El thriller neorrealista

La Tiendita de los Horrores

Por Gerardo Gil Ballesteros

Septiembre será el mes en la que se realice la 63 ceremonia del Ariel, galardón que entrega la Academia Mexicana de Artes y Ciencias. Buena oportunidad para escribir sobre un filme con muy buenas posibilidades de ganar varias de las nominaciones que tiene, entre las que destaca, Mejor Película, Dirección a Fernanda Valadez, Ópera prima, Actuación ( Mercedes Hernández), Co actuación mascuilna ( David Ilescas), Guion original ( Fernanda Valadez, Astrid Romero), Fotografía ( Claudia Becerril Bulos). En los créditos, destaca que la mayoría de quienes hicieron esta película, son mujeres.

Y lo anterior no es gratuito, ya que el filme, además de su tensión dramática y fuerza narrativa, rompe con esquemas establecidos por los arquetipos del cine: el principal, el de la madre mexicana. Mercedes Hernández, actriz milmétrica, precisa en su papel, interpreta a una mujer, que pelea contra la resignación y saca fuerzas de la dignidad para buscar a su hijo desaparecido cuando se dirigía a Estados Unidos, ante la indiferencia de las autoridades mexicanas.

Sin señas particulares , es un largometraje que no es complaciente con el público,, la lucha de Mercedes , así se llama también el personaje, es por fuerza empático para el espectador . ,Los  momentos de dolor no pueden ser ajenos y mucho menos desconocidos para cualquiera que esté frente a la pantalla. Hay entonces un tufo neorrealista en lo que vemos. La angustia, la desesperación, soledad y esa íntima vulnerabilidad que se experimenta cuando la indiferencia de las autoridades ante los desaparecidos, se hace presente.

El largometraje, que se puede ver por estos días en algunos cines y en Cineteca Nacional, es una odisea emotiva con sus devaneos al road movie, con una clara intención feminista, ya que el personaje central, Mercedes , quien , no sede ante un mundo de complicidad en contra. Y serán justo las mujeres, compañeras de causa, quien le den fuerza para continuar. El giro de tuerca hace que el filme no solo tenga valor testimonial, sino una muestra de cine en su más pura expresión, en la que contribuyen elementos como la música de Clarise Jensen y la  fotografía.

Pueblos polvosos, una melancolía sazonada con espanto y horror que reflejan una realidad son elementos que componen el relato narrativo y visual de Sin señas particulares. Estamos ante una película que mezcla una vocación neorrealista del cine nacional y otra melodramática y policial.

Por momentos, parece que la cámara es solo un ojo intruso , casi documental. Pero estamos ante un ejemplo de cine en su expresión más clara. El horror y la fuerza mezclada con una dulzura permanente de Mercedes, hacen que el espectador se entregue a la película, que no deja certezas, sino dudas, preguntas, como toda obra de arte legítima y original.

Una buena muestra del cine hecho por mujeres, sin discursos de  coyuntura o nacidos en la civilización del espectáculo. La madurez se nota en esta Ópera prima.

Corra a verla. No se va a arrepentir y seguro se alzará con bastantes estatuillas la noche del Ariel.

Acerca de misionpo 16686 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.