Necesitamos una Nueva Constitución

Por Alberto F. Mena Mallen

Las mujeres serán quienes llevarán a buen fin la 4T, pero a su modo y Andrés Manuel López Obrador solo se quedará mirándolas con su propuesta del cambio que muchos mexicanos anehelamos, y que hasta la fecha no se ha visto por ningún lado; mujeres que han levantado la voz y llevado a cabo sus acciones para que lleguen en verdad dichas modificaciones que tanto se requieren y se desean.

Ellas serán quienes lleven (y han llevado) la batuta en muchos de los campos de la vida nacional, ya que es su tiempo, están en su mejor momento, se están presentando las oportunidades, luego del maltrato que han sufrido por muchos, pero muchísimos años por una buena parte del sector varonil que aprovechándose de las circunstancias, las ha utilizado de muchas maneras.

Ahora veremos nacer un Estado matriarcal, ya que con la paridad de género han comenzado a apropiarse de puestos de interés e importancia en muchas áreas, incluso el mismo presidente de la República ha señalado en varias ocasiones, que las mujeres son más honestas que los hombres. Claro llevará algunos años, pero no tantos como se observan las cosas.

Y aunque AMLO afirma que las apoya al tener a mujeres dentro de su gabinete, también han existido muestras de desprecio, sobre todo por la falta de atención hacia los feminicidios que siguen presentandose a lo largo y ancho del país en el sentido de que muchos de ellos no se han resuelto; los que sí han tenido atención, son aquellos que “brincan” en las redes sociales y al existir presión social por esos casos, la autoridad se aboca a atenderlos lo más pronto posible para que no se hable todavía más de lo mal que han hecho las cosas.

También es cierto que las mujeres han protestado, y fuerte, ante muchos hechos que se presentan por las malas o pésimas decisiones que se toman en el gobierno federal como las malas decisiones en la pandemia, con la consecuente muerte de 200 mil ciudadanos y más de dos millones de contagiados, el chiquitear los medicamentos a los niños con cáncer y mentir en muchos casos que afectan a los mexicanos.

Igualmente, el partido de Morena, que jugó con la candidatura del guerrerense, Félix Salgado Macedonio, como “midiéndole el agua a los camotes” y que al ver la presión femenil en todos lados, lo bajó de ese puesto, pero todavía jugándole al vivo, al no hacerlo en forma definitiva lo que se podría prestar a un “juanito” o más burlas hacia las mujeres.

Por ello y más, sería interesante que las mujeres encabezaran una corriente para llevar a cabo un constituyente y construir una nueva Constitución Política en México, -muy maltratada por gobiernos anteriores y por el actual-, tal y como se realizó con la carta magna de la Ciudad de México, que contiene muchos renglones nunca antes vistos en algun documento que este tipo, y aunque hayan echado para abajo muchas propuestas al no coincidir con nuestra actual Constitución, habría que buscar este camino e incluir en la misma el derecho a ser cuidado y el derecho a cuidar con el apoyo del estado, particularmente ahora que se nos presentó la pandemia y que por ello nos encerramos, particularmente las personas de la tercera edad y los peques quienes han sido cuidados por familiares y amigos. Es un nuevo campo que habría que considerar, ahora que el gobierno se preocupa más por los “pobres” y los desamparados y las mujeres por sí mismas.

Entre los aspectos más importantes que contiene la carta magna capitalina están: una Constitución y una ciudad para todos; derecho a un medio ambiente sano; los peatones tienen prioridad; derecho al tiempo libre; la democracia en la Ciudad de México también es directa; y, protección de los animales.

Existen diversas organizaciones que desde hace años trabajan en mejorar las condiciones de la mujer en Latinoamárica, una de ellas el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa y Derechos de las Mujeres (CLADEM), cuyo surgimiento en Lima, Perú, (1989), se remonta a la III Conferecnia Mundial de Naciones Unidas celebrada en Nairobi en 1985 donde se observóa la necesidad de articular estrategias regionalmente, dado que los problemas de las mujeres eran similares y por ende el trabajar juntas se podría potenciar la incidencia.

Otra ONG es Nosotras, con Martha Lamas, quien ha señalado que preocupa cada vez más la polarización y los niveles de confrontación que no permiten establecer un diálogo y menos avanzar en la solucuón de tantos problemas que nos aqueja a los mexicanos. Hay que hacer nuevas formas de política y arrebatarle la discusión polítca a los profetas, a los técnicos y a los fanáticos.

Esta revolucion femenina se realiza para tomar conciencia de la importancia de proteger a las mujeres en todos los sentidos, ya que por ejemplo las féminas, junto con niñas adolescentes ocupan casi 30 horas a la semana para atender a personas mayores, enfermas, discapacitados y niños, mientras que los hombres solo usan 12 horas a la semana para esta actividad. El Instituto Nacional de las Mujeres ya trabaja en un Programa Nacional de Cuidados que debería incorporarse a nivel constitucional para realmente atender este asunto de importancia actual.

Hay que destacar que existen personajes que también  trabajan en este campo como la senadora por Movimiento Ciudadano, Patricia Mercado, quien presentó un punto de acuerdo por el que se exhortó a las Secretarías del Bienestar y de Trabajo y Previsión Social a brindar apoyo económico a las mujeres que realizan labores de cuidado durante el confinamiento, derivado por la pandemia por el Covid-19, y de manera emergente, temporal y de buena fé.

Explicó que la emergencia sanitaria ha ocasionado una enorme problemática a nivel mundial no sólo en materia de salud, sino también en materia económica y laboral, donde quienes han sufrido las mayores afectaciones son las mujeres, principalmente debido a la carga de trabajo de cuidados no remunerado que realizan, indicó.

La sobrecarga hacia las mujeres no solo limita las oportunidades educativas, laborales y sociales, sini que afecta sus derchos y se convierte en un obstáculo para la igualdad de género, el empoderamiento y la autonomía de este sector, aseveró la legisladora.

Recordó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), señaló que existe “la necesidad de reconocer, redistribuir y reducir el trabajo de cuidados no remunerados asumido por las mujeres para permitirt que la responsabilidad sea valorada y asumida entre el Estado, el sector privado, la comunidad, los hogares y entre hombres y mujeres”.

fermallen@gmail.com

Acerca de misionpo 15564 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.