La Delincuencia Organizada Viaja en Caballo de Hacienda

Los Dados de Dios

*Hay Preocupación por Sólo dos Tipos de Criminalidad

*¿Y no Existen los Delitos “Cuello Azul”, de “Cuello Verde”

*Tampoco los Juveniles, ni los de “Cuello Rosado”

Por Nidia Marín

Habló de la delincuencia común y la de cuello blanco, pero bien se cuidó el Presidente en su denominado “informe” de no molestar ni con el pétalo de una rosa a la delincuencia organizada. ¿De qué se trata?

Sólo mencionó dos. En el caso de los delitos de “cuello blanco” ha sido definido por el sociólogo Sutherland como “un delito cometido por una persona de respetabilidad y status social alto en el curso de su ocupación”. En México, existió, existe y existirá, porque las autoridades no cumplen la ley, sino que la utilizan políticamente y en beneficio propio.

Tampoco se refirió a otros tipos de criminalidad existente en México, como la de “cuello azul”, cometida por profesionales y trabajadores; la “juvenil”, que ésta palabra lo dice todo; la de “cuello rosado” (delitos que cometen las mujeres oficinistas); la de “cuello verde” (cometida por científicos, por ejemplo, con la fibra óptica) y la delincuencia organizada.

En este último caso, en 2020 el índice sobre Delincuencia en África elaborado por la UE califica a México con 8.25 de 10 posibles. Con el mismo ocupa el primer sitio en los mercados delictivos en las diez actividades delictivas, entre las cuales están: la marihuana, la heroína, el tráfico de armas, ilícitos contra la flora y la fauna.

Sí, en nuestro país, precisa el IMCO, La inestabilidad entre carteles ha aumentado la violencia en México. Los carteles que eran considerados dominantes se han fragmentado. Esto ha provocado una lucha de poder y de control de terreno.

Insight Crime, a su vez, ha señalado que en México están “las organizaciones criminales más grandes, sofisticadas y violentas del hemisferio”. También ha precisado que trafican con drogas ilegales, contrabando, armas y personas “y lavan sus ganancias a través de cambistas, bancos regionales y locales y proyectos económicos”.

En cuanto a los “crímenes de cuello azul”, abundan. En el trabajo “La Criminalidad de Cuello Azul, Civilidad, Ciudadanía y Prevención. Reflexiones en Torno a México” José Antonio Álvarez León, Profesor Titular del Posgrado en Derecho y Política Criminal, FES Acatlán UNAM, escribió en 2016: “En México, la impunidad se ha ido enraizando desde la construcción misma del sistema político, por ello permea cada rincón y espacio de las instituciones, por lo que entonces, las prácticas sociales son en gran medida conflictivas, violentas, delictivas y corruptas”

También expuso: “… puede el profesional o prestador de servicio o empleado elegir tiempos de actuar, modos y premios (ganancias objeto del delito), por eso estos delitos se diversifican por su acción y se concretan por el modo de lesión que es “el enriquecimiento a costa de”; el activo puede decidir, engañar, ocultar, omitir, inducir a acciones, chantajear, presionar, etcétera…”

Y está la delincuencia juvenil, sobre la que René Alejandro Jiménez Ornelas, de la UNAM,  en su trabajo “La Delincuencia Juvenil: Fenómeno de la Sociedad Actual” dice, por ejemplo:

“En general, la principal causa generadora de la delincuencia, para los habitantes de las zonas urbanas del país, es la desintegración familiar, en segundo lugar, la crisis económica y la pobreza, seguida por el consumo de drogas y alcohol. Estos resultados están íntimamente relacionados con las creencias de que la familia es la principal institución formadora de valores y en ella recae la responsabilidad de los actos de sus miembros”.

Asimismo: “Por otro lado, existe la idea de que la actual situación que enfrenta el país en materia económica, política y social ha llevado a un número cada vez más alto de personas a delinquir”.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana, “la representación que tienen los sujetos de la violencia delictiva está estructurada en el estereotipo y creencias que se tienen del delincuente. A partir de esta representación se va estructurando la explicación otorgada a la delincuencia y de sus efectos sobre la población”.

En este mismo estudio se encontraron relaciones entre las causas de la delincuencia y las medidas para combatirla.

Sobre la delincuencia común mejor ni hablamos. Está consumiendo al país.

Menos mal que esa sí le preocupa, según lo dicho en su aburrido y repetitivo “informe”.

Acerca de misionpo 8724 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.