Intención: Acortar los Tiempos de los Siete Consejeros

Tema Principal

*Acciones Contra Estancia de Córdova Vianello

*Ninguno Pertenece a las Corrientes de Morena

*Recipiendarios de Acusaciones Desde Palacio Nacional

*Viola el Artículo 134 Constitucional Sobre Imparcialidad

*INE y TEPJF Únicos Para Declarar Legalidad

*El Presidente Endurece Discurso Contra Gobernadores

Por Jesús Michel Narváez

Impulsada por las izquierdas –todas por primera ocasión en México, después de salir de la clandestinidad-, el Gobierno federal encabezado por Carlos Salinas de Gortari, cedió y concedió la reforma política que cambió el rumbo del país, permitió la alternancia y sembró la semilla de la democracia y desapareció la Comisión Federal Electoral, cuyo papel en 1988 dejó más dudas que claridad.

Cuauhtémoc Cárdenas, el candidato del Frente Nacional Democrático, reclamó la manipulación hecha desde los sótanos de la Secretaría de Gobernación y el Colegio Electoral integrado por los 100 diputados más votados se mantuvo en su dictamen y Salinas fue declarado Presidente electo.

Gracias a las izquierdas nació el IFE ciudadanizado. Lo presidió José Woldenberg y sacó adelante las siguientes elecciones federales en el año 2000 que terminaron con 70 años de gobiernos del PRI, en sus tres versiones con el triunfo de Vicente Fox postulado por el PAN y el PVEM. El PRI reconoció la derrota e incluso el presidente Zedillo Ponce de León salió a dar el anuncio desde la casa presidencial de Los Pinos antes de que lo hiciera el presidente del IFE.

Vinieron nuevas reformas y quizá la más importante se gestó con la derrota de Andrés Manuel López, en 2006, frente a Felipe Calderón. Ahí floreció el Instituto Federal Electoral que recibió las herramientas constitucionales para que los presuntos fraudes electorales no se cometieran más.

El ahora presidente de la República no reconoció la victoria del candidato del PAN y lo demostró declarándose “Presidente Legítimo” en un evento multitudinario realizado el 20 de noviembre de 2006. Desde entones y a consecuencia del anuncio patrocinado por el sector privado y cuyo contenido se resume: “López Obrador es un Peligro para México”.

En 2007-2008 se aprobó que ninguna persona física o moral podría adquirir tiempos de radio y televisión para apoyar a los candidatos de elección popular.

El Instituto Nacional Electoral, junto con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, son los garantes de la constitucionalidad, legalidad e imparcialidad de todas las elecciones federal y ahora inclusive de comicios estatales.

Su accionar en los procesos electorales permitieron que la democracia se fortaleciera por el ejército de más de un millón de ciudadanos apostados en las cerca de 200 mil casillas instaladas para elecciones federales –conjuntadas: Presidencia de la República, Senadores y Diputados al Congreso de la Unión- y se responsabilizó de la limpieza de los votos emitidos.

Con la presencia de representantes de todos los partidos políticos, al final de la jornada se contaron no una vez sino varias todos y cada uno de los sufragios y todos firmaron las actas –sábanas- en las que se dieron los resultados oficiales.

El INE ha sido factótum de la imparcialidad electoral.

A pesar de los avances que dieron paso a las alternancias de manera pacífica, el presidente López tiene una agenda que lo lleva directamente a la descalificación y descredito del INE, al que ya amagó: “seré el guardián del proceso electoral”.

VIOLA LA CONSTITUCIÓN

Conforme a su agenda personal, centrada en el proceso electoral que inicia en septiembre, y será el mayor de la historia del país, el presidente López tiene una fijación: que “el pueblo bueno y sabio” recompense su trabajo de 3 años y le confirme el respaldo ofrecido en 2018 con el cual obtuvo un aplastante triunfo que lo convirtió en el Presidente más votado en la vida democrática de México.

De ahí su urgencia por desprestigiar y debilitar al Instituto Nacional Electoral (INE) y la pretensión de acortar los tiempos para los que fueron elegidos-designados los 7 consejeros que conforman el Consejo General a falta del nombramiento de los otros cuatro por haber finalizado sus gestiones: Marco Antonio Baños, Pamela San Martín, Enrique Andrade González y Benito Nacif.

Su lucha es por acortar la presidencia de Lorenzo Córdova Vianello y de los consejeros Adriana Margarita Favela, José Roberto Ruiz Saldaña, Ciro Murayama Rendón, Dania Paola Ravel Cuevas, Beatriz Claudia Zavala Pérez y Jaime Rivera Velázquez. Todos ellos terminan su gestión en 2026 y ninguno pertenece a las corrientes de Morena. Los dos últimos están identificados plenamente con Acción Nacional.

Los 7 consejeros (as) en funciones han sido recipiendarios de las acusaciones surgidas en Palacio Nacional y proferidas por el presidente López, quien sostiene que el INE es un órgano sumamente costoso y sus integrantes ganan salarios que rebasan los 200 mil pesos

No hay semana en la que el Jefe del Ejecutivo deje de hacer señalamientos contra el INE y sus consejeros, porque presupone que tienen compromisos políticos y que durante las elecciones de 2021 no serán imparciales.

Córdova Vianello ha respondido con dureza y externado su preocupación por los “ataques infundados” provenientes del Ejecutivo federal.

Al anunciar que será el “guardián de las elecciones”, porque cono “ciudadano puedo hacer cualquier denuncia si hay fraude”, el presidente López viola flagrantemente el artículo 134 de la Constitución, cuyos párrafos 7, 8 y 9, a la letra dicen: Los servidores públicos de la Federación, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, tienen en todo tiempo la obligación de aplicar con imparcialidad los recursos públicos que están bajo su responsabilidad, sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos.

La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público.

Las leyes, en sus respectivos ámbitos de aplicación, garantizarán el estricto cumplimiento de lo previsto en los dos párrafos anteriores, incluyendo el régimen de sanciones a que haya lugar.

LA VIGILANCIA ELECTORAL

Obsesionado por obtener resultados similares a los de 2018, el presidente López ha ordenado al secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, no avalar los créditos que los gobernadores están solicitando a las instituciones financieras y bancarias que operan en el país, porque ese dinero “lo quieren utilizar en las elecciones” y buscarán comprar votos.

Viola le ley electoral porque el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación son los órganos autónomos constitucionales para la organización, desarrollo, cómputo y declaración de legalidad de los comicios. El Tribunal otorga las constancias de mayoría después de revisar todas y cada una de las quejas que presentan los partidos políticos y los candidatos en particular.

Ante la rebelión de gobernadores que demandan recursos para cubrir los gastos ejercidos con recursos propios por la pandemia del Covid-19, y que frente a la negativa federal de otorgarlos solicitaron créditos a los bancos a fin de garantizar salarios y obras necesarias para sus entidades.

Pero el presidente no lo mira así. Con firmeza –sin aportar pruebas sobre el particular- sostiene que el dinero lo quieren para cometer fraudes en las próximas elecciones.

Las respuestas de los mandatarios no han sido en tono amable y la actitud presidencial está forjando que más gobernadores se unan en una especie de bloque antiAMLO, que representa una seria amenaza para la gobernabilidad del país.

El presidente no cede en sus posturas y endurece cada día más su discurso en contra de las oposiciones políticas y de la sociedad civil que ha salido a las calles en sus autos para reclamarle sus acciones y pedir que no vaya a sus estados porque “no eres bien recibido”.

Durante las recientes giras realizadas por el Jefe del Ejecutivo federal los recibimientos no han sido amables. Incluso en estados en donde gobierna Morena y sus aliados, las manifestaciones en su contra se han multiplicado.

Lo mismo en Veracruz que en Morelos, en Tabasco –su tierra natal y gobernada por su compadre de grado Adán Augusto López Hernández- y hasta en Oaxaca las protestas se han vuelto álgidas lo que le permite al presidente calificarlas como parte de la organización que los neoliberales y sus adversarios han formado para derrotar a los candidatos de Morena en las próximas elecciones.

El mayor temor del presidente López es perder la mayoría en la Cámara de Diputados, porque sin ella no se aprobarán las iniciativas de ley que reformen la Constitución. Perdería la mayoría calificada.

SU AGENDA ES ELECTORAL

Olvidando que en la democracia los ciudadanos suelen premiar o castigar a sus gobernantes y que la función de todos los partidos políticos que participan en las contiendan electorales es la de obtener la victoria porque no se trata de una Olimpiada sino de una lucha por el poder.

El barón Pierre de Coubertin, fundador de los juegos olímpicos, pregonaba que “lo importante no es ganar sino participar y competir”, frase que no aplica para los partidos políticos.

El presidente López descalifica a las oposiciones y sus adversarios conservadores “que están moralmente derrotados” y aún con esa afirmación conforme se acerca la fecha de las elecciones sus temores son mayores.

Porque en sus 19 meses de gobernar no ha logrado un éxito en materia económica, no ha impulsado la creación de empleos con excepción de sus becarios y sembradores de vida que reciben recursos del erario público y atención en salud sin pagar impuestos ni cotizar con las instituciones del sector; mantiene la reyerta con el sector privado con el que no tiene diálogo y dirigió las reuniones a la Secretaría de Economía.

El mal manejo para atender y frenar la pandemia del Covid-19 le ha generado costos políticos de enorme magnitud y por ello desoyó las recomendaciones de su vocero sanitario y reinició sus giras de “trabajo” no para inaugurar obras, acudir a un informe de gobierno sino para tener presencia y estar en su hábitat de comodidad.

Desde su tercera campaña para lograr la Presidencia de la República y en calidad de candidato inició la retahíla en contra de los órganos autónomos constitucionales y ya investido como Presidente Electo y cinco meses más tarde como Presidente Constitucional arreció las críticas. De entrada, condenó que los funcionarios de aquellos ganaran salarios mayores de 200 mil pesos cuando él se fijó 100 como remuneración; después, sin comprobar nada, lanzó la acusación de los fraudes electorales.

Desde la Cámara de Diputados en donde Mario Delgado jefatura al grupo parlamentario de Morena y sus aliados: PES, PT y PVEM, se lanzó la propuesta, que no iniciativa, para que la presidencia del INE fuera rotatoria y quien la ocupara solamente permaneciera 3 años. La elección-designación de los consejeros realizada por el Pleno de la Cámara determina en tiempo y forma cómo se integrará el Consejo General del INE y quién lo presidirá por los siguientes 9 años.

La Gaceta de la Cámara de Diputados público el 7 de abril de 2014, que la Cámara de Diputados recibió comunicación del Instituto Nacional Electoral en la que señala que con fecha 4 de abril del mismo año, se llevó a cabo la toma de protesta del consejero presidente y de los diez consejeros electorales designados, y en consecuencia quedó formalmente instalado el Consejo General del Instituto Nacional Electoral.

Al presidente López le preocupa también que en los comicios del 2021 y la consulta del 2024 para la revocación de mandato, participen nuevos partidos, uno de ellos, el formado por su acérrimo rival: Felipe Calderón Hinojosa, a quien nunca reconoció como Presidente Constitucional y lo llegó a tachar de usurpador. Ya sentado en la silla presidencial lo llamo “el comandante Borolas”.

El INE estima que a finales de julio determinará si Redes Sociales Progresistas, Grupo Social Promotor de México y Encuentro Solidario, Libertad y Responsabilidad Democrática y Fuerza Social cumplieron con los requisitos para otorgarles el registro de partidos nacionales. Cuando menos tres de ellos lo obtendrán y dispersarán los votos.

EL GUARDIÁN DE LA GALAXIA

Para el presidente López vigilar las elecciones, con lo cual se retrocede 30 años en la vida electoral de México, es fundamental y por ello se declara el “guardián de las elecciones”.

En su vía láctea, el presidente considera que le harán trampa a los candidatos de Morena que buscarán ganar más de 200 distritos electorales federales con destino a la Cámara de Diputados, los 15 que irán por las gubernaturas en juego y los mil 924 aspirantes a las alcaldías locales además de los 504 legisladores locales.

Ante su pretensión, violatoria de la Constitución –artículos 41 y 134- y de las leyes secundarias que forman el marco electoral, el INE y el Tribunal Electoral tienen bajo el brazo el as de ases: la legalidad.

 

Acerca de misionpo 9761 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.