¿Legalidad o Capricho?  ¿Razón o Sinrazón?

Por Emilio Trinidad Zaldívar

Haciendo mía la libertad de expresión que dice el Presidente Andrés Manuel López Obrador defender por encima de todas las libertades, debo sumar mi voz -la mía es por desconcierto- a la de cientos que han manifestado no solo indignación y sorpresa, sino rechazo y gran decepción, por las medidas equivocadas que ha tomado recientemente; una quizás por capricho y otra por creer que él es la Constitución, que van a tener terribles consecuencias para la economía, el progreso,  el orden público y la paz social.

Me refiero, claro está, por un lado al banderazo para la modificación y ampliación del aeropuerto militar de Santa Lucía, que según los expertos en aeronáutica es simplemente inviable, dado que López Obrador quiere que opere en simultáneo al Benito Juárez, que por la distancia entre uno y otro, es sumamente peligroso.

Los que dicen saber del tema, afirman que los vuelos estarían en permanente riesgo de colisión, aún y cuando el ocurrente José María Rioboó, dijo que los “aviones se repelen en el aire”. Quizás el Secretario de Comunicaciones y Transporte, Javier Jiménez Espriú piensa poner semáforos en el cielo para que respeten la luz roja, la preventiva y la verde, y así se eviten “choques” de consecuencias catastróficas.

Sobre el particular, debo decir que un amigo entrañable que es piloto aviador y que hoy vive en Dubai y vuela de ahí a diversas partes del mundo en una línea comercial, el capitán Héctor de la Garza, afirma que allá tienen tres aeropuertos internacionales y dos militares (5 en total), en un diámetro de cincuenta kilómetros y que jamás han tenido problemas en el tráfico aéreo que ponga a los aviones en riesgo de colisión, por lo que asegura que sí se pueden operar dos al mismo tiempo.

Dice el capitán De la Garza que en Nueva York hay tres aeropuertos al igual que en Londres en los que aterriza y despega indistintamente sin problema alguno. Así también lo hace en Moscú, Kyiev y Ucrania, ciudades que cuentan con varios aeropuertos, entre comerciales y militares.

Por esta explicación del capitán, decía yo al inicio de este texto que mi voz es por desconcierto, porque si bien es claro que en la construcción del aeropuerto de Texcoco estaba la mano corrupta de Enrique Peña Nieto, Gerardo Ruiz Esparza y varios más de sus colaboradores que obtendrían millonarias ganancias, también lo es que el Presidente López Obrador pudo seguir con la obra cuidando evitar los sobreprecios y la corrupción, porque las pérdidas financieras para las arcas nacionales por la cancelación de la obra, se dice serán millonarias.

Por otro lado, me refiero al memorándum que hace unas semanas firmó el Presidente para ordenar que las Secretarías de Educación, de la Función Pública y de Hacienda, dejaran sin efecto una Reforma Constitucional y las leyes reglamentarias que se aprobaron en el Congreso de la Unión y por el Constituyente Permanente, para que no hagan caso a la Reforma Educativa, que el grupo de neoliberales que solo dejaron miseria y mal gobernaron este país, habían impulsado.

De esta manera, a querer o no, el Presidente está haciendo a un lado y borrando de un plumazo de la escena política al Poder Legislativo, y viola la Constitución que dijo y juro defender y cumplir.

Andrés Manuel López Obrador, de acuerdo al reconocido jurista Ángel Verdugo, se está arrogando facultades que, en ningún momento, ordenamiento legal alguno le concede.

Agrega que el artículo 89 de la Constitución en su fracción primera, dice claramente que el Ejecutivo debe cumplir y proveer todo para que se cumpla lo contenido en las leyes que apruebe el Poder Legislativo.

Para Ángel Verdugo, lo hecho entonces por López Obrador es un golpe de estado técnico, porque se hace del poder absoluto sin la intervención de la fuerza militar, para quedarse a gobernar de manera unipersonal al frente del Ejecutivo y de los demás poderes.

Sabiendo esto, o entendiendo esto que expone un jurista sumamente reconocido como lo es Verdugo, entonces las preguntas que debemos hacernos son, ¿si el Presidente de la República encarna entonces a la Constitución? ¿Es él la Constitución misma? Porque el poder que le dimos en las urnas en julio del 2018, era para que combatiera a los que permanentemente violan nuestras leyes y se hacen de recursos públicos para sumarlos a los propios con total impunidad.

El silencio de muchos para un asunto tan grave, como es el de poner a un memorándum por encima de lo que dice la Constitución, es verdaderamente triste y lamentable.

Abunda el abogado Verdugo que en un país medianamente civilizado y donde hubiese políticos dignos, empresarios dignos e intelectuales dignos, estaríamos protestando y exigiendo en las calles la reversión de ese violatorio documento, y una disculpa pública del hoy todo poderoso Presidente, así como una condena enérgica de los otros dos poderes de La Unión, el Legislativo y el Judicial.

Es claro que algo grave está pasando en nuestro país. López Obrador es sin duda un hombre honorable, humilde y austero, pero para muchos tiene un lado autoritario, en el que solo su voz y conciencia se escuchan, aún y cuando dice que el “pueblo sabio” es el que lo guía y mandata.

Seguiré creyendo que el ser humano que lleva dentro de esa coraza que se pone para no escuchar a las voces disidentes o que opinan diferente a él, lo hará rectificar y reconocer cuando se equivoque.

Ojalá así lo haga. Somos muchos los que le dimos nuestro voto, pero para que nos representara dignamente, para que nos sacara de la miseria, del desprestigio, de la delincuencia, de la corrupción, de la impunidad de unos cuantos, que se hicieron ofensivamente millonarios y pasean sus culpas sin castigo alguno.

emiliotrinidad61@hotmail.com

emiliotrinidad6131@gmail.com

Twitter : @emtrizal61

 

Acerca de misionpo 4928 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.