¿Se Avecinan Cambios en la Estrategia de Seguridad?

Artículo Invitado

*Fortalecer las Nuevas Instituciones, Aunque se Desconoce Cómo Será

*¿Se Pagará con Creces la Inutilidad?: 70% más Para la Guardia Nacional

*El Incremento Otorgado por los Diputados se Efectuó de Manera Caprichosa.

*Lo Hicieron sin Justificación, Análisis o Soporte Alguno que lo Apuntale

*Se Deberá Informar Sobre la Aplicación y Destino en 2022, en la Guardia Nacional

Por Alejandro Zapata Perogordo

Desde hace décadas que este rubro se encuentra en franca descomposición, las estrategias de las administraciones en turno en materia de seguridad no han dado los resultados esperados, incluyendo la actual, donde las cifras continúan siendo negativas.

Se pasó de la famosa Gendarmería creada en el sexenio de Peña Nieto, a la Guardia Nacional, principal bastión de la presente administración, sin que hayamos visto avances sustanciosos para combatir con eficacia la criminalidad, por el contrario, las cosas siguen de mal en peor.

Por tal motivo, es de llamar la atención el incremento en el presupuesto para el año que viene, pues se le asigna a la Guardia Nacional alrededor de un setenta por ciento adicional, al pasar de 37 mil millones de pesos a poco menos de sesenta y tres mil, cuestión que causa extrañeza, ante lo relevante de esa cantidad.

En principio, cabe decir que no existe algún documento evaluador que diagnostique lo concerniente a la labor que desempeña la Guardia Nacional, que sirva de soporte para justificar los recursos asignados, pues si bien, lleva a cabo una importante función, la aprobación presupuestaria dada su magnitud, tiene implícita una mayor capacidad, cuando menos en la parte de recursos económicos, debiendo descansar sobre bases sólidas.

Así, entrando al terreno de la especulación, es de suponer que los recursos asignados al presupuesto de la Guardia Nacional tienen un destino específico diverso al que actualmente se utiliza para la conservación, mantenimiento y funciones de la institución, lo que se desprende del sustancial porcentaje aprobado.

Por lo visto, podemos deducir que se avecinan cambios para fortalecer el tema de la seguridad pública, sin conocer a ciencia cierta cuales son, ya que el incremento lo otorgan los diputados de una manera caprichosa, sin justificación, análisis o soporte alguno que permita comprender los alcances estimados en esa área.

Sin embargo, de no ser correcta la apreciación y continuar la misma estrategia hasta hoy implementada, nada indica que se obtendrán diferentes resultados, solamente tendremos un mayor gasto.

La incógnita está en el aire, pues ante la reserva sobre el tema del incremento presupuestal, carecemos de elementos que nos permitan hacer un ejercicio de correlación entre lo actual y alguna proyección medible, cuantificable y valorable en lo que respecta al 2022.

La materia es fértil, dada la enorme problemática que desde hace años se padece, sin que obste el sigilo que debe observarse, pues este solamente se encamina a la confidencialidad a los asuntos en procesos de investigación.

Ahora, la interrogante que nos ocupa consiste en estar informados sobre la aplicación y destino programada para el 2022, en el presupuesto de la Guardia Nacional, al asumir que el porcentaje de incremento aprobado es atípico y, por lo tanto, merece una explicación.

Me parece positivo dotar de mejores herramientas a la Guardia Nacional y; que tenga los recursos suficientes y necesarios para combatir el crimen. En sentido inverso, también creo que continuar con la misma estrategia y mayor gasto, es un despropósito que solamente encarece una función con magros rendimientos.

Acerca de misionpo 17749 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.