Migración de Cruce una Historia de Nunca Acabar

Frontera Sur

Por Ricardo Del Muro (Segunda y última parte)

En esta historia que cumple ocho meses en crisis, las pláticas con gobiernos involucrados han menudeado.

En la conferencia mañanera del 11 de diciembre, un reportero preguntó: “Presidente, ¿cómo van estas pláticas, estas negociaciones, esta labor de convencimiento con el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, respecto a todos los migrantes que están en la frontera?”.

Olga Sánchez Cordero.

López Obrador respondió: “Se está avanzando en la comunicación con el gobierno de Estados Unidos. Tiene esta responsabilidad, este encargo Marcelo Ebrard. Ha tenido ya encuentros con el Jefe del Departamento de Estado, y ya se presentó un texto para la posible firma de un acuerdo de inversión entre empresas y gobiernos de Canadá, de Estados Unidos, México, y de gobiernos centroamericanos, para enfrentar de fondo en lo estructural el fenómeno migratorio. Estamos avanzando en eso. Se está trabajando. Es la diplomacia la encargada de esta tarea.

“Y, también, hoy, precisamente, en el acuerdo del Gabinete de Seguridad se nos informó sobre la situación de los migrantes en Tijuana: cómo están siendo atendidos por nuestro gobierno; cómo se les está garantizando alimentación, atención médica, protección, trato humanitario”.

El tema de ese día fue el Programa Misión Paisano, que presentó el presidente López Obrador “con el objetivo de garantizar que los paisanos que regresan a México con motivo de las festividades de fin de año no sean objeto de actos de corrupción por parte de servidores públicos y, en cambio, reciban atención y acompañamiento fraternales en un marco de seguridad”.

Para el 13 de diciembre, en su conferencia mañanera, el presidente López Obrador informó que había sostenido una conversación telefónica con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, en la que se habló del acuerdo de cooperación para atender el fenómeno migratorio y anunció para el mismo México dispone de 5 mil millones de dólares.

“Fue muy buena la conversación, amistosa, respetuosa. Hablamos del tema migratorio y de la posibilidad de lograr un acuerdo de inversión para apoyar proyectos productivos, crear empleos en los países de Centroamérica y en nuestro país, con la idea de que no tenga la gente la necesidad de migrar, que la migración sea optativa, no obligatoria.

“Le mencioné que nosotros disponemos para este plan -y ya está contemplado en el presupuesto que se va a entrega el sábado-, de cinco mil millones de dólares y se acordó mantener las pláticas”, afirmó.

“Ellos van a revisar la propuesta para ver si es posible que se pueda suscribir un acuerdo de inversión, un acuerdo conjunto de inversión para actividades productivas y creación de empleos. Sobre eso hablamos en muy buenos términos con el presidente Trump”.

El 24 de diciembre, después de su mensaje navideño, López Obrador afirmó que el gobierno de México mantiene su interés en conservar buena relación con Estados Unidos en un marco de respeto a la soberanía y brindará la protección más amplia a los derechos humanos de las personas migrantes que se encuentran en territorio nacional.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard Casaubón, dio lectura a un comunicado emitido en conjunto con la Secretaría de Gobernación donde se establece una postura respecto a la Sección 235 (b) (2) (c) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de Estados Unidos.

En primer término, señaló que la aplicación de dicha sección “en el sentido que fue notificada al Gobierno de México, es un asunto interno de ese país. El Gobierno de México tomará las medidas pertinentes en ejercicio pleno de nuestra soberanía y en apego a nuestro marco jurídico al respecto”.

Por ello, dio a conocer que solicitará al gobierno de Estados Unidos “mayor información sobre su propuesta de retorno a México de personas [que cuentan] con un citatorio para comparecer en una corte migratoria de los Estados Unidos de una manera ordenada y segura”, y agregó que “este diálogo, y en todo caso, sus alcances, deberán sujetarse al marco internacional y a la legislación de cada país”.

En segundo lugar, el canciller mexicano indicó que “México no ha aceptado en ninguna condición, ni de jure ni de facto, el estatus de tercer país seguro para el trato a las personas que ingresan a nuestro territorio buscando acceder al de los Estados Unidos de América.”

Explicó que un acuerdo de tercer país es un compromiso internacional con carácter vinculante suscrito por medio de un tratado bilateral. En ese sentido, aclaró que “México no acepta ni aceptará firmar un tratado que lo ponga en esa circunstancia”.

Por último, dio a conocer que tanto la cancillería como la Secretaría de Gobernación “van a privilegiar, y seguirán haciéndolo, la protección más amplia de los derechos humanos de las personas migrantes que se encuentran en nuestro territorio, así como la ayuda humanitaria que requieren para salvaguardar su integridad personal o familiar”.

En conclusión, Ebrard Casaubón afirmó que “la política migratoria mexicana está cambiando drásticamente” y que la instrucción del presidente López Obrador es “que sea la dimensión humana” el eje regulador, lo cual significa que “no permitamos el abuso a los derechos de las personas; que sí se tenga regulación, pero humanitaria, que esa política sea timbre de orgullo para México y referente en todo el mundo”.

NUEVA POLÍTICA MIGRATORIA

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, en esa ocasión (24 de diciembre) reiteró que es instrucción del Ejecutivo dar un giro radical a la política migratoria, misma que ya se encuentra armonizada con la Convención de Marrakesh, instrumento recientemente aprobado por la ONU y suscrito por México.

En estos términos, Sánchez Cordero afirmó que la nueva política migratoria consiste en que “la entrada a nuestro país va a ser ordenada, segura y regulada; es decir, no más violaciones, ni vejaciones, ni humillaciones a los migrantes, ni tampoco tienen por qué pasar en forma ilegal, sino ordenada, pacífica y regulada, con respeto irrestricto a sus derechos humanos” y en apego a la legislación vigente en la materia.

Sin embargo, el viernes 15 de marzo hubo una pelea entre hondureños y cubanos, que disputaban el ingreso a las oficinas del INM en Tapachula, resultando gravemente herido un agente de migración.

En respuesta, el INM informó la suspensión de los servicios de su delegación en Tapachula.  Precisó que se atenderán únicamente los servicios que ya hayan sido ingresados en la delegación local de Ciudad Hidalgo, como el seguimiento y resolución a los trámites de regularización de situación migratoria por razones humanitarias.

“Ante los hechos ocurridos el pasado viernes 15 de marzo en la delegación del @INAMI_mx en #Chiapas, se informa la suspensión de labores hasta nuevo aviso”, indicó el organismo en la red social de Twitter.

El mismo día que se registró el motín de los cubanos, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunció que se renovaría todo el personal del INM por ser una de las dependencias que estaban más penetradas de corrupción.

Explicó que hasta ese momento se habían presentado tres o cuatro denuncias penales en contra de agentes migratorios por extorsión a indocumentados.

Durante la conferencia de prensa del presidente López Obrador, la funcionaria federal indicó que investigan casos de extorsión a centroamericanos en Tamaulipas, hasta por 3 mil dólares, para presentar las querellas correspondientes.

Dijo que la limpia en el INM se realiza sobre todo en puertos de entrada de migrantes, desde luego Cancún, “donde estamos renovando prácticamente todo el personal, Chetumal y Ciudad de México. Vamos a continuar con Guadalajara, el norte (del país). Explicó que el instituto es enorme y el propósito es firme para poder ir renovando a todo el personal”.

Sánchez Cordero explicó que el proceso de renovación del INM, a cargo de Tonatiuh Guillén, “está en marcha, pero sin duda lleva tiempo porque era tanta la corrupción y son tantos los agentes y el personal que estamos renovando, que todavía vamos a tardar un poquito más… Vamos a ir limpiando el instituto, no lo podemos hacer de la noche a la mañana”.

El 19 de marzo, el Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Tonatiuh Guillén López, participó en la reunión de trabajo de las comisiones de Asuntos Frontera Norte y Frontera Sur de la Cámara de Diputados con el propósito de compartir con los legisladores las bases de la nueva política migratoria del Gobierno de México.

En la reunión, en la que estuvieron los presidentes de ambas comisiones, Rubén Moreira Valdez de la Norte y Raúl Eduardo Bonifaz Moedano de la Sur, el titular del INAMI comentó que están diseñando parámetros que den como resultado programas sexenales de gobierno. “Se está construyendo un nuevo paradigma que basa la política migratoria en dos principios: el respeto irrestricto a los derechos humanos y el desarrollo social y económico como base de las dinámicas migratorias”, agregó.

Asimismo, anunció que como parte de las acciones a emprender de esta nueva política migratoria, se buscará regular a los extranjeros que han decidido quedarse a vivir en territorio nacional. México, informó, es el país con menos migración internacional; no obstante, nos daremos a la tarea de regularizar este hecho para tener mayor certeza e información real.

Mientras tanto, el 17 de abril, el INM abrió en las instalaciones de la Expo Feria Tapachula, un albergue temporal para brindar servicios a personas migrantes. En este espacio se proyectaba atender a familias completas, la mayoría mujeres y menores de edad.

El área tendrá una capacidad para albergar a alrededor de mil 500 personas, se puntualizó. Cuenta con varios servicios, entre ellos, sanitarios, regaderas, lavaderos, espacios para pernoctar, área de servicios de salud y lugares para actividades recreativas de niñas, niños y adolescentes.

Hasta ese momento, se registró la atención a una población de 573 personas (125 mujeres, 329 hombres y 119 menores de edad). “Las personas migrantes deberán permanecer en el albergue hasta en tanto se resuelve su estancia regular en México. En los casos que proceda, para nacionales de países vecinos, se emitirá la Tarjeta de Visitante Regional, que posibilita entradas y salidas múltiples del país, con posibilidad de movilidad solamente en los estados del sur”, explicó el INM.

Sobre las personas migrantes que se encuentran en el país, el INM presentó un informe el 19 de abril:

Primero, en el albergue temporal de Ciudad Hidalgo, “Puente Rodolfo Robles”, se atienden a mil 100 personas. En este sitio se les brinda atención médica, agua y pañales, así como 3 mil 300 raciones diarias de comida.

Segundo, en el albergue para migrantes, instalado en la Feria Mesoamericana, se encuentran mil 527 personas en espera para ser retornadas a su país.

Tercero, el INM precisa que en la Estación Migratoria Siglo XXI ya no existen personas al exterior, como sucedió en días pasados.

Cuarto, en el albergue en Mapastepec continúa la ayuda humanitaria a 650 personas migrantes que decidieron permanecer en el lugar, en espera de obtener una condición de estancia regular en México.

Quinto, el Grupo Beta proporciona ayuda y brinda apoyo a contingentes de personas migrantes que están en Mapastepec y Escuintla.

La atención se otorga en coordinación con diferentes instancias del gobierno del estado.

Adicionalmente, con el apoyo del municipio de Tapachula se abrirá un nuevo albergue migratorio en el Centro de Convivencia, con capacidad para 500 personas.

DISTURBIOS Y ENFRENTAMIENTOS

El 23 de abril se registró el disturbio de migrantes en la estación del INM en Pijijiapan, en donde la Policía Federal a 371 centroamericanos. El 25 de abril, al interior de la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, hubo una fuga de 645 cubanos. El 28 de abril, 14 cubanos y dos salvadoreños huyeron de la estación migratoria de Comitán.

En este contexto de disturbios y fugas en las estaciones del INM, se realizó la conferencia de prensa conjunta de los secretarios de Gobernación y Relaciones Exteriores, Olga Sánchez Cordero y Marcelo Ebrard, el 23 de abril, en donde se aclaró que la visión del Gobierno de México respecto de la migración, tiene tres ejes fundamentales: la protección de los derechos humanos, el desarrollo económico y social de los países de la región centroamericana y el registro ordenado de los migrantes que ingresen a territorio nacional, como precondición para que el gobierno pueda proteger sus derechos humanos.

Sánchez Cordero subrayó que ha crecido también de manera inédita la proporción de mujeres y de menores de edad. Asimismo, han arribado a México en cantidades inusuales, personas migrantes provenientes de otras naciones. “Estamos haciendo –apuntó— todo lo que está en manos del Gobierno Federal para atender a estas personas y brindarles atención humanitaria”.

En tanto, el comisionado del INM, Tonatiuh Guillén López, evidenció la necesidad de realizar procedimientos que permitan certidumbre, seguridad y que el Estado tenga conocimiento de quien y de qué manera transitan por territorio mexicano. Respecto a la tarjeta que se otorga a personas migrantes abundó que no se trata de visas de tránsito.

Explicó que actualmente se está avanzando hacia una modalidad más selectiva de dicha tarjeta, pero no desaparecerla, ya que es un recurso importante de protección humanitaria y un recurso de inclusión en México.

El INM informó que el 6 de mayo se reanudaron los servicios en la oficina de regulación migratoria de Tapachula, que había sido temporalmente cerrada “debido a las reparaciones necesarias, causadas por el incidente del 15 de marzo del año en curso”.

Ese mismo día “se presentó un número importante de personas extranjeras (456) para solicitar algún trámite migratorio, en su mayoría de nacionalidad cubana”.

Ante las escenas de enojo de los migrantes cubanos, difundidas en redes y en las televisoras de todo el mundo, las autoridades del INM se vieron en la necesidad de aclarar “que el ingreso a México para los cubanos es mediante la visa correspondiente, que se gestiona en el Consulado de México en la ciudad de La Habana”.

Las personas originarias de Cuba que están en Tapachula y que solicitan su regularización en el país, no tienen la posibilidad formal de cubrir los requisitos que establece la legislación de migración mexicana para obtener una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias, salvo que se justifique el carácter humanitario.

Mientras tanto, en su primera semana, ésta oficina del INM en Tapachula atendió a mil 778 migrantes. Se iniciaron 582 trámites, en su mayoría regularización por razones humanitarias; se expidieron 230 documentos migratorios y se brindaron mil 196 asesorías personalizadas. Y los migrantes, procedentes de una variedad de países, siguen llegando a nuestra frontera sur.

(En la fecha de la entrega de esta colaboración, el presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón y la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, presentaban el Plan de Desarrollo Integral para el Sur de México y Centroamérica, con el cual se pretende atacar las causas de la migración centroamericana. El gobierno mexicano buscará agilizar la firma del acuerdo con los países de América Central. Además, se pretende que Estados Unidos y Canadá signen un acuerdo con nuestro país para apoyar a los centroamericanos.)

Acerca de misionpo 4393 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.