El Desempleo Sigue Creciendo, Pese a que Digan lo Contrario

Lascas Económicas

*Irrefrenable la Bomba Social y no Habrá Gobierno que la Domine

*Se Dispara la Informalidad y ya Rebasa a las Autoridades

Por Jaime Contreras Salcedo

Para decirlo en términos claros: con datos oficiales del INEGI de julio de 2019 al mismo mes de este año se registró una caída de 5.2 millones de personas ocupadas, y de acuerdo con los especialistas, muchos de ellos del propio sector público, por lo cual tenemos que una gran parte de esta cifra pasó al llamado Ejército Industrial de Reserva, es decir, el eufemismo de la Población No Económicamente Activa en calidad de Disponibles.

Acorde con los otros datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en este plazo la desocupación aumentó en 700 mil trabajadores, lo que vino a significar un ajuste al alza de la tasa respectiva del orden de 1.7 puntos porcentuales.

Todavía resuena en los oídos la frase optimista del propio Presidente Andrés Manuel López Obrador que leía, ufano, el papel pergeñado con mucho apresuramiento de su propia gente de prensa en donde se alcanzaba a leer que ¡había crecido! el empleo a julio en 1.5 millones. No se decía de qué país, pero lo cierto es que, con reservas, el propio político tabasqueño expresaba que sus datos se referían a las plazas formales registradas en el IMSS, y “ya ven que el INEGI pues tiene cifras más amplias”.

Y no, no necesariamente se había generado ese millón y medio de nuevos trabajos. Lo que nos trataba de subrayar esa entidad responsable de las estadísticas nacionales era que, ni hablar, en julio de este año se tuvo la incorporación de 1.5 millones de personas “a la Población Económicamente Activa” que, bueno, no es lo mismo ni de lejos.

Además, podemos apoyarnos en otras cifras bastante ilustrativas, como el hecho de que el 40 por ciento de los obreros que habían sido expulsados del mercado laboral en abril pasado, a partir del freno brusco que representó la pandemia a nivel local y foráneo, no habían regresado a labor alguna ni, lamentablemente, han buscado chamba. La señalada Tasa de Desocupación que en julio se ubicaba en 5.4 por ciento, apenas tenía una ligera baja de 0.1 de punto frente a lo obtenido en junio (5.5), lo que en términos latos representa a 2.8 millones de mexicanos que no tienen empleo, pese a que en este caso sí lo han estado buscando. Y nos dicen con todas sus letras que ya vamos saliendo de la crisis ¿No le parece grave?

Las propias estadísticas oficiales del Instituto nos muestran que a cuatro meses de que más de 12 millones de personas salieran del mercado laboral por el cierre de actividades no esenciales, en julio regresaron 7.2 millones a la Población Económicamente Activa, en total son 52.6 millones. Con ello también se disparó, por supuesto, la informalidad.

Para el INEGI lo que está sucediendo en los números “confirman la recuperación de la ocupación y el empleo iniciada en junio, principalmente impulsada por la reapertura gradual de los negocios y empresas en actividades económicas no esenciales”, detalló el organismo, aunque vale decir que buena parte de las cifras divulgadas hicieron sufrir a los analistas pues habría confusión en su lectura.

Ya con los datos del séptimo mes, la nueva Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOEN) reportó que casi 50 millones de personas se clasifican como población ocupada. En su interior, 2 millones dejaron de trabajar a tiempo parcial, pasaron a ser en total 12.6 millones, lo que equivale a una cuarta parte de la fuerza laboral, y 33.1 millones lo hicieron a tiempo completo, 4.2 millones más que en junio.

El organismo oficial pormenorizó que la recuperación de empleos se ha concentrado en el comercio, inercia que no siguen otros rubros como la construcción, los restaurantes, los servicios de alojamiento y transportes. Lo mismo sucede con los trabajadores domésticos remunerados, para quienes la restauración de empleos también lleva un severo rezago.

Por si no nos habíamos dado cuenta, estos números exhiben que la informalidad de nueva cuenta está captando a la mayor parte de la población que trabaja en el país. Es decir, a los trabajadores que se emplean en el sector informal y a quienes lo hacen en el formal, pero que no son reconocidos por la empresa para la que producen.

A junio anterior ese tipo de ocupaciones agruparon a 25.6 millones de personas y en julio llegaron a 27.3 por millones de trabajadores. “Dicho comportamiento, precisó el INEGI, obedeció principalmente al crecimiento de los ocupados en el sector informal que pasó de 11.9 millones en junio a 13.8 millones en julio de 2020”.

Aunado a ello, sin ser desempleados formales –según la clasificación oficial– en México tenemos 11.3 millones de personas en la población no económicamente activa que en julio no buscaron un trabajo, pero que aceptarían emplearse. Este grupo fue el que más recibió los efectos de la pandemia, debido a que muchos trabajadores descartaron conseguir un empleo dado las condiciones de movilidad y efectos en la economía.

Ahora bien, nos parece que las cosas no van a caminar mucho que digamos en lo que resta de este ejercicio anual y, al contrario, a pesar del discurso público en contrario, varios de los economistas consultados nos hacen ver que las presiones inflacionarias que ya se empiezan a vivir también pisarán los talones amolados del mercado laboral circunstancia que dañará el poder adquisitivo de millones de personas pues a los trabajadores sin empleo, hay que sumarle las familias que de ellos dependen.

No será nada fácil para centenares de miles el tratar de paliar los problemas que ya están encima para llevar pan a los hijos, junto a salud, educación y calidad de vida, en unas cuantas palabras. No creemos que este coctel se pueda digerir tan fácilmente en los meses por venir. A ello súmese lo mismo la violencia y delincuencia reinantes, sea común u organizada. Y allá, ya no tan en el fondo, las elecciones. Denos su opinión sobre el particular, vaya que nos interesa.

Estas Lascas económicas se multiplican con otras generaciones de piedras de todos colores y sabores para tratar de llegar a la bendita playa. Ya se cansan de llorar, y no amanece. ¿O sí? Y le esperan en este mismo espacio, pero la semana entrante, jacs95@hotmail.com.

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.