La Salud en Riesgo por la 4T

Por Alberto F. Mena Mallén

De aquí a que corrijan los sistemas de salud en la Ciudad de México y en el país en toda su extensión, ¡¡¡nos incapacitaremos, discapacitaremos o nos moriremos!!!

Y eso de que hay enfermedades que no son prioridad para su atención, pero si evitan tener una vida normal, donde las circunstancias diarias no son las adecuadas para cualquiera.

Les platico algunos casos que valen la pena mencionar.

Uno de ellos es el de una persona que le apareció en menos de un año una catarata total del ojo derecho, con el que ya no puede ver más que sombras. Para ello, acudió al Instituto del Seguro Social (IMSS) para la posibilidad de su atención.

Primero fue a su médico familiar, quien emitió la orden correspondiente para acudir al especialista que es un oftalmólogo. Ya en el consultorio de éste y sin ningún aspaviento espetó al paciente: “no hay forma de atenderlo hasta enero”, cuando la visita fue en el mes de junio anterior.

El solicitante de atención le preguntó el por qué y solo recibió como respuesta, es que ya no hay citas hasta para tal fecha. Mientras, agregó el galeno, deberá irse a elaborar los exámenes preoperatorios correspondientes para poderlo operar y sólo basta esperar pacientemente entre 6 y 7 meses, tiempo en el que el derechohabiente tendrá que seguir su vida, como quien dice mirando a la mitad. El oftalmólogo señaló con una sonrisa para despedirse “nos vemos en esa fecha”.

Ante dicha circunstancia la persona “tuerta”, -sin ofender, ya que solo ve con un solo ojo, y así se les dice coloquialmente-, consideró ir al Hospital Nuestra Señora de la Luz, -Institución de Asistencia Privada IAP-, para analizar otra alternativa de solución a su problema ya que, se le comentó, es una de las mejores instituciones que trata este problema de salud.

Sacó una cita por teléfono, misma que obtuvo fácilmente con el pago de 170 pesos. Acudió a la misma en la fecha estipulada y se le realizó un diagnóstico previo, donde le recetaron algunas gotas para bajar la presión de los ojos. Se le pidió a esta persona que se realizara una ecografía del ojo dañado -con un costo de 630 pesos-, para que se tuvieran mayores elementos de diagnóstico ya que la catarata no permitía a los aparatos analizar al ojo por dentro.

Luego tuvo que solicitar otra cita  para que le dieran el resultado del examen anterior y ver la posibilidad para que le diagnosticaran si era candidato a la cirugía o no. Ahí le dijeron que tenía que elaborarse otra ecografía, para conocer qué lente se le tendría que colocar en el ojo dañado y para ello tuvo que desembolsar otros 630 pesos. También debía realizarse exámenes preoperatorios con un costo mayor a los mil 700 pesos en total.

Y antes de conocer el tipo de lente se le dio un presupuesto de 16 mil 90 pesos por la operación y el lente que se les coloca en el ojo.

En la medicina privada el costo de todo el proceso es de entre 20 y 25 mil pesos por operar un solo ojo. Pero el paciente se dio cuenta de que ni en el IMSS ni en la medicina privada auscultan con profundidad el problema que se padece, ya que sólo analizan ciertos parámetros y están listos para cobrar lo de la operación.

Pero aquí quiso destacar un asunto que le pareció muy grave al paciente. Resulta que al revisar los papeles que les entregó el doctor, no eran los suyos, pertenecían a otra persona.

Se dio cuenta, luego de que su esposa los revisó, por lo que tuvieron que acudir nuevamente con el doctor señalado para que corrigiera. Sin pena ni gloria, el oftalmólogo solicitó que esperaran un momento mientras arreglaba su error, por lo que tuvo que ir a la computadora para imprimir el papel correcto.

Cabe destacar que al parecer la mayoría de los doctores que ahí atienden se especializan en ese hospital; el oftalmólogo de referencia estaba muy apurado, comentó el paciente porque hay muchas personas a las que se tienen que atender, y todo lo quieren hacer muy rápido por lo que se presentan estos problemas que pueden ser graves para quienes ahí se atienden. No entregan ningún diagnóstico a las personas, todo se queda en el expediente digital que ahí conservan. Otro punto que comentó fue el de la espera para ser atendidos, pasan muchas horas antes de que el médico los vea.

Aquí cabe pensar que si se tienen esas fallas, sobre todo con personas que no tienen el cuidado de revisar lo que se les entrega o porque no pueden ya que se les dilatan las pupilas, podrían no tener la atención debida o tal vez tener más daño que con el que llegan para que lo solucionen. Por lo anterior surgen muchas dudas de la eficacia que ahí les puedan dar.

Ha habido casos en los que personas operadas tienen más problemas después de que se les atiende. Por ejemplo, una señora comentó que su esposo fue al IMSS a que lo operaran de cataratas, pero al poco tiempo los lentes que le colocaron en el Seguro Social se le opacaron como si tuviera de nuevo ese problema.

Por ello tuvo que acudir al Hospital de la Luz para buscar una solución. Se la dieron al pasarle un láser por los ojos para limpiarle los lentes, pero todo ello con un costo que no debió haber pagado, porque se supone que le dieron solución en la institución pública, donde la operación no debe tener ningún tipo de costo.

Así que, por el hecho de que tengamos tanto un nuevo gobierno federal como en la Ciudad de México y que dentro de sus principales funciones y objetivos esté el de ya no modificar nuestro sistema de gobierno sino el régimen, para lo que se han tenido multitud de problemas de atención a la salud, entre ellos el de los niños con cáncer o el del desabasto de medicamentos, entre otros muchos, entonces tendremos que esperar pacientemente a que se haga una realidad la promesa de Andrés Manuel López Obrador, de que la atención médica que se dará, “será como la del primer mundo”, pero antes habrá que desembolsar algo de lana y podrá haber muchos discapacitados, incapacitados o muertos.

El Seguro Popular era una buena opción.

El Instituto de Oftalmología Fundación de Asistencia Privada Conde de Valenciana, Institución de Asistencia Privada atendía a quienes lo solicitaban a través de esta opción. Pero como ya desapareció dicho seguro, pues el curarse cuesta muy caro o hay que esperar un turno de varios meses.

fermallen@gmail.com

Acerca de misionpo 4928 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.