La 4t y la Carrera Contra el Tiempo

*Frenadas dos Leyes Fundamentales; la Corte Decidirá

*Morena Imposibilitado Para Citar a los Extraordinarios

*Mantener el Control de la Cámara, Prioridad de AMLO

Por Gerardo Lavalle

Después del 6 de junio, las cosas pueden cambiar. A unos les irá mal; a otros, nadie lo sabe.

Para Morena el tiempo se agota. Conforme a las encuestas recientes -no cuchareadas sino realizadas por empresas de demoscopía serias- revelan que el partido oficialista quedará muy por debajo del número de legisladores federales con que cuenta ahora. Las estimaciones pronostican que no alcanzará la mayoría simple.

El problema se vuelve mayúsculo para quienes desde San Lázaro y con la construcción de una mayoría ficticia, ciegamente obedecieron las órdenes salidas desde Palacio Nacional.

A Morena se le complicó el escenario al no contar con la mayoría en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión -gracias al cambio de Xóchitl Gálvez que abandono al grupo parlamentario del PAN para sumarse al del PRD, momentáneamente “como estrategia política”, habría confesado para justificar su jugada- se encuentra imposibilitado para convocar a periodos extraordinarios durante el receso final de la LXIV Legislatura.

Y hay muchos pendientes, no solo en el Congreso de la Unión sino en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Las reformas a las leyes del Sistema Eléctrico Nacional y de Hidrocarburos representan un dolor de cabeza para el Ejecutivo y los congresistas. Añádale el asunto del desafuero del gobernador de Tamaulipas y se encontrará con escenarios no imaginados por quienes detentan el poder público federal.

El presidente de la República parece haber sido engañado por su Consejería Jurídica, la Secretaría de Gobernación y los coordinadores parlamentarios de Morena.

Seguramente sus iniciativas fueron platicadas “en corto” entre el grupo cercano al Jefe del Ejecutivo y se llegó al punto que no tiene regreso: envíe la Iniciativa y nosotros -Ricardo Monreal, Mario Delgado en su momento y ahora Ignacio Mier Velazco- las sacamos adelante.

En cuanto a leyes secundarias no tienen problema los jefes políticos de Morena en avasallar a las oposiciones. Tienen la mayoría simple y calificada.

Ya se sabe que para las reformas constitucionales se requiere que ambas cámaras, Diputados y Senadores, aprueben por mayoría las calificada.

En San Lázaro no tiene problema. Se atoran en el Senado, en donde los números no le alcanzan a Morena y sus aliados y Ricardo Monreal tiene que realizar negociaciones que no siempre resultan a su favor.

SI NO REPITEN ADIÓS PROYECTO

Aunque Morena y sus aliados pudieran obtener la mayoría calificada mediante acuerdos para que los segundos cedan sus diputados, será más difícil luego de que el Instituto Nacional Electoral propuso y se aprobó, respetar el reparto plurinominal hasta el 8 por ciento de los votos obtenidos. Con la ratificación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el partido del gobierno no la tiene fácil.

La intención del presidente de la República y del compacto grupo que comparte sus ideales, es conservar la mayoría en la Cámara de Diputados porque, reformando leyes secundarias, podría concretar su proyecto.

Sabe que, si pierde el control, adiós proyecto político.

Sí, el mismo que acarició durante dos décadas y que supuso lograría -hasta ahora ha fracasado- al ganar la elección presidencial.

Porque evitaría las reformas constitucionales. En el Senado no cambiará la relación de fuerzas y, conforme a los resultados, las oposiciones bien pueden salir fortalecidas y hacer la cadena de ambas cámaras para frenar, incluso, leyes secundarias.

El tiempo, sin embargo, es inexorable y no detiene las manecillas del reloj, aunque se trata de un “horario parlamentario”.

Si como pronostican diferentes encuestas habrá despeñadero guinda el 6 de junio, la preocupación mayor estriba en “aprobar todo lo aprobable” durante el receso y aprovechar la Comisión Permanente para los objetivos deseados.

Morena y su presidente están en una carrera agotadora. Si bajan el ritmo, pierden espacios. Si aceleran, pueden ser descalificados. Si se atoran, no tienen plan B.

No legal, por supuesto.

Para la 4t las elecciones del domingo 6 de junio, son de vida o muerte. Y saben que la muerte está más cerca que la vida.

De ahí la importancia de la elección federal -diputados- y la local de congresos estatales. Toda la carne al asador, aunque los comensales no hayan llegado.

Lo harán el 6 de junio y probablemente a muchos no les agrade ingerir restos de ganado sinaloense o chihuahuense.

Preferirían el de Sonora y Texas.

Acerca de misionpo 20606 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.