Los Impuestos al Ahorro y las Tandas

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

¿Cuántos mexicanos ahorran? De acuerdo con una encuesta realizada por Consultada por Mitofsky, solo 30 por ciento.

Actualmente en México no existe una cultura del ahorro, de hecho, este fenómeno no es de ahora, desde hace varias décadas los mexicanos se han olvidado de este importante hábito indispensable para enfrentar crisis personales o cumplir un proyecto futuro.

Muchas son las justificaciones para no hacerlo:  “no alcanza el dinero”,  “pago de deudas” , “ayudar a mi familia” , “diversión”, entre  muchas más.

Por años las cuentas de ahorro bancario fueron de gran servicio para la población. Bancos y gobierno realizaban campañas publicitarias donde se promovía la importancia del ahorro como medio para alcanzar una meta: vacaciones, adquisición de un automóvil, un aparato electrodoméstico, entre otras más.

Tal era la promoción y la importancia que se le daba al ahorro en nuestro país que en diez años el número de cuentas pasó de dos millones a once millones, entre 1961 a 1971.

Varios elementos influyeron en este incremento: trámites sencillos, no cobro por administración de cuentas y tasas de interés atractivas 4.5 por ciento anual entre 1961 y 1981, pero en 1982 saltaron a pagar 20% anual.

Sin embargo, este aumento no pudo ser cobrado por los ahorradores debido a la nacionalización de la banca, pues pagarlo podría provocar la quiebra de los bancos por lo que se optó por devolver el dinero a los ahorradores, sin la aplicación del llamativo interés.

Las tandas, el cochinito y el colchón fueron nuevamente medios de ahorro, medios que aún un alto porcentaje de mexicanos continúan utilizándolos y si bien es cierto que en los últimos han registrado cierta disminución aún son muy importantes como medio de ahorro, especialmente las tandas.

Un número importante de personas prefiere, a pesar de todos los inconvenientes que las autoridades financieras señalan, las tandas que depositar su dinero en un banco.

Según datos de la encuesta nacional sobre los Mexicanos y el Ahorro, realizada por Consulta Mitofsky, de cada 100 mexicanos que ahorran, 34.4 por ciento guarda su dinero en casa, 20.8 por ciento lo hace en tandas, el 17.7 por ciento en el banco y el resto en cajas de ahorro y divisas.

El paquete económico presentado por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador propone que los ahorradores formales en el sistema financiero paguen más impuestos.

Actualmente la tasa de retención es de 1.04 por ciento, la propuesta del gobierno es que en el 2020 sea 1.45 por ciento,

Con excepción de quienes tienen sus ahorros en su cuenta para el retiro, el resto de los ahorradores se verán afectados con esta decisión, desde aquellos que tienen depositados 100 pesos en cajas populares o en Cetes, como quienes tienen millones de pesos en el mercado bursátil.

El ahorro guardado “debajo del colchón” o en tandas, equivale a tener el dinero congelado, pues al no estar en los bancos las empresas no lo podrán utilizar, a través del financiamiento bancario, para la producción y consecuentemente hacer crecer la economía.

Corresponde a los bancos y a otras instituciones financieras, transformar el dinero y hacerlo reutilizable, permitiendo a los ahorradores obtener una ganancia.

La iniciativa propuesta en el paquete financiero lejos de fomentar el ahorro formal lo aleja, los ahorradores preferirán dejarlo “debajo del colchón” o en tandas, mecanismos que si bien no dan intereses tampoco los quitan.

Acerca de misionpo 16017 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.