Premio Mayor ¡Un Avión!

A Vola Paso

Por Gerardo Lavalle

Aunque pareciera un mal chiste, es verdad: el presidente López Obrador sacó de la chistera de mago la “genial ideal”: si el avión presidencial nadie lo quiso comprar, hagamos una rifa y que sea la moribunda Lotería Nacional la que realice el sorteo.

Boletos “bara, bara, bara” de 500 pesos hasta completra los 2 mil 600 millones de pesos en que supustmente está valuado el José Masría Morelos y Pavón por una de las miles oficinas con que cuenta la ONU.

Obediente como siempre, la diputada Dolores Padierna, la amiga personal de Nicolás Maduro de quien quiere traer sus proyectos ideológicos a México, salió a la palestra para decir que todos los militantes de Morena podrá adquirir los boletos. Porque así se le responde al Presidente: con hechos, no con palabras.

Concedo y no acepto que es una forma de deshacerse de un avión al que nunca se subirá López Obrador, no vaya a ser que le salga sarpullido y se quede pegado en el gel que se encuentra en los elegantes asientos, pero existe un “pequeño” que no se explica en el sorteo millonario: ¿Y quien se lo gane dónde estacionará el Orgullo Nacional?

El Tec de Monterey realiza millonarios sorteos. Casa, autos, miles de premios. Los primeros lugares, las casas, tienen garantizado el mantenimiento de por vida.

¿Qué ofrecerá la moribunda Loteal al que se haga acreedor del multimillonario premio?

Ganar el sorteo no lo crítico. Lo difícil es lo que viene: mantenimiento, estacionamiento, lugar en donde guardarlo –porque el hangar Presidencial ya fue desmontado- y, sobre todo, ¿en dónde lo utilizará?… ¿irá a Atlacomulco?… ¿viajará a Ciudad Satélite?… o de plano a Palenque.

El último lugar es el ideal.

Cuando un Jefe de Estado juega con la inteleigencia de sus gobernados corre el riesgo de convertirse, como ocurre con este anuncio, en el mejorm int´repete del Guasón. ¿O no?

Acerca de misionpo 8006 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.