“La Voz de la Igualdad”

Del Cine y las Leyes

La voz de Notorius RBG

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“La Voz de la Igualdad” (“On the Basis of Sex”), producción americana de 2018, dirigida por Mimi Leder, con la actuación de Felicity Jones (Ruth Bader Ginsburg), Armie Hammer (Martin Ginsburg), Justin Theroux (Mel Wulf), Kathy Bates (Dorothy Kenyon), Stephen Root (Profesor Brown), Jack Reynor (Jim Bozarth) y Cailee Spaeny (Jane Ginsburg).

Ruth Bader Ginsburg es una de las nueve estudiantes admitidas en la Facultad de Derecho de Harvard, junto a 500 hombres; a pesar de haber sido la mejor alumna de su generación, no consigue un trabajo en algún despacho de abogados, así que se desempeña como maestra, pero el espíritu activista de sus alumnos la inspira para llevar ante la Corte de Apelaciones un caso de inequidad de género.

La película reconstruye parte de la vida y de los logros de Ruth Bader Ginsburg, The Notorious RBG, como se la conoce popularmente, activista, abogada, jurista y finalmente integrante de la Corte Suprema de los Estados Unidos que se convirtió en pionera y referente del movimiento feminista, una de las figuras más importantes del ámbito judicial -y no solo judicial- de los últimos 50 años.

VOZ DE ESTUDIANTE

La película inicia en 1956, en la Universidad de Harvard, en una época en que la carrera de Derecho no admitía mujeres; Ruth, al igual que otras 8 jóvenes, es aceptada en un ámbito monopolizado por hombres; al ser tan pocas, son invitadas a una cena en la casa del Decano Erwin Griswold, en la que les preguntan: “¿Por qué estás en la Escuela de Derecho de Harvard, tomando el lugar de un hombre?” Ruth se concreta a contestar con sarcasmo: “Porque mi marido estudia derecho y quiero ser una buena esposa.”

En aquella época, no sólo en Estados Unidos sino en muchos otros países, la carrera de abogada no era cosa fácil en un mundo liderado por hombres; lo cual no era privativo de esa profesión.

Martin Ginsburg recibe una oportunidad para trabajar en Nueva York, por lo que Ruth pide al Decano Griswold que la ayude para poder concluir sus estudios a distancia, negándose rotundamente a ello, por lo que debe trasladarse a la Facultad de Derecho de Columbia y en 1959, obtiene su título de abogada en Columbia.

VOZ DE ACADÉMICA

Una vez recibida de abogada, Ruth va a pedir empleo a un modesto despacho, donde el titular de la firma, le cuestiona que cómo es posible que con su alto promedio vaya a pedirle trabajo, a lo que ella responde que ha sido rechazada en 12 bufetes de abogados, y una vez más es rechazada, quedándole sólo dar clases.

Hay una escena donde su esposo Martin habla con los otros miembros del despacho, sobre el pago de impuestos en Suecia que deben cubrir los cónyuges simplemente por estar casados, y lo que no narra la cinta es que Ruth desde 1961 hasta 1963, trabajó en un proyecto de la Escuela de Derecho de Columbia sobre procedimientos internacionales, para lo cual aprendió sueco para ser coautora de un libro sobre procedimientos civiles en Suecia.

Tampoco se narra, pero Ruth viajó a la Universidad de Lund en Suecia, y su pensamiento sobre la igualdad de género se inspiró cuando observó que del 20 al 25 por ciento de los estudiantes de derecho eran mujeres; es más, una de las jueces que conoció allá, tenía ocho meses de embarazo y todavía estaba trabajando.

VOZ DE ESPOSA

Antes de iniciar su carrera como abogada, Ruth contrae nupcias con Martin Ginsburg, quien también estudia derecho y tienen una pequeña hija llamada Jane, pero la tragedia llega a casa cuando Martin es diagnosticado de cáncer.

Obvio que la trama gira en torno a la primer mujer que estudió derecho en dos de las más importantes escuelas de leyes en los Estados Unidos, defensora del derecho de igualdad de las mujeres, un icono del feminismo, pero no obstante esto, ella nunca dejó de ser una gran esposa y madre, nunca menospreció la carrera y labor de su confidente, colaborador y marido de casi toda la vida, pues estuvieron juntos 56 años. Martin estuvo siempre a su lado y la ayudó incluso en varios momentos decisivos. Ruth Bader Ginsburg es una mujer que ha luchado porque se le reconozcan sus derechos como tal, pero nunca dejó de lado a su esposo y siempre buscó la manera en que ambos salieran adelante.

VOZ DE LITIGANTE

Martin llega a casa y le comenta a Ruth que un hombre en Denver realizó tareas de cuidado respecto de su madre y que no recibió los beneficios fiscales que sólo estaban previstos para las mujeres, por ser quienes usualmente las realizan.

Es aquí donde la cinta se centra en el caso de Charles E. Moritz contra el Gobierno, un asunto fiscal aparentemente intrascendente que Ruth y su marido convirtieron en un juicio por discriminación de género contra el Comisionado de Impuestos Internos, que supuso el principio de su abolición legal en Estados Unidos.

Este caso le permitirá demostrar que las leyes hacen diferencias injustificadas en razón del sexo (género), y curiosamente, es el propio gobierno -su contraparte- quien se encarga de detectarlas y ella de exhibirlas ante la Corte de Apelación, pues la pretensión de Jim Bozarth, abogado de la oficina de impuestos, es demostrar la hecatombe que se desatará si se decreta inconstitucional esta ley.

Los argumentos de la defensa los llevarán Ruth y Martin, él tocará el planteamiento general de impuestos y ella demostrará que los estereotipos contenidos en las leyes generan situaciones injustas.

Los jueces de la Corte hacen preguntas a Martin y cada vez que él intenta cederle la palabra a ella, lo interrumpen insistiendo en que debe responder él y no ella. Al final, Ruth da los argumentos más fuertes donde deja ir toda su pasión y su convicción.

Las preguntas de los jueces: ¿Por qué van a cambiar las cosas si por milenios han sido de ese modo? Ruth cita precedentes y muestra los casos de discriminación que en ese momento ya se habían superado. ¿La raza es igual al sexo (género) en cuanto a diferenciación de derechos? Ruth responde que nadie elige ni el color de su piel ni su sexo, pero que ambas situaciones han sido factor de discriminación.

En el filme también participan otros defensores de derechos civiles como Mel Wulf y Dorothy Kenyon; es un biopic en el auge del movimiento feminista de este s. XXI, en que una joven abogada logra un precedente que deja claro por qué la ley no se aplica igual para ambos sexos; una confrontación con la historia y las costumbres a fin de lograr cambios relevantes para todos.

Cabe señalar que cualquier idioma está compuesto por palabras que definen el “genero” de las cosas y, en cierta forma, igual están escritas las leyes, pero ¿cómo deben aplicarse sin relacionar el género?

La mejor respuesta en este caso la tendrá Ruth Bader Ginsburg…

Acerca de misionpo 5856 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.