La Ciudad Gótica del Norte, Está por Correr a su Alcalde

Frontera Norte Ciudad Juárez

*Ciudadanos lo Responsabilizan de Ineptitud

*También de Incapacidad Para Resolver Problemas Esenciales

*La Revocación de Mandato Está Prevista en la ley

*El INE ya Tiene el Documento Correspondiente

*Uno de los Denunciantes, Exvendedor de “Burritos”

*A. Cabada Alvídrez y su Bipolaridad Política

Por Rafael Navarro Barrón

En la ciudad del caos -una especie de ciudad Gótica sin Batman- al amparo de los delincuentes; el Juárez que parece levantarse de la posguerra, se enfrenta a un nuevo reto: de no acobardarse el INE, como ya lo ha hecho en varias ocasiones. Esta fronteriza ciudad podría librarse de su alcalde, por inepto, según el documento donde se solicita la revocación de mandato presentado por un grupo de ciudadanos.

El documento fue recibido por el INE el pasado 14 de febrero del 2020. El Instituto aceptó el recurso y la solicitud está en la etapa de revisión, como ocurre con todos los instrumentos de participación política.

Una vez que se cumpla con los requisitos de forma, el Instituto dará vista a la autoridad implicada, para que ésta pueda manifestar lo que a su interés convenga. Posterior a esto, el Consejo Estatal Electoral, en una sesión pública, resuelve la procedencia de la solicitud.

Revocación de mandato es un instrumento de participación política, previsto en la Ley de Participación Ciudadana del Estado de Chihuahua, y que permite a la ciudadanía pronunciarse mediante sufragio sobre la terminación anticipada del periodo de gestión del gobernador, los diputados locales, los alcaldes y las sindicaturas.

De acuerdo a la ley, la revocación podrá solicitarse y ejecutarse a la mitad del periodo para el que fue electa la persona a la que se pretende aplicar ese mecanismo.

Jesús Salaiz Ruedas, José Luis González Villanueva, Ángel Eduardo González Guevara y Enriqueta Aquino Martínez, son los promotores de este proceso en contra del alcalde Cabada. Ninguno de ellos tiene antecedente partidista o ha participado en la función pública.

La gran sorpresa es conocer los antecedentes de Salaiz Rueda, el principal promotor. Se trata de un hombre común, sin partido político visible, con una historia digna de contarse. El pasado lo ubica como un vendedor de burritos en el exterior de una empresa maquiladora.

El sabor de los guisados, que envolvía en una tortilla de harina, cautivó a la mayoría de los empleados de la empresa maquiladora, de tal forma que el mismo gerente comía el tradicional burrito juarense.

El gerente de la maquiladora hizo una propuesta imposible de resistir: le pidió a don Chuy que se hiciera cargo de la cocina industrial y a cambio se le revocaría el contrato al concesionario de la del comedor.

Salaiz no tenía dinero, ni mobiliario, pero el gerente le allanó el camino y le ofreció su apoyo para que iniciara su propio negocio.

Ahora, el don Chuy que sedujo con sus guisados a una maquiladora entera, es un próspero empresario juarense y quien entiende de revocaciones pues su prosperidad fue producto de la objeción, por la mala calidad del alimento, de una concesión de cafetería.

Un día, Jesús Salaiz se levantó asqueado de la ciudad. Ama a Ciudad Juárez, pero se rebela contra el abandono oficial en todos los sentidos. La solicitud de revocación ante el INE detalla la incapacidad que ha tenido el presidente municipal para resolver los problemas esenciales de la metrópoli que se encuentra en pésimas condiciones en lo que se refiere a seguridad pública, pavimentación, alumbrado público y estado general de la ciudad.

Hábil en el manejo de escenarios, el alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvídrez experimenta una bipolaridad política como nadie. Quien lo conoció durante los años que leyó noticas en el canal de televisión de su familia- el 44- reconoce ese instinto de actor hipócrita común en el teatro griego: podría estar dentro de un polvorín, en una tormenta ‘fuera del aire’ y al empezar a dar noticias su rostro cambiaba con una enorme sonrisa.

Con esa misma actitud, cínica en muchas ocasiones, despierta la animadversión de la clase política contraria, que esta acobardada, pues el alcalde ha sabido utilizar su canal de televisión para golpear, literalmente, a sus contrincantes.

El asunto de la revocación fue minimizado. Dijo que se eran cuatro los promotores y que no tenía trascendencia por lo que implica una tarea de ese tamaño.

Debido a todo lo que se le objeta, Armando Cabada está reprobado en todas las mediciones públicas que se han hecho en los últimos meses. Además, las redes sociales le han volteado la espalda. Es evidente la forma en que es agredido, mancillado y en repetidas ocasiones se le ponen sobrenombres crueles y se sacan a la luz pública asuntos del pasado, muchos de ellos falsos.

Ante todo eso, el alcalde responde con la idea de ser gobernador del Estado como si estuviera en los cuernos de la luna. Lo dicho, experto en el teatro griego.

 

Acerca de misionpo 15991 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.