Ambicioso vulgar…

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Antónimo de vulgar: selecto, especial, refinado. ¿Reúne el Presidente alguna de estas acepciones?

Porque la definición de vulgar según el diccionario tiene suficientes que podrían encajar: ordinario, corriente, común, chabacano, rústico, tosco, basto, grosero, pedestre, simple, inculto, trivial…

Nos dice que hoy firmará el decreto en el que se compromete a no reelegirse. Y que su palabra es de honor. Y va a cumplir.

Bajo su óptica –y las de su feligresía incrustada en el Congreso de la Unión de manera mayoritaria- la revocación de mandato es la manera de escuchar al pueblo bueno. Lo califica de mayor de edad –al bueno, no al malo- y se entiende que se somete a la voluntad popular porque no es un dictador.

¿Qué fuerza tiene un decreto presidencial? El que quien esté en el poder quiera darle o quitarle, como lo ha hecho él con las pensiones de los expresidentes.

Si en la Constitución se establece en el artículo 35 la vinculación de las consultas en materia electoral o de mandato, el decreto se vuelve secundario. Si hay una iniciativa en la que se fortalezca el sufragio efectivo y la no reelección y se aprueba, las cosas cambian.

Aunque, claro, lo que se busca en el 2021 es tener el control total para reformar lo que haya que reformar y allanar el camino para un periodo extra –llamémoslo así- porque el pueblo lo pidió.

Y para que el pueblo bueno se manifieste y lo que diga sea ley, se propone reducir el umbral de participación para garantizar el resultado a favor. En una decisión tan importante para la sobrevivencia de la democracia debería participar más del 50 por ciento de los ciudadanos inscritos en la Lista Nominal del Padrón Electoral, no reducir el número de votantes.

Un demócrata que admira a Francisco I. Madero no debe tener el pensamiento siquiera de obtener mayor espacio de mandato que el obtenido en una elección limpia y pese a las campañas negras de las que se habla ahora.

El Presidente había empeñado su palabra de que no haría reformas constitucionales sino hasta pasado la mitad de su gobierno. ¿Dónde quedó la de honor que ahora nos restriega en el rostro con el anuncio del decreto que firmará hoy?

Diría el clásico: papelito habla y esa voz debe estar en la Constitución no en un decreto presidencial.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM

Acerca de misionpo 37618 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.