Por las Cinco Cascadas de “El Chiflón” y con las Iguanas Tornasoles

Reportaje

Por Susana Vega López, (Enviada)

TZIMOL, Chis.- Caer está permitido, levantarse es obligatorio; si no te esfuerzas hasta el máximo, cómo sabrás hasta dónde está tu límite?; El éxito es logrado después de un largo sacrificio, ¡felicidades! Son frases que se leen camino a la cascada Velo de Novia, que se localiza en el centro ecoturístico “El Chiflón”, Chiapas.

Aquí, las corrientes del río San Vicente forman una serie de cascadas y cada una, a su vez, da pie a una alberca natural que aprovechan los visitantes para sumergirse un buen rato antes de continuar con su camino o simplemente para tomarse la selfie.

Y como dice una de las frases, el éxito, la meta de aguantar hasta el final, se logra después de caminar por una vereda de aproximadamente dos y medio kilómetros -o al menos así se siente- perfectamente diseñada para llegar a la última cascada que impresiona por su caudal.

Sí, algunos tropiezan, caen, resbalan, pero es parte de esta experiencia que resulta gratificante pues cuando te vas acercando para admirar esa especie de velo de novia percibes que el agua cae con tal fuerza que la brisa de  la cascada te salpica y acaricia todo tu ser, la cara se refresca, la ropa se moja, los zapatos patinan.

El Suspiro, Ala de Ángel, Arcoiris, Quinceañera y Velo de Novia son los nombres de estas cascadas que se ven en el trayecto donde se asoman algunas flores como las orquídeas o las bromelias, así como muchos árboles de chicozapote, cedro y caoba, entre otros.

El trino de las aves acompaña el camino, aunque domina el sonido de la caída del agua que resulta todo un canto que sigue el andar del turista que observa, de pronto, la travesía de una persona que baja rápidamente en una tirolesa (de las tres que hay en el lugar).

Pequeñas lagartijas buscan el sol, se camuflajean en los árboles o se pierden en el camino. También se pueden observar iguanas, conejos, armadillos y animales rastreros como las serpientes.

Hay miradores, bancas para hacer paradas y descansar un momento, tiendas, cabañas, y mesas para sentarse a la sombra de un árbol y comer; es un lugar que aprovechan, sobre todo, los lugareños que hacen un día ¿de… campo?, ¿de cascada? ¿de fiesta?

También hay un restaurante donde el pescado frito, a la talla, al mojo de ajo, o al  ajío es el plato principal aunque también ofrecen carnes asadas con diversas guarniciones.

IGUANARIO

El Iguanario es otro atractivo para el visitante pues se puede observar muy de cerca esta especie de lagarto que come lechuga, zanahoria, frutas y verduras que les proporcionan los cuidadores.

Hay de diversos tamaños y colores. Del verde intenso, de pronto, se observa un tornasol, naranja, café o gris que emite sonidos cuando resopla. Su abundante papada sobresale de la cabeza que se mira pequeña al compararla con su alargada cola que usa como látigo cuando pelea.

Sus patas cortas terminan en afiladas garras que contrastan con las escamas de su cuerpo. El reptil no se asusta con la llegada de la gente. Están acostumbrados y se saben seguros en este lugar.

“El Chiflón” se encuentra a casi cuarenta kilómetros de Comitán, Pueblo Mágico de Chiapas, una ciudad que cuenta con hoteles para diversos gustos y precios donde se pueden visitar las iglesias de Santo Domingo y la de Caralampio.

Otro interesante lugar es el Museo Rosario Castellanos –en honor a esta destacada escritora y poeta que, si bien nació en la Ciudad de México, vivió su infancia en Comitán de donde era su familia que tenía una hacienda- inaugurado en octubre de 2017. La entrada es libre y se pueden observar fotografías, una escultura de cera de quien fuera embajadora de México en Israel y autora de Balún Canan, novela que se desarrolla en el ahora Pueblo Mágico.

También se recomienda el recorrido por la Casa Museo de Belisario Domínguez para conocer la vida y obra de este político comiteco que fue presidente municipal y senador que se distinguió por oponerse al régimen de Victoriano Huerta.

A manera de homenaje (y desde 1953), el Senado de la República, otorga la medalla Belisario Domínguez a una persona que haya destacado en la ciencia o como servidor público.

Y si de conocer se trata, a tan sólo 13 kilómetros y a 42 kilómetros de Comitán se encuentran las zonas arqueológicas de Tenam Puente y Chinkultik, respectivamente.

Comitán es un buen lugar para pernoctar y desplazarse a diferentes destinos que son atractivos turísticos sin igual como las Lagunas de Montebello, localizadas a 51 kilómetros -que destacan por el clima, el color de sus aguas y la biodiversidad- o ir al cenote Chucumaltik, donde se puede bucear a casi 70 metros de profundidad o a las cascadas Las Nubes de belleza espectacular.

Acerca de misionpo 7907 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.