Mal Comienzo Tricolor

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

A todos los lectores ¡Feliz año nuevo! Es el deseo que espero se cumpla y sin nostalgias, creo que el ayer fue mejor. Un trienio de infierno debería bastar para hallar el camino que nos permita recuperar la confianza perdida por las atrocidades políticas cometidas. Y a otra cosa.

Mal cerró el año el otrora invencible PRI.

Y mal comienza el 2022. La reyerta entre el dirigente nacional y el gobernador de Hidalgo con la que terminó el año, no es para ignorarla.

Se desveló algo insólito: los gobernadores, por lo menos los del PRI, no ponen candidatos a sucederlos y junto con pegado perdieron el privilegio de vetar a quien no surgiera de sus ideas e intereses.

La acusación de Alejandro Moreno rompe el molde: la deslealtad de Omar Fayad Meneses orilló a la comisión de elecciones a tomar la decisión de ir en alianza con el PAN y PRD y dejar que la muy probable abanderada, Carolina Viggiano luzca los colores albiazules.

“La molestia del gobernador Omar Fayad responde a intereses personales y nunca a los del partido. A lo largo de los últimos años ha demostrado su sumisión y entreguismo con el Poder. No vamos permitir que le entregue el estado de Hidalgo a Morena”, declaró el dirigente nacional del partido.

No es novedad que los priístas se inclinen ante el poder presidencial. Buscan blindarse para el futuro y no formar parte de la cauda de políticos encarcelados por malos manejos financieros.

Sorprende, sí, que se oxigene el tema y se haga público. Nadie debe llamarse a engañado por el declive tricolor y menos aún que, como las feroces ratas de barco, salten para no ahogarse, aunque no sepan nadar.

Tampoco debe sorprender que los tricolores cambien de camiseta y decidan dejar el otrora lujoso navío en el que todos buscaban ser pasajeros en primera clase. Hay que revisar quiénes han asumido las gubernaturas. Félix Salgado Macedonio quiso Guerrero. Lo bajaron, pero su hija lo suplió. Él fue priísta. Julio Menchaca será el competidor guinda en Hidalgo. Se hizo político en el PRI. Américo Villarreal, hizo de quien fuera gobernador de Tamaulipas, heredó de su padre la tradición. Nació en el PRI.

Revisar el pasado de los hoy poderosos no es ocioso. Andrés Manuel López se hizo político en el PRI. Marcelo Ebrard militó toda su vida en el tricolor hasta que Manuel Camacho Solís formó su partido. El exregente también vistió la camiseta del tri. Ignacio Mier Velazco, coordinador de Morena en la Cámara de Diputados tiene la misma etiqueta igual que Ricardo Monreal Ávila.

Hay un largo etcétera tricolor en Morena. La fundación del PRD tuvo como raíces a centenares, sino es que miles, de priístas encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Rodolfo González Guevara. Ifigenia Martínez de Navarrete.

Los que se fueron no regresarán. Los que están, buscan cambiar de playera porque protegerán sus intereses.

La dureza en el enfrentamiento entre Moreno y Fayad ¿se repetirá entre el dirigente nacional y el gobernador de Oaxaca?

Porque Alejandro Murat Hinojosa es otro que está arrodillado ante el poder del Supremo Sacerdote. Salomón Jara, cosa rara no militó en el PRI, tiene el camino allanado para llegar al palacio de gobierno.

Alejandro Moreno parece no haber entendido la lógica partidista. Carolina Viggiano podrá resultar triunfadora, pero no será por el PRI. Será por el PAN en alianza con el PRD y el tricolor.

De todas maneras Juan te llamas: el PRI entregará el bastión hidalguense, aunque la medida tomada sea de pragmatismo absoluto.

Mal cerró el año y mal le irá en el nuevo.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica, Facebook: Jesús Michel y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 20600 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.