De Chantajes aceptados…

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

A los docentes de la CNTE se les permitió todo. Los de la sección 22 saben cómo exigir “sus derechos y privilegios”. El chantaje lo ejercen a plenitud.

Durante la instauración de la nueva reforma educativa” –que de entrada fracasa al no entregar en tiempo y forma los libros de texto-, los profesores recuperaron parta de lo que les quitó la “mal llamada reforma educativa” y Mario Delgado, el jefe político de Morena en la Cámara de Diputado fue un actor principal en las concesiones.

Ahora, sin embargo, en el tema de los policías federales que demandan se respeten sus derechos laborales, el diputado pidió a las autoridades participantes en el diálogo con los policías federales, que éste prevalezca «por encima de chantajes e indisciplinas».

¿Chantaje e indisciplina?

Eso es lo que prevalece en la CNTE.

El legislador, cuyo protagonismo y sumisión al “Jefe Máximo” no se disimula, tiene raseros diferentes. A quienes sabe cómo bloquear calles, generar conflictos, producir pérdidas en los negocios, dañar el patrimonio urbano y secuestrar a los diputados y senadores para que no aprueben lo que no les gusta -¡todo!- su diálogo es de concesión.

A quienes defienden a los ciudadanos, arriesgan y pierden la vida para salvaguardar la de los otros, hay que someterlos “al imperio de la ley”.

Para Delgado los mexicanos que decidan formar parte de la Guardia Nacional, «debe ser un honor».

¡Vaya honor! Imaginar que es honroso dormir en el suelo, comer tortas mal hechas y si quieren beber agua los miembros de la Guardia Nacional tienen que comprarla.

¡Vaya honor! Saber que los militares son los estrategas, los que ordenan, los que someten, los que humillan en una guardia civil, dista mucho de ser un honor.

Su óptica se enfoca a la crítica, la descalificación. “La Guardia Nacional debe ser una policía que tenga como columna vertebral la disciplina, la lealtad y el patriotismo, por lo que resulta preocupante que en lugar de buscar cómo contribuir a pacificar al país, algunos elementos de la Policía Federal intenten enrarecer el proceso de inicio con medidas extremas». Ese es su punto de vista.

¿Lealtad a quién? ¿Disciplina impuesta por quién?

El patriotismo no debe utilizarse como patrioterismo.

Y para que no haya duda del desprecio que Delgado tiene también –antes decía no a la militarización y abogaba por el fortalecimiento de la Policía Federal- confirma que las evaluaciones a los elementos de la Policía Federal que deseen entrar a la Guardia Nacional no son negociables. ¿La razón? se evitará «contaminar» a la nueva corporación de seguridad pública.

¿Por qué a los maestros no se les evaluará más y a los que quieran ir a la GN sí?

La postura de Mario Delgado obedece, sin duda alguna, a la instrucción presidencial: hay que desprestigiar lo que “está podrido” y en nada abona a que el “diálogo” entre las partes llegue a buen puerto.

Hoy, se asegura, será el día D para el conflicto. ¿Alguien sabe en qué terminará?

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 7189 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.