Saltan del barco cuando se hunde…

Punto de Vista

 

Por Jesús Michel Narváez

 

Cinco, la quinteta de la perversión política.

Los cinco militaron en el PRI.

El PRI les dio todo: preparación, fogueo, puestos menores hasta encumbrarlos como gobernadores.

Los relacionó con políticos de verdad de quienes aprendieron que la política es el empleo mejor remunerado y en donde se encuentran las oportunidades de salir de la pobreza -extrema o no- hasta convertirse en parte de la élite que tiene el dinero como su dios.

Primero, Quirino Ordaz Coppel, quizá uno de los gobernadores con capacidad sobrada para mostrar la mediocridad, decidió perder las elecciones de Sinaloa a manos de Rubén Rocha Moya, expriísta y purificado al pasarse a Morena porque, cuentan en los pasillos de Palacio de Gobierno en Culiacán, que le ofrecieron un cargo en el gabinete presidencial que, a la postre, resultó una embajada que forma parte de la Joya de la corona Diplomática: España.

Después, Claudia Pavlovich, exmandataria de Sonora y a quien el sucesor, Alfonso Durazo, priísta en sus juventudes hasta que llegó Vicente Fox al poder, se la tenía sentenciada. Los manejos de recursos públicos y negocio privados, eran conocidos por la administración pública de la gobernadora y, por supuesto, por los amigos personal y el nuevo equipo que llegaba a Hermosillo para hacer lo mismo, pero peor.

Casi a la par de Ordaz y Pavlovich, el que fuera gobernador interino de Campeche a la licencia definitiva de Alejandro Moreno Cárdenas y colocado en el segundo lugar de la lista plurinominal de diputados federales, decidió abandonar el barco y aceptar la nominación para representar a México en la República Dominicana.

Después vendría el exgobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, priísta de hueso colorado que llegó a subsecretario de Turismo gracias a la capacitación política que le brindo su hermano, el segundo gobernador de la entidad luego de pasar de territorio federal a Estado libre y Soberano. Sentía que era el elegido del presidente y se equivocó. Ambos se equivocaron, el presidente Peña por acceder a que la hija del exgobernador Joaquín Hendricks, Leslie fuera la candidata del PRI. En solitario y en competencia con Mara Lezama, alcaldesa de Benito Juárez, quien en su gestión recibió el desprecio de Carlos Joaquín que, al final de cuentas, dobló las manos a cambio de un puesto, así lo dijo, en el gabinete ampliado del gobierno del presidente López Obrador.

Y al final, por lo menos hasta ahora, la sorpresa mayúscula: Omar Fayad fue propuesto para ser embajador en ¡Noruega! a cambio, como en los casos de Díaz, Pavlovich, Joaquín y Aysa, de ceder la estafeta a no a uno de su partido sino de Morena.

El pago a los servicios se cumplía.

Todavía quedan danzando dos exgobernadores tricolores que recibieron la promesa de ir a representar a México en otros países. Alejandro Murat Hinojosa, de Oaxaca, quien durante su gestión trabó una “sincera, agradecida y profunda amistad” con el huésped temporal de Palacio Nacional.

El otro, el que entregó el Estado de México, Alfredo del Mazo Maza.Del Mazo y Fayad gobernaron estado que jamás en su historia habían perdido los candidatos del PRI. Entonces, seguramente el costo para el gobierno federal no solamente es la embajada para Fayad y “algo” -probablemente impunidad e inmunidad- para Del Mazo. La salida del PRI de Alejandra del Moral, candidata de la coalición Va por el Estado de México, derrotada por Delfina Gómez Álvarez, no tiene mayor representatividad.

Sin embargo, horas después de renunciar a su militancia, apareció sonriente al lado de Claudia Sheinbaum.

¿Quiénes son las que saltan primera cuando se hunde el barco?

Usted conoce la respuesta.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Facebook Jesus Michel, X @misionpolitica y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por Radio Cañón en el 760 de amplitud modulada

Acerca de misionpo 38643 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.