Cambiar la Narrativa y Justificar lo Injustificable

*¿Cómo Decirle a una Madre: su Hijo Murió en un Incidente?

*Los Involucrados Buscan Sostenerse en el Pedestal de la 4t

*Manipulación e Insensibilidad, el Selló de las Camisetas Guinda

Por Alberto Almazán

Escuchar y leer que la Jefa de Gobierno, el secretario de Movilidad y la directora del Metro utilicen la palabra “incidente” en lugar de “accidente” tiene dos lecturas: ignorancia o minimizar un hecho grave que es tragedia.

Entre una y otra palabra hay enorme diferencia. Vea usted:

La Real Academia de la Lengua define Incidente con tres aplicaciones:

1.-adj. Que sobreviene en el curso de un asunto o negocio y tiene con éste alguna relación. U. m. c. s. m2. m. Disputa, riña, pelea entre dos o más personas.3. m. Der. En un proceso, cuestión distinta de la principal, pero relacionada con esta, que se resuelve a través de un trámite especia.

2.- Para Accidente, ofrece 10 definiciones:

  1. m. Cualidad o estado que aparece en algo, sin que sea parte de su esencia o naturaleza.
  2. m. Suceso eventual que altera el orden regular de las cosas.
  3. m. Suceso eventual o acción de que involuntariamente resulta daño para las personas o las cosas.
  4. m. Indisposición o enfermedad que sobreviene repentinamente y priva de sentido, de movimiento o de ambas cosas.
  5. m. Pasión o movimiento del ánimo.
  6. m. Irregularidad del terreno con elevación o depresión bruscas, quiebras, fragosidad, etc.
  7. m. Síntoma grave que se presenta inopinadamente durante una enfermedad, sin ser de los que la caracterizan.
  8. m. Gram. accidente gramatical.
  9. m. Mús. Cada uno de los tres signos, el sostenido, el bemol y el becuadro, con que se altera la tonalidad de un sonido.
  10. m. pl. Rel. Figura, color, sabor y olor que en la eucaristía quedan del pan y del vino después de la consagración.

El Portal El Diferenciador, plantea esta diferencia:

Un accidente es un suceso que genera daños materiales o humanos de diversa gravedad. Un incidente es un evento que podría generar daños o no, y que podría ocasionar un accidente en el futuro si no se corrigen las fallas que lo originaron.

Nada qué ver con el accidente que terminó en tragedia ocurrido en la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (Metro).

Porque el incidente no habría cobrado vidas. El accidente sí lo hizo y en número de 25 personas.

No obstante las claras diferencias y que seguramente las conocen Claudia Sheinbaum, Andrés Lajous Loaeza y Florencia Serranía, prefieren el “incidente” al “accidente”, con lo cual intentan alterar la realidad e imponer su narrativa. Hay que imaginar que la mujer que busca ser la primara presidenta de México, le diga a una madre, un padre, un hermano: su familiar murió en incidente.

Suponer que desconocen la discrepancia lingüística equivaldría a vivir en un país cuya población no sabe cómo se deben aplicar los vocablos. Salvo, claro está que hayan obtenidos sus títulos sin pasar ninguna prueba de gramática.

No es pueblo ignorante. Sabe qué significa cada palabra, porque las han utilizado cuando les ha ocurrido alguno de los dos eventos.

Para los conductores de automotores es común “vivir un incidente” que, incluso, utilizan los ajustadores de las compañías de seguros al levantar sus reportes.

Y los ciudadanos de a pie saben perfectamente cuando hubo un accidente.

El cambiar la palabra demuestra una vez más que en la 4t la manipulación es un arte que deben entender todos los que la conforman. Buscan imponer una narrativa que implique ausencia de responsabilidad y aderezan sus posiciones con anuncios espectaculares que no dejan de ser eso: anuncios porque en raras ocasiones se concretan.

La tragedia del Metro no es, nunca será un incidente.

Habrá que reconocer que los y las funcionarias involucradas directa o indirectamente, la tragedia es para ellos y ellas.

Porque caen del pedestal en donde el huésped de Palacio Nacional los y las colocó para sus fines personales.

Definir la pérdida de vidas como “un incidente”…”este incidente”… “durante el incidente”, coloca a quienes hablan así en el camino que confirma la insensibilidad. Nada de “primero los pobres”. Todo se detiene en la manipulación, en aplicar la técnica de Goebbels y repetir la mentira hasta hacerla verdad.

Hay razón cuando desde el presidente de la República hasta el encargado de limpieza -si no está contratado vía el outsourcing- que “no somos como los de antes”.

Son peores.

Incidente y accidente no son lo mismo desde “antes”.

Acerca de misionpo 15308 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.