En la Cuna de la Piñata de Siete Picos

Reportaje

*Del Hombre de Tepechpan, al de Texcal y a las Mujeres del Peñón y de Naharon

Por Susana Vega López

Allí se han encontrado vestigios humanos de miles de años, restos de mamuts, espacios prehispánicos donde se practicaba el juego de pelota, conventos del siglo XVI, ex haciendas, una estación de tren; es un lugar donde, aseguran, se hizo la primera piñata de siete picos en México, cuenta con artesanías, música,  gente amable a la que le gustan las fiestas, que combina la gastronomía prehispánica con la moderna, que hace maridajes con el pulque; donde el mixiote y los tamales abundan: Acolman.

Uno de los 122 municipios del Estado de México es Acolman de Nezahualcóyotl. El vocablo Acolman proviene del náhuatl aculli, hombre y máitl, mano, “hombre con mano o brazo”. Su población es de más de 136 mil según datos del INEGI de 2010 y está situado de tal forma que se puede llegar por la carretera rumbo a Teotihuacán o por la de Texcoco-Lechería.

“Somos parte del corredor turístico Temazcaltepec, Acolman, Teotihuacán, San Martín de las Pirámides, Otumba, Axapusco y Nopalpetec”, dice la síndico Ericka Juárez, en entrevista para Misión Política y agrega que muchas personas y algunos municipios tienen interés por el turismo pero realizan esfuerzos aislados. “Lo que deseamos es fomentar los recorridos de a pie, porque la región tiene connotación turística; estamos por celebrar convenios intermunicipales con directores de turismo para que ejecuten programas que detonen la actividad turística”.

Templo y ex Convento de San Agustín Acolman

El ex convento de San Agustín es una construcción del siglo XVI, de estilo plateresco erigido sobre un basamento prehispánico. Es un monumento nacional con dimensiones de 62 metros de largo, 18 de ancho y 21 de alto. Dentro de la iglesia se observan retablos, el bautisterio así como pinturas. En este lugar existe un museo donde se aprecia la indumentaria de los monjes agustinos, que ahí habitaron, así como sus celdas. Resaltan pinturas del renombrado artista de la época colonial, Miguel Cabrera. Los domingos la entrada al museo es gratuita, aunque se puede visitar entre semana, comenta el profesor Gregorio Muñoz.

El Hombre de Tepechpan

Una de las localidades del municipio de Acolman es Tepexpan, donde se encontraron restos de humano. Se trata de un esqueleto que, siempre se ha dicho, es hombre, pero que estudios realizados por otros investigadores revelan que en realidad es mujer, aunque el INAH no lo avala por falta, dice, de pruebas, mismas que está reuniendo un estudioso, afirma la síndico.

En su momento, se dijo que el hombre de Tepechpan era el más antiguo del Continente Americano, toda vez que, después de varios estudios -uno realizado con carbono 14 y otro con uranio- se reveló que la antigüedad del esqueleto es de entre 4 mil 600 y 7 mil 600 años, lo que hizo pensar que era el primer vestigio del hombre en América.

Sin embargo, en México se han descubierto más osamentas en otros sitios como la Mujer del Peñón, en la Ciudad de México; el Cráneo de Tlapacoya, en la carretera México-Puebla; el Hombre de Texcal, en Puebla; o el de San Vicente Chicoloapan, Estado de México. Pero los hallazgos más recientes hablan de La Mujer de Naharon encontrada en Tulum, Quintana Roo, que, asegura el INAH, podría tener de entre 7 mil a 12 mil años, que la coloca como el primer ser humano en el Continente Americano, aunque de los restos que más asocia el colectivo es el Hombre de Tepechpan.

Juego de Pelota

Si bien es cierto que Acolman es el paso de cuatro millones de turistas que se dirigen a Teotihuacán y que un millón visita Acolman y sus alrededores por su exconvento “lo que buscamos es que conozcan más de todo lo que hay en Acolman ya que contamos con muchos sitios de interés” indicó Ericka Juárez.

Acolman tiene diversidad natural: el Parque de la Rinconada -administrado por ejidatarios- y el Parque de las Cuevas de la Amistad que “son parques protegidos donde se pueden realizar actividades ecoturísticas”. La Sierra Patlachique que se conforma de 4 municipios: Tepetlaoxtoc, Axapusco, Otumba y Acolman es otro atractivo.

Pero algo que pocos saben es que en Acolman existen vestigios del juego de pelota prehispánico “y queremos que se difunda porque no todos los municipios tienen el orgullo de contar con esto”.

Cuna de la Piñata de Siete Picos

Como se sabe, las piñatas tienen su origen en China y Marco Polo las llevó a Europa; primero a Italia, después a España, y los españoles la trajeron a México. Entonces eran piñatas de figuras de animales, “pero la piñata se siete picos es originaria de Acolman y representa los siete pecados capitales. Fue, dicen, una inspiración de los frailes agustinos para la evangelización de los indígenas”, comenta el profesor Gregorio Muñoz.

Reitera que cuna de las piñatas es Acolman y que son muchas las familias involucradas en esta manualidad que, con el fin de traer y fomentar el desarrollo del turismo, en diciembre se realiza la feria de las piñatas. Es el festival Renace, un festival gastronómico y de artesanías donde las bandas de la región se lucen.

Se dice que entre las iglesias más antiguas de México se encuentra la Parroquia de Santa María Magdalena, que cada tres de mayo festeja, en grande, al Señor de Gracias, aunque también el 22 de julio se da una gran celebración por Santa María Magdalena, por lo que los acolmenses echan la casa por la ventana en estas fiestas.

 

Acerca de misionpo 4849 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.