De Continuar, los Apagones Podrían Afectar al Sector Turístico  

Itinerario Turístico

(A mi prima la profesora de literatura Martha Orozco Martínez, por encauzarme desde temprana edad en la lectura de libros y motivarme en el interés de las artes. Mi agradecimiento por su invariable e invaluable aportación en mi formación profesional. A su esposo René Lighnan. Ambas pérdidas personales muy sentidas.)

Por Arturo Lino Guzmán

Por dondequiera que se le mire, casi todo tiene que ver con el turismo y lo referimos porque habrá que ver si los apagones que se han dado en algunos estados de la República, tienen afectación en el sector turístico, en especial en el gremio hotelero que podría sufrir   consecuencias serias y pérdidas a los establecimientos, por lo que tendrán que estar preparados para cualquier contingencia y eventualidades futuras.

La discusión de la reforma energética que se inició en la Cámara de Diputados la semana pasada ha sido el tema del momento y es conveniente apuntar que el debate entre los diferentes grupos parlamentarios en favor y en contra de dicha reforma fue intensa, plagada de acusaciones, de advertencias y observaciones entre los integrantes de las diferentes bancadas, pero el asunto es trascendental para el país y dará mucha tela de donde cortar pues seguirá hablándose por semanas de ello por las implicaciones que tiene en la vida de los mexicanos.

Los apagones en 26 estados del país (en especial los del norte),  que sufrieron hace días y que causaron afectaciones a millones de personas, así como a la planta productiva, tendrán definitivamente también consecuencias para el turismo, aun cuando hayan sido por horas, ya que la energía eléctrica es vital para la hotelería por ser un insumo fundamental  en el buen servicio a los huéspedes, comercios, al igual que en restaurantes, bares y centros de entretenimiento.

Es necesario tomar en cuenta que los turistas son cada vez más exigentes y buscan destinos y establecimientos que privilegien la ecología, de tal manera que si la propuesta del gobierno federal en el sentido de favorecer el uso del combustóleo o el carbón para el suministro a las plantas generadoras de energía eléctrica, las cuales indudablemente dañan el medio ambiente, aunado a los apagones, tendrán consecuencias negativas para el sector turístico.

Seguramente los hoteleros, restauranteros, al igual que los prestadores de servicios turísticos, ya piensan en alternativas para paliar los efectos negativos de los apagones, que podrían continuar, los cuales ya no sucederán con la reforma en cuestión, de acuerdo a las autoridades, pero eso no es muy creíble, por lo que tendrán que instalar equipos adicionales que representarán una erogación más a sus finanzas y consecuentemente a los clientes.

El turismo que se había convertido en una especie de tablita de salvación para la economía, ahora se ve en dificultades ya que el turismo internacional tardará en repuntar unos meses más y los resultados de una relativa mejoría se verían hasta el cuarto trimestre del año y habrá que esperar la reacción de la comunidad turística referente a la situación energética  que de continuar con los apagones, abonaría a que el turismo se mantenga en bajos niveles en cuanto a recepción de flujos.

Todas las suposiciones deben tomarse en cuenta porque, hoy más que nunca, el turismo debe mantenerse como estratégica para sacar a flote al país de las condiciones en que se encuentra, sobre todo cuando la pandemia persiste, lo que mantiene vigente el temor y el miedo en la mayoría de la población, por lo que la gente evita exponerse al contagio, en tanto que los prestadores de servicios turísticos hacen los esfuerzos necesarios a fin de tomarlas medidas sanitarias conducentes.

Además, otras noticias que tienen que ver con el turismo es la información proporcionada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) referente a la Cuenta Pública  de 2019 en donde se detectaron irregularidades por 67 mil 498 millones de pesos del resultado de mil 358 auditorías y en donde están pendientes de aclaración 156 millones de pesos de los recursos destinados al Tren Maya y transparentar el gasto de 330 mil millones de pesos que se tuvieron que erogar para cumplir con las obligaciones de los inversionistas por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, además hay dudas sobre la viabilidad del aeropuerto de Santa Lucía.

Como era de esperarse, el presidente Andrés Manuel López Obrador, salió de inmediato a desacreditar toda esa información y afirmar que él “tiene otros datos” y por supuesto pretendió hacer quedar mal al órgano fiscalizador que tiene como obligación dar 30 días para que las dependencias auditadas demuestren si hubo errores o equivocaciones en sus cuentas. Con tanto desorden que hay en la administración pública actual, será difícil que cambien las cifras aportadas por la ASF.

Al tiempo.

Acerca de misionpo 14101 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.