Hay “Toro” y no de Lidia… va a los Corrales

*Félix Salgado Macedonio Abandonará la Plaza

*Fue Obligado por el Reclamo de las Feministas

*Los Sacan del Cartel sin Anunciar si Retornará

*En la Mira, Contratación de Amílcar Sandoval

Por Gerardo Lavalle

¡Hay toro!

Respuesta sin sorpresa.

Porque los tercios de la lidia aún no terminan.

Los Forcados que realizaron el “espectáculo” amparados por la ganadería conocida como Comisión de Honor y Justicia, sabían que los enanitos no le dan la puntilla al astado.

En corridas serias, están los tercios: el de Varas, el de Banderillas y el de Muerte. Y dos suertes: capote y muleta.

Normalmente una faena tiene como duración entre 20  25 minutos. Durante ese lapso el matador muestra su arte: Verónica, el más espectacular pase con el capote. El de pecho, el de la cadencia con la muleta. En el tercio de la muerte, la espada se vuelve el reto. El personaje pudo haber realizado la mejor faena y fallar con la espada. Se cae todo.

Después de 2 o 4 pinchazos, se ordena la muerte a al tercer mozo de espadas del matador. Ni tardo ni perezoso, normalmente, atina a la primara y el astado pierde la batalla. Lo arrastran hacia los corrales sin mayor reconocimiento. Lo destazan y desaparece.

Esta ha sido la faena de Félix Salgado Macedonio.

Fue anunciado en los carteles de la corrida –encuesta de Morena- como el matador sin compasión. En los diarios, las revistas, los noticieros de radio y televisión y, por supuesto en las redes sociales, aparecieron sus presentaciones anteriores.

Es el “violador” de las reglas. Es el “semental de la temporada”. Es el que no le teme nada y menos cuando la tienta es con vaquillas jóvenes que no ha aprendido a defenderse. Es que inventa pases.

El respetable no lo fue tanto cuando asistió a la probablemente última corrida en la que participa. No había una sola mujer en la plaza donde se preguntaba a la gente qué opinión tenían del matador.

Y cuando aparecieron, pidieron su despido. No ha mostrado jamás  compasión con ellas. Por el contrario, ha sido sádico y despiadado.

Los jueces de Plaza le perdonan todo. Creen que se trata de la resurrección de Lorenzo Garza que enfrentaba a quienes acudían a admirarlo y cuando fracasaba no soportaba los cojinazos y les recordaba el 10 de mayo.

Porque los jueces todo perdonan cuando tienen padrinos que mantienen la fiesta brava.

LA RESPUESTA DE UN “TORO”

A pesar de las acusaciones y las pruebas presentadas, los jueces de la causa decidieron indultar al guerrerense y declarar improcedentes las acusaciones porque el “delito ya prescribió”. Las acusadoras no se dieron por vencidas y decidieron atiborrar la plaza en una de las últimas corridas que encabezo el “Toro” y lo abuchearon hasta quedar roncas. Aunque sus voces quisieron ser apagadas desde el Palco del Juez Mayor, ellas siguieron. Y se atrevieron a solicitar que nunca más se le contratara.

Ante las presiones femeninas e incluso de algunos que acompañaron al “Toro” como mozos de espadas, se solidarizaron con la petición y la hicieron pública.

El Juez Mayor, sin embargo, ignoró los reclamos y recontrató al matador que ya iba en declive y su popularidad no lograba llegar ninguno de los cosos por pequeño que fuera. Incluso, quienes acudían, al término demandan la devolución de su dinero. La faena no fue faena.

La exigencia de las aficionadas a los toros –cuadrúpedos y astados- creció y creció. Hasta que los forcados de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena (CNHJ,  resolvió el pasado viernes reponer el proceso de selección de candidatura a la gubernatura de Guerrero, con lo que podría retirar de manera definitiva la postulación de Félix Salgado Macedonio.

En el acta levantada se explica: “Derivado del procedimiento de Oficio iniciado por esta Comisión en contra del C. J. Félix Salgado Macedonio, y una vez cumplidas todas las etapas del procedimiento y habiendo realizado el análisis exhaustivo de las pruebas, este órgano resuelve por unanimidad de votos instruir a las Comisiones Nacional de Elecciones y de Nacional de Encuestas la reposición del procedimiento de evaluación de perfiles para la selección de candidata o candidato a la gubernatura del Estado de Guerrero”.

En el texto conocido no se especifica si para si el “Toro” podrá participar en la siguiente corrida.

El problema de fondo es que no le dieron la puntilla. Y los toros, los astados con clase y coraje, son capaces de levantarse aunque les hayan agujereado el lomo, partido la columna y dañado lo que tengan por cerebro.

Braman, babean, sacan la lengua, trompican y finalmente caen. Tardan en morir.

Y eso lo sabe el “Toro” Salgado Macedonio.

¿QUÉ VIENE?    

Nadie sabe quiénes saltaran al ruedo para la siguiente corrida –léase encuesta- pero hay quienes como villamelones  pronostican que el astro será Pablo Amílcar Sandoval y que su mozo de espadas será el académico Ackerman, acompañado de su esposa –hermana del que se quiere vestir de luces- y como tercer asistente Mario Delgado.

Si el “Toro” participa, la plaza estará vacía y tendrá que expresar lo que Luis Procuna: ante el peligro más vale emprender la graciosa huida.

Los de Morena tienen la decisión: darle orejas y rabo o la silbatina de despedida.

Acerca de misionpo 13593 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.