Gloria Versus Gloria

La Tiendita de los Horrores

Por Emilio Hill

La diferencia entre el filme chileno Gloria (Sebastián Leilo, 2013) y su adaptación norteamericana Gloria Bell, dirigida también por Leilo, es de matiz. De alguna forma se refleja en el tono del relato. El ritmo pensado para ajustarse al gusto norteamericano, aunque es un largometraje que guarda distancia con el blockbuster nuestro de cada día.

Y es justo esa la intención de retomar el exitoso filme chileno y recrearlo, con sobriedad, pero sin decoro: ubicarlo en el mainstream de Hollywood. En lugar de la talentosa Paulina García como la tragicómica Gloria, vemos en la adaptación a la no menos brillante pero sí más conocida por el grueso del público Julianne Moore.

Hay cierta gracia en la apuesta y recuerda a las películas que tenían dos versiones –una en inglés y otra en español- recién llegó el cine sonoro. Drácula de Tod Browning y su gemela filmada al mismo tiempo de Melford, es un ejemplo.

Si no se conoce el filme de 2013, Gloria Bell resulta audaz. Pero si se ha visto la versión original, la verdad es que lo que resalta es la mera curiosidad del respeto, casi reverencia que Leilo siente por él mismo. Las diferencias dentro del montaje de las escenas son minúsculas y atienden a un mercado internacional en todo caso. No alteran el sentido de la idea base. La apuesta en todo caso es acceder al público de Hollywood.

Gloria Bell (Moore) es una mujer divorciada, que funge como satélite en la vida de sus hijos, Peter (Michael Cera), un perdedor resignado que vive abandonado por su mujer, y cría a su bebé y la millennial enamorada de un surfista sueco Anne (Caren Pistorious).

La madura mujer escucha resignada la vida de sus retoños, mientras por las noches acude a bares de solteros para paliar su soledad. Conoce a Arnold (John Turturro) un maduro sujeto que vive atormentado por su ex esposa e hijas. Entablan una relación, que será la última tabla de salvación para que nuestra melancólica protagonista salga de su patética soledad.

Gloria Bell es la épica -relato de la vida moderna-. La protagonista de la trágica, pero contenida historia es una suerte de anti heroína actual pero que refleja sin concesiones para el espectador en un espejo de la ficción, una realidad conmovedora y escalofriantemente legítima. La Capitana Marvel de lo patético y posible.

Leilo sabe la potencia de su historia y aunque la apuesta es otro público, decide al final  no tocar ni en lo fundamental ni en los detalles, ni en la forma, ni en el fondo la idea original.

Por esta razón, el contenido o propuesta cinematográfica son de indudable pobreza. Pero vista de forma independiente, Gloria Bell en un momento determinado termina por conquistar. La legitimidad del guion rebasa cualquier falta de audacia. Sobre todo, si no conoce la versión original.

Tragicomedia urbana de la vida moderna, el filme es impecable en su hechura y sobrio en sus resultados, pero los pesares contenidos de Gloria salvan un trabajo que resulta hecho por receta.

Eso y el talento de La Moore.

 

Acerca de misionpo 3835 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.