¿Montaje con la CNTE?

Por Alberto Domínguez Serrano

La reciente gira del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador por Chiapas, estuvo marcada por la irrupción de un grupo de maestros de la CNTE, en los eventos que presidió el mandatario en el estado chiapaneco. Se habló que en Tuxtla Gutiérrez expuso su seguridad durante dos horas que permaneció en la calle, sin poder entrar a las instalaciones militares, donde se llevaría a cabo la “Mañanera”, debido a que el acceso permanecía bloqueado por maestros de la Coordinadora magisterial.

Los líderes declararon que no le permitirían la entrada al presidente hasta en tanto no quedara establecido el compromiso de establecer una mesa de negociaciones, por compromisos anteriores.

El presidente manifestó que estaba dispuesto a permanecer en la puerta el tiempo que fuera necesario, pero no cedería a presiones ni chantajes de “nadie”. Durante dos horas ambas partes hicieron declaraciones defendiendo sus posturas.

Al cabo de un poco más de dos horas, los maestros se retiraron para que López Obrador entrara a las instalaciones militares. Llama la atención lo siguiente: el gobernador Rutilio Escandón permaneció adentro, en la Mañanera, sin intentar acercarse a los protestantes. Hasta el momento de desbloquear el acceso, no se vio a nadie que se acercara al grupo magisterial para convencerlos que dejaran libre ese espacio, a pesar que dentro había muchos soldados, nadie salió para salvaguardar a su jefe máximo.

A pesar que el jefe máximo del Ejército estaba “exponiendo” su seguridad, no hubo ningún intento para “rescatarlo” de las manos de los inconformes. Los generales, junto con el gobernador, estaban cómodamente sentados en el espectáculo de la Mañanera.

Las giras del presidente son coordinadas por un equipo de logística que se coordina con el encargado de la seguridad pública del estado que visita. También intervienen los mandos castrenses. Antes de cada evento, se despliega un equipo de policías o militares vestidos de civiles, para impedir el acceso de quienes no cuenten con el permiso de uno de los coordinadores de las giras.

Aunque se dijo que el presidente estaba secuestrado a la entrada del cuartel militar, en realidad solo le estaban impidiendo el paso, la camioneta pudo haber metido reversa para entrar por otra puerta o tomar un helicóptero que lo depositara en el interior de las instalaciones. No se hizo nada alternativo.

En Comitán de Domínguez, a los maestros se les permitió permanecer a quince metros de la entrada del teatro del evento. Callaron cuando inició el evento. Hubo un detalle: cuando el presidente se bajó de la camioneta, hubo saludos mutuos con los maestros. Lo mismo ocurrió cuando se retiró.

Los maestros gritaron fuerte, pero no intentaron brincar las vallas para reclamarle de cerca López Obrador.

Acerca de misionpo 24700 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.