de vista del enfermo y por tanto tiene acceso a muchos más momentos que los que ella vive.

Un retrato humanista y completo sobre la enfermedad, hasta llegar a una escena final que hace que hasta el más insensible se estremezca; pero ¿cuál sería la mejor decisión que tomaría nuestro amable lector?

Yo lo por lo pronto salí a abrazar a mi padre.

Acerca de misionpo 13485 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.