Estrategia sin estrategia…

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Hay que preguntarse quién necea más en el diferendo que inició Donald Trump con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Según el canciller Marcelo Ebrard sin el respaldo de México unos 500 mil migrantes llegarán hasta la frontera con Estados Unidos; insiste en el diálogo a pesar de que el residente de la Casa Blanca ha fijado su postura: basta de palabras…queremos acción. (Algunos pensarían que estaría pidiendo sangre y otros que se trata de una balandronada más).

La amenaza de aplicar aranceles del 5 por ciento a todos los productos que exporta México a partir del 10 de junio –para no olvidar el halconazo- no encuentra respuesta sólida del gobierno mexicano. Solamente retórica entre la que destaca lo expuesto por la embajadora en Washington Martha Bárcenas, “hay límites y ese límite es la dignidad mexicana”.

Si el límite es la dignidad hace buen rato que debió actuarse en consecuencia y no insistir en que México no busca la confrontación además de poner en el papel el “saludo de su amigo”.

En 2018, el propio Trump impuso aranceles del 25 por ciento al aluminio y el acero tanto a México como a Canadá no obstante estar vigente el Tratado de Libre Comercia de América del Norte y por lo mismo no debió aplicarse. Sin embargo, el todopoderoso presidente de Estados Unidos –poderoso con los débiles- mantuvo su decisión y hace apenas una semana levantó la sanción.

Pero en el momento que los impuso, el entonces secretario de Economía –hoy lo vinculan con desvíos en Pemex por formar parte del Consejo de Administración- Ildefonso Guajardo anunció que México tomaría medidas espejo. Es decir, aplicaría gravámenes a los productos estadounidenses.

La sucesora, Graciela Márquez Colín no ha esbozado nada sobre el particular. Seguramente por la instrucción presidencial de no “iniciar una guerra comercial” y menos buscar una confrontación. La expresión de todo por la razón y nada por la fuerza (Juárez) es orden: acaten lo que nos piden.

Ebrard, quien buscó y logró que Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) “avalara” el proyecto de Desarrollo para Centroamérica y lo presentó públicamente sin haber negociado con su contraparte, ocasionó que Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, no recibiera al canciller.

La historia se repite: Ebrard viajó a Washington “para negociar” sin que su par estuviera en Estados Unidos.

Hay, sin duda, una estrategia sin estrategia y exceso de verborrea.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 14075 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.