La Reunión Privada es la Clave

Por Joel Armendáriz

Discursos lisonjeros de ambos presidentes. Parecían, en realidad “amiguos” de toda la vida. No se conocían personalmente y solamente por videoconferencias cruzaron palabras. Algunas ocasiones sin imagen: línea directa.

Para el presidente López hay palomita de la Casa Blanca. Porque “fallaron los pronósticos y no nos peleamos”, diría el mexicano al estadounidense, Donald Trump.

Nadie pronosticó que habría pleito. Sí se señaló, y en repetidas ocasiones y no solamente por los críticos al “servicio de los neoliberales”, sino por el embajador emérito Bernardo Sepúlveda Amor y hasta del político-diplomático Porfirio Muñoz Ledo, que la invitación de Washington tenía como premisa intubar al señor Trump y darle oxigene a través del ventilador con rumbo a noviembre de este año. Porque la pandemia del Covid-19 desgastó al magnate e hizo trizas un proyecto “cocinado” que se generó con el dinero en los bolsillos de los votantes. La economía creció, el empleo aumentó, las ganancias en Wall Street fueron abundantes hasta que el señor virus se presentó y dijo: aquí estoy para despertar de sus sueños a quienes ignoraron mi presencia en Europa.

El trato que recibió el presidente López no fue distinto al que se le otorgó a otros mandatarios. Simplemente no hubo nada nuevo bajo el sol.

Hay que insistir en la lisonja derramada en los discursos. No corresponden a la realidad.

Escuchar del mexicano que el gobierno de Trump ha sido respetuoso y no se han dado agresiones hacia el pueblo y el país, raya en la indignidad. Porque en uno de sus arranques –que los tienen todos los días vía Twitter- el republicano amenazó con imponer aranceles a todas las exportaciones nacionales si nuestro gobierno no frenaba la migración procedente del sur y que ingresaba a México a través de la frontera con Guatemala.

López cambió el discurso de “bienvenidos los migrantes… hay que tratarlos con respeto y protegerlos”. Incluso, anunció que tendrían empleo, aunque a los nacionales no se les ofrezca uno.

Del fraterno trato se pasó a la casi represión. Atendiendo el llamado de Trump, la Guardia Nacional se apostó en la frontera sur e impidió, de manera violenta en ocasiones, que los centroamericanos, africanos, caribeños y más cruzaran la línea divisoria. Y cuando alcanzaban el “otro lado” fueron confinados en las estaciones migratorias mexicanas.

Se ha informado que unos 25 mil elementos de la Guardia Nacional formaron el “muro de la ignominia” y eso lo aplaudió el señor Trump.

La memoria parece ser más corta de lo que es. Poca gente recuerda que el 7 de junio del año pasado el presidente López convocó a un evento de “unidad nacional” justo frente al muro que erigió Trump en Tijuana. Ese mismo día, Marcelo Ebrard hacía su entrada triunfal porque había logrado detener la aplicación de los gravámenes.

Muchos discursos y en ninguno de ellos estuvo el reclamo al trato que el republicano le daba a México. Y le sigue dando el magnate metido a político.

El presidente López vende la reunión como una entre “amigos” y en la cual se abordaron diversos temas. No profundizó en la información y todo quedó en suspenso: ¿de qué hablaron los presidentes durante 30 minutos en su reunión privada?

En el Jardín de las Rosas, espacio reservado para las conferencias de prensa cuando acuden visitantes extranjeros, los dos presidentes pronunciaron sus discursos. El mexicano agradeció el respeto con el que trata a México y por el apoyo brindado durante la crisis sanitaria del Covid-19. Magra, por cierto, porque en Estados Unidos la pandemia se convirtió en la peor pesadilla del Imperio yanqui y los insumos para contenerla se requerían allá.

La clave que revelaría al fondo político y no comercial de la visita presidencial a Washington, se encuentra en el diálogo privado. Se presume que el presidente Trump le pidió a López garantizar las inversiones de sus connacionales en virtud de la prolongada guerra comercial con China, que se agudizó con el surgimiento del coronavirus. Trump acusó al gobierno del gigante asiático de propagar el virus intencionalmente y le aplicó aranceles a sus billonarias exportaciones a Estados Unidos.

Puede ser cierta la especie filtrada en Washington, luego de que en la cena ofrecida en honor del presidente López y su comitiva, se habló de inversiones cuantiosas de empresarios de ambas naciones en, sobre todo, energías limpias.

Y aquí deberá entenderse que el poder económico y político de Estados Unidos y sus magnates doblegó el proyecto de México. El decreto de la Secretaría de Energía cancelando proyectos de inversores estadounidenses, canadienses y de la Unión Europea en energías limpias, caerá indefectiblemente. Los fallos, sin entrar en el fondo, de jueces de distrito en materia de amparo, a favor de los afectados probablemente limpio el camino en la materia.

También habrá que señalar que en la visita se debió abordar que el T-MEC reloaded del TLCAN tendrá como premisa la regionalización comercial para hacerle frente al mismo esquema que está siguiendo la Unión Europea y las naciones de Asia Pacífico. Ya no habrá la globalización debido al freno económico que afectó a la mayoría de los países del mundo a causa de la pandemia.

En este caso, México tiene aún tareas por cumplir con leyes secundarias del T-MEC.

¿Cómo será el trato para los mexicanos legales en Estados Unidos?… o ¿para aquellos que ingresaron y permanecen en territorio norteamericano de manera ilegal? No se sabe, porque no se informó en Washington –seguramente se hizo en México y dentro de otro contexto- si los presidentes llegaron a un acuerdo sobre el tema.

De los aranceles, arma favorita del republicano para derrotar a sus adversarios comerciales, tampoco se hizo público si el tema fue negociado. Es difícil en 30 minutos hablar de todos los temas que a México le importan, aunque a la Casa Blanca no.

Al final de la jornada, el presidente López presumirá su aureola de triunfador por la visita a Washington, en la que de frente le dijo a Trump: fallaron los pronósticos… y no nos peleamos”.

Acerca de misionpo 16629 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.