César Piña, Candidato de López Montecino a la Dirigencia del SUTGCDMX 

Los Privilegios del Poder

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

El director general de Administración de Personal del Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX), Sergio Antonio López Montecino, no ha cejado en su obsesión de imponer en la dirigencia sindical de más de 110 mil trabajadores, a César Piña Rodríguez, aún cuando violente disposiciones de la reforma laboral.

Para lograrlo, le apuesta a que en las dos secciones sindicales más importantes del grupo mayoritario que apoyan la elección de Hugo Alfredo Alonso Ortiz como presidente del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), la 1 “Limpia y Transportes” y la 6 “Parques y jardines”, sea necesario instalar un directorio al concluir la gestión de sus dirigentes en octubre y noviembre próximo por el conflicto jurídico que desde diciembre enfrenta la organización.

El primer experimento serían las secciones 39 “Dirección General de Informática” -la gestión de Rocío Franzoni termina a fines de este mes- y la 23 “Tránsito, vialidad y transporte” -Verónica Moreno, la secretaria general concluye en julio-. En el caso de la primera, existía la certeza que la división impulsada -entre otras ha sido muy activa Leticia Lorencez, de la sección 17- impediría la realización de elecciones. Y en la segunda, no se lanzaría convocatoria, debido a que los estatutos establecen que debe hacerlo el comité ejecutivo general.

La señora Franzoni forma parte del grupo de Alonso Ortíz, mientras la señora Moreno es afín al grupo que maneja Juan Ayala Rivero a través de César Piña.

Pese a los años que tiene de vivir en nuestro país -es de origen chileno-, es obvio que López Montecino no tiene claridad del derecho laboral. Una vez que se reinicien las actividades, se dará cuenta del grave error en que desde hace meses embarcó a su jefa, la subsecretaria de Egresos, Berta Gómez Castro y a la propia doctora Claudia Sheinbaum.

En efecto, que en la sección 39 no haya

convocado a elecciones, no significa que se deberá designar un directorio. En una inteligente estrategia jurídica, la señora Franzoni retuvo la secretaría general al amparo de la ley, por más interpretaciones retorcidas que el funcionario y sus corifeos quien darle.

El grupo de las 15 secciones que maneja Ayala Rivero a través de Piña, enfrentan el inminente riesgo que en la 23 el comité ejecutivo general del SUTGCDMX instale un directorio en los términos que contemplan los estatutos. ¿Le pedirán a Alonso Ortiz, a quien no reconocen como presidente, que lance la convocatoria?

El directorio sindical reconocido ilegalmente por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCyA) no tiene facultades para convocar a elecciones sindicales. La fracción I del artículo 173 establece: “con quince días de anticipación como mínimo, en la fecha en que (deba ser) celebrada la elección, será lanzada la convocatoria correspondiente conjuntamente por el Presidente y el Secretario de Procesos Electorales del Comité Ejecutivo General del Sindicato, el Secretario General y el Secretaría de Organización del Comité Seccional respectivo”.

Ahora bien, los mismos estatutos en el segundo párrafo del artículo 175, se establece que en caso de no lanzarse la convocatoria para elecciones en alguna sección, “cumpliendo los plazos y formalidades señaladas en el propio precepto estatutario o la Sección quedara acéfala por causas imputables al Comité Ejecutivo Seccional, dentro del periodo de sección, el Comité General procederá a nombrar un directorio compuesto por tres miembros del Comité Ejecutivo General, el presidente del Comité de Vigilancia y el presidente de la Comisión de Honor y Justicia, quiénes asumirán la representación legal de la Sección correspondiente debiéndose convocar a elecciones en los términos del artículo 173 de los estatutos”.

Y en el siguiente párrafo de ese artículo, previene: “cuando durante el proceso electoral se compruebe fehacientemente la intervención de personas extrañas al sindicato, se procederá en los mismos términos establecidos en la primera parte de este artículo”.

¿La emisión de una convocatoria a elecciones seccionales por el directorio reconocido de manera ilegal por el TFCyA, es suficiente para aplicar el último párrafo del artículo 175 del estatuto, toda vez que incluye dirigentes de otros sindicatos y son por tanto “personas extrañas”?

Ese directorio reconocido por el TFCyA que encabeza Plácido Morales, es ilegal porque los estatutos del SUTGCDMX, no contemplan esa figura para el comité ejecutivo general, sólo para las secciones, por lo que no tiene sustento jurídico.

En cuanto que existe otra forma jurídica para la elección de dirigentes sindicales, en su oportunidad ahondaremos al respecto.

Es el caso que López Montecino se quedará con las ganas que en las dos secciones más importantes del grupo que apoyan a Alonso Ortiz, sean manejadas por un directorio sindical.

Con esa apuesta, el director de Administración de Personal creía tener condiciones para impulsar una eventual candidatura de César Piña a la presidencia del SUTGCDMX, al diluirse los apoyos de Alonso Ortiz.

López Montecino al estar detrás de las 15 secciones que a través de Piña maneja Juan Ayala, viola la fracción XV del artículo 133 de la reformada Ley Federal del Trabajo, que garantiza la autonomía sindical, es decir la no intromisión de ninguna autoridad en cuestiones sindicales.

Ese funcionario aglutinó 25 secciones en torno a la candidatura de Armando Bautista en las elecciones de enero pasado, la que después de haber firmado boletas electorales se retiró de la contienda, ante el pronóstico que perdería de manera humillante, como en efecto ocurrió. ¿Apoyarían Jacinto Gaona y quienes lo siguen que el abanderado oficial fuera Piña? ¿Qué posición asumiría José Medel, que cada vez que podía acusaba de traidor a César? al haberle cancelado la influencia que ejercía en la sección “Contraloría, administración y almacenes”.

Piña fue, durante los ocho años de gestión de Ayala Rivero al frente del SUTGCDMX, su hombre confianza: no sólo fue su secretario de finanzas, sino también su suplente las dos ocasiones en que perdió como candidato a diputado local.

A Ayala Rivero se le señaló de haber sido quien sembrara pancartas en calles de la Ciudad de México en contra del entonces candidato a la Presidencia de la República , Andrés Manuel López Obrador.

López Montecino y Piña se relacionaron en la ahora Alcaldía de Tlalpan, durante la gestión de la doctora Claudia Sheinbaum.

Es conocido que esa relación implicaba que Piña era el candidato real del gobierno citadino a la dirigencia sindical, lo que no se consolidó debido a que varios secretarios generales seccionales no lo apoyarían. López Montecino no ha cedido en esa intención.

PARA LA AGENDA

En el Centro Médico Nacional “20 de Noviembre” del ISSSTE, el subdirector médico, Rodrigo Alberto Rodríguez Briseño, en un escrito a la encargada de despacho de la Jefatura de Cirugía Maxilofacial, Laura Leticia Pacheco Ruiz, le comunica que ante la falta de personal y como consecuencia de la pandemia, “ustedes mismos realicen la limpieza”. Sin comentarios.

Acerca de misionpo 39247 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.