Adiós, Zenteno, ¿Será Para Siempre el Adiós del ISSSTE?

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

La salida de Pedro Mario Zenteno Santaella del ISSSTE para convertirse en una especie de zar de los medicamentos del país, representa para Luis Miguel Victoria Ranfla, conducir el proceso electoral del sindicato mayoritario sin riesgos de intromisión; y para Luis Antonio Ramírez Pineda es la oportunidad de ejercer a plenitud la dirección general.

No se entiende que el ex director de Administración y Finanzas haya sido promovido a la empresa que se creará para la compra de medicamentos en el extranjero, llamada Birmex, después de sus pésimos resultados en el ISSSTE donde, junto con su incondicional Javier Huerta Jurado -y también con Verónica Curiel-, entre otros, causaron daños a los trabajadores, al conducirse con una nefasta estulticia con tal de beneficiar a un sindicato mal llamado democrático e independiente creado por Morena, como el SNADTISSSTE.

Dos ejemplos son representativos de su incapacidad: en diciembre pasado trabajadores protestaron por el retraso en la entrega de los vales de fin de año, responsabilidad de Huerta y de su subordinada la señora Curiel. Apenas en agosto, poco más de 92 mil trabajadores descubrieron con irritación que recibirían casi tres mil pesos menos del Fondo de Ahorro Capitalizable (FONAC) que trabajadores de otras dependencias, porque la Subdirección de Personal no actualizó los descuentos quincenales, lo que adicionalmente impactó de manera negativa en intereses financieros.

En un gobierno que dice tener como una de sus principales políticas la lucha contra la corrupción, debió sancionar esas responsabilidades. Se les dejó pasar porque el doctor Zenteno Santaella forma parte del círculo de allegados del presidente Andrés Manuel López Obrador.

¿Tendrá el grupo de Zenteno capacidad para sacar adelante una empresa que manejará un presupuesto de unos 80 mil millones de pesos? Nosotros lo dudamos, porque en el instituto de seguridad social de los trabajadores del Estado, donde la responsabilidad era menor, mostraron no sólo sus incapacidades profesionales, sino también, y es lo más grave, la intolerancia a la negociación, al acuerdo en la búsqueda de mejores resultados.

En el ISSSTE la gestión de ese grupo fue desastrosa: se distinguió por el alto nivel de corrupción que cobijó, a través de las subdirecciones de administración, siendo las más representativas las de los hospitales regionales “Lic. Adolfo López Mateos” y “1o de Octubre” en los que los trabajadores salieron a la calle a denunciar la falta de equipo de protección para enfrentar el coronavirus.

Fallaron a sus responsabilidades y pudieron haber incurrido en crímenes al resultar médicos, enfermeras y personal afín infectados de la Covid-19, algunos de los cuales murieron.

En lugar de auditar sus gestiones y presentar las denuncias penales correspondientes, la que acudió a la Fiscalía General de la República para querellase por supuestos actos de corrupción en el Hospital Regional “1o de Octubre”, fue Zulma Janeth Carvajal Salgado, además de responsabilizar al director general Ramírez Pineda y a la directora del nosocomio, Luz María Goti.

Con esos casos, quedó de manifiesto que la supuesta lucha contra la corrupción emprendida por el gobierno federal es sólo con fines políticos. ¿No hay quien levante la voz para alertar que la consulta popular para enjuiciar a los expedientes no sólo es inconstitucional, sino además inútil, al violarse derechos humanos?

La salida de Zenteno y su equipo del ISSSTE, le permitirán a Luis Miguel Victoria Ranfla conducir sin amenazas de intromisión los procesos electorales de los próximos meses en su sindicato.

Y es que durante el tiempo que esos funcionarios estuvieron en el instituto, hicieron todo lo que estuvo a su alcance para debilitar la gestión del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE) y fortalecer el SINADTISSSTE que comanda Rubén Euginni Alvarado, en lo que fracasaron rotundamente.

Todo parece indicar que el SNTISSSTE convocará primero a un congreso extraordinario de reforma estatutaria, a fin de armonizarlos con la ley laboral e introducir el voto personal, libre, secreto y directo para elegir a sus dirigentes.

Posteriormente convocará a elecciones democráticas. De acuerdo con las expectativas, la secretaria de finanzas, Norma Liliana Rodríguez Argüelles, y el vicepresidente Hilario Ramírez Chávez serán los candidatos, dado que ni Luz Erika Perez, Carlos Fermín García Culebro, ni Carolina López tienen condiciones de competencia.

La salida de Zenteno Santaella de la Dirección Normativa de Administración y Finanzas, le permitirá a Luis Antonio Ramírez Pineda ejercer plenamente como director general, pues era del dominio público que aquel ejercía el poder real.

¿Se premió la incompetencia…?

PARA LA AGENDA

La publicación de un cartel en el que se incluyeron las fotografías de Sergio Antonio López Montecino, Ricardo Anguiano Ortiz y Rogelio Carmona Reyes, con las firmas en la minuta que se levantó después de la sesión del 11 de marzo, en la que introdujeron reformas del Reglamento de la Caja de Previsión para los Trabajadores a Lista de Raya (CAPTRALIR) del GCDMX y que se tradujo en un retrocesos en derechos pensionarios, parece ser el inicio de unas guerra en la que el grupo de Hugo Alonso se dispone a contestar cada agravio de sus enemigos. Y es que Anguiano Ortiz y Carmona Reyes junto con el nefasto y destituido José Medel, emprendieron una campaña con un acta de diciembre pasado, para tratar de culpar a Héctor Castelán de haber sido quien supuestamente avaló esas reformas en contra de los trabajadores, lo que es una mentira monumental. Lo grave es que Anguiano Ortiz y Carmona Reyes firmaron como “representantes propietarios” del SUTGCDMX, lo que constituye usurpación, pues no es lo mismo que se hubiesen ostentado como representantes del supuesto Directorio Sindical. No descarte una denuncia penal contra ambos… En el último informe de la Comisión Nacional de Auxilios se estableció que el fondo asciende a un mil 8 millones 723 mil 899.45 pesos, manejados por Erick Arturo Salamanca Varela como presidente y su papá, Francisco García Culebro en la tesorería. En los tres años que llevan de esta gestión -el papá tiene desde 2009 con el control de esa área estratégica del SNTISSSTE-, nunca han rendido informes desglosados de ingresos por aportaciones -poco más de 80 mil trabajadores aportan 81.48 pesos quincenales-, ni tampoco de intereses financieros. La intención es que en el siguiente cuatrienio retengan el control -así como de la Secretaría de Turismo de la dirigencia sindical Nacional-, ¿alguno de los candidatos se atreverá a incluirlos en su planilla, pese a la pésima imagen de corrupción que arrastran…? Es pregunta.

 

Acerca de misionpo 15978 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.