Sin Consigna, Pero Rosario Tras las Rejas

Del ABC Político

*Los Enormes Retos de Alejandro Moreno

*Y en el Senado Hubo Votación y “Borregos”

Por Gerardo Lavalle

A.- Andrés Manuel López Obrador hizo el compromiso: las instituciones de justicia no se usarán con fines políticos.

Ricardo Anaya, su competidor, denunció que el Gobierno federal utilizó a la Procuraduría General de la República para denostarlo. Meses después y cuando ya la historia estaba escrita, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le concedió la razón.

Pero el tiempo no borra las heridas ni las costumbres.

Sin entrar en defensa de nadie, produce sospechosismo que a Rosario Robles le carguen la mano aún antes de ser declarada culpable; lo mismo genera que el juez de control que conoció de su caso –sorteado, afirma el Consejo de la Judicatura- esté emparentado con la pareja que forman Dolores Padierna y René Bejarano.

Pero más sorprendente resultó que Carlos Ahumada fuera detenido en Argentina por un presunto fraude fiscal de 1.4 millones de pesos y el hecho ocurra justo cuando la exjefa de gobierno y doble exsecretaria de Estado fuera imputada por “omisión”.

Un juez argentino dejó en libertad al empresario tras considerar “absurda la acusación” formulada por la Fiscalía General de la República a cargo del doctor Alejandro Gertz Manero.

El tema llegó a la mañanera presidencial. Y el presidente ratificó: “No hay consigna para perseguir a nadie. No deben utilizarse las instituciones para dañar a nadie”, dijo.

Agregaría dos párrafos más sobre el tema: “Se pidió a las instancias judiciales que no se aplique la ley de manera facciosa o selectiva, que si hay denuncias en curso salgan todas, pero sin distinción porque hasta conviene que no haya rezagos.

“Que no se vaya a caer en el error de actuar como antes que sólo se perseguía y se encarcelaba a los adversarios, opositores o a quien caía de la gracia del presidente o de los potentados”.

El presidente ha sido enfático en no ser vengativo y que el rencor no lo mueve. Concediendo sin aceptar, como si se tratara dogma de fe, parecería que sus subordinados -aunque se diga que la FGR es autónoma- no lo entienden y que tener en “chirona” a los que lo dañaron en pasadas elecciones es un motivo de satisfacción.

Las cosas en materia de procuración de justicia no son como las pinta el presidente.

Violentar la presunción de inocencia, intentar la extradición de alguien que presuntamente no pagó impuestos y dejar que las cosas corran por la “libre”, si es que esto ocurre en cualquier parte de la 4t, no solamente hace perder confianza en la FGR sino que de paso abolla la corona presidencial.

Lo de Ahumada lo solventó López Obrador con su declaración de “No hay consigna para perseguir a nadie. No deben utilizarse las instituciones para dañar a nadie”; lo de Robles, está en veremos. Y lo que sigue, nadie sabe qué es.

Deseable, en efecto, que las instituciones no sean utilizadas para acciones facciosas, pero más aún que la ley se aplique con estricto apego a derecho, no a contentillo.

B.- Alejandro Moreno Cárdenas asumió la presidente del CEN del PRI en medio de la peor crisis que haya vivido el que durante 70 años detentó el poder de manera absoluta.

Sin entrar en los vericuetos de su elección –con urnas embarazadas, carrusel y ratón loco-, su triunfo es innegable. Ahora viene lo mejor: demostrar que tiene agallas y talento para rescatar al partido y no permitir que el sepelio se lleve a cabo.

Por supuesto que enfrentará a sus expares: los 12 gobernadores que lo llevaron al poder. Porque fueron ellos los que realizaron las maniobras para borrar de la elección a sus adversarios. Porque ellos decidirán a quien propondrán para los sustituyan en el momento de entrar en la etapa de terminar sus gestiones.

“Alito” anuncia una cruzada para recomponer al PRI y rescatar en lo posible la confianza de los electores.

“Voy a recorrer los más de 2,400 municipios que hay el país con una propuesta clara: incluir la apertura democrática al interior de nuestro partido y combate frontal a la corrupción. No vamos a solapar ni permitir un acto de corrupción”, expresó el campechano.

No la tiene fácil. Porque si algo más allá de la corrupción carga el PRI es el descuido, el desdén hacia los habitantes de los municipios del país.

La llamada primera instancia de la autoridad para los ciudadanos se encuentra en crisis no solo políticamente sino en su economía.

Porque quienes han sido o son alcaldes del tricolor ya no cuentan con el respaldo del Poder Ejecutivo federal y por el contrario, cada sienten que la cuerda aprieta más sus “honorables” cuellos.

Son repetidos los reclamos, no solo de tricolores sino de albiazules y negri-amarillos, de que les han sido recortados sus recursos y en muchos de los casos no tienen para cubrir las nóminas.

Reconstruir siempre será más difícil que construir.

Y eso lo debe saber el que ahora dirige los destinos del PRI, que pese a lo que afirma, se encuentra disperso, dividido y sin ánimo de seguir en la lucha.

Otro tema que habrá de enfrentar el dirigente, que no líder, será la falta de recursos porque las prerrogativas no dan para mucho.

En fin: retos que veremos si los vence o, por el contrario, lo vencen.

C.- Guerra guinda. Grupos de poder en busca del poder. Visión a futuro. Retiro de reflectores. Lo ocurrido con la elección del relevo en la Mesa Directiva del Senado de la República evidenció la ruptura entre los “puros, diáfanos, libres de pecado” y los del PRIMOR, fundamentalmente.

En el primero, Yeidckol Polevnsky y Martí Batres son las cabezas visibles; en el segundo, Ricardo Monreal y los ebradistas.

A Batres le retiraron todos los reflectores que ahora se fijarán en Mónica Fernández, esposa del expriísta Carlos Rojas fundador de Solidaridad. Camina hacia la sucesión, lejana, de Tabasco. Yeidckol se apunta para seguir dirigiendo Morena y se enfrenta con Mario Delgado y Bertha Lujan, además de Alejandro Rojas Díaz Durán. Las manos de Marcelo Ebrard están metidas hasta los codos: dos son sus gallos: Delgado y Díaz. Lujan es del equipo de Andrés Manuel López al igual que la actual dirigente.

Y aunque el presidente ratificó el pasado día 20 que está alejado de las decisiones del partido y del Poder Legislativo, anunció que enviará una carta al Congreso de la Unión para manifestar su punto de vista respecto a la elección del presidente de la Mesa Directiva senatorial. Lo hará al inicio del periodo que arranca este domingo.

¿Qué dirá el texto y que no represente una intromisión en el Poder Legislativo?

Lo que sí se sabe es que el presidente no quiere que entre los morenos exista la prioridad de tener el poder por el poder mismo y se olviden de los principios de honestidad y servicio al pueblo. ¿Para quién es el mensaje?

Parece claro y dirigido al rebelde zacatecano.

Acerca de misionpo 4849 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.