¡Dictador demócrata!

Punto de Vista

 

Por Jesús Michel Narváez

 

Hubo elecciones. Nadie lo duda. Y los rusos votaron por “convicción” para que Vladimir Putin se quede 6 años más al frente de la potencia.

Una elección de Estado.

Al cierre de la votación, los resultados a nadie sorprendieron: Putin alcanzó 87.9% de los sufragios.

Buscar el número de ciudadanos que emitieron el voto, es simplemente improbable. Ninguna agencia ofrece la información. Tampoco los organismos oficiales encargados de la realización de los comicios.

Es lo de menos cuántos decidieron que el señor Putin se mantenga hasta el 2030.

Con 71 años de edad, fortalece su poder y se coloca como el ¡dictador demócrata!… para sus adentros, porque las opiniones de las naciones demócratas cuestionaron la elección a la que llamaron fraudulentas.

Con su victoria, los estadounidenses deberán medir con precisión casi milimétrica a quién elegirán de entre Joe Biden y Donald Trump en sus próximas elecciones a realizarse en noviembre.

Putin “está enfermo de poder”, dicen los opositores y no están errados. Lo ha demostrado en los periodos el que iniciará completa la quinteta- y con el “respaldo” de ¿50 millones de los 143 que conforman la Federación Rusa? Intentará imponer condiciones al mundo occidental apoyado por el otro gigante: China.

Con su victoria “arrolladora”, el exdirector de la KGB pondrá en práctica situaciones más drásticas que invadir a Ucrania. Sabedor de que ahora detentará el poder por 6 años más, los expertos en política global estiman que endurecerá su posición con respecto a la apertura comercial con Estados Unidos y abrirá más espacios a China y sus aliados o seguidores.

En América Latina los que se benefician de manera directa serán Venezuela y Nicaragua, en cariba, ni siquiera mencionarla: Cuba.

La influencia de Rusia aumentará en África y en Europa podría tener mayor presencia, aunque todas las naciones estén en el régimen democrático.

¿Hasta dónde mirará a América Latina?

Hasta la frontera norte de México.

La consecuencia natural es que Estados Unidos haga lo propio y en el caso, imponga medidas más severas a su vecino del norte bajo el argumento de su “seguridad interna”. Si bien la migración y el tráfico de drogas son severos problemas entre México y la Unión Americana, a partir de la victoria de Putin habrá otras prioridades.

Y aquellas será tema de las campañas de los aspirantes a la Casa Blanca.

El ahora huésped temporal, quiere residir ahí todavía 4 años. El que fue expulsado busca regresar a la comodidad de ser el “líder global”.

Sin embargo, dos anuncios del republicano alertaron a los congresistas. Tanto demócratas como republicanos no comparten el “desmantelamiento” de la OTAN y ya mostraron preocupación por el llamado que, de no ganar, habrá baño de sangre.

Putin podría lograr que Estados Unidos modifique las sanciones que, junto con la Unión Europea, aplicó por la invasión a Ucrania.

Sentirá el poder a manos llenas. Y en la lucha electoral de Estados Unidos, se juega mantenerse como “la primera potencia mundial” o pasar a segundo y, en una de esas, a tercero al ser desplazado por China.

Un triunfo del “dictador demócrata” que podría modificar la geopolítica por las ansias expansionistas que no oculta.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Facebook Jesus Michel, X @misionpolitica y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por Radio Cañón en el 760 de amplitud modulada

 

Acerca de misionpo 38584 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.