Reto Monumental la Recuperación del Turismo, una vez que Pase la Pandemia

Itinerario Turístico

Por Arturo Lino Guzmán

El panorama para el turismo no es halagador y lejos está de ser optimista, pues la pandemia del Coronavirus (COVID19) empezó a hacer estragos en tan sólo tres semanas de haberse presentado en el país y es sólo el comienzo de una crónica anunciada en uno de los sectores más vulnerables a este tipo de emergencias sanitarias. Las consecuencias son impredecibles por la magnitud del problema.

En primer lugar, llevará varios meses salir de la crisis y por ende tiempo a los sectores tanto  público como privado, para reponerse del impacto y es posible que, de no complicarse más la pandemia (y de acuerdo a las estimaciones de los expertos), será hasta el último tercio del presente año cuando inicie la cuesta de la recuperación, una vez conocidas las dimensiones del daño, pues cabe recordar que en 2009 cuando la Influenza azoló a México, llevó dos años a la industria turística reponerse.

Hoy, las condiciones son más delicadas, el mundo está en una grave situación en cuanto a la actividad turística, ya que prácticamente no hay viajes internacionales; se han cerrado fronteras; las aerolíneas nacionales e internacionales disminuyeron y cancelaron vuelos; se registran suspensiones de cruceros y poca gente decide trasladarse por carreteras, por lo que el pronóstico para 2020 de captar 46.2 millones de turistas extranjeros que llegarían al país (unos 3 millones  más con relación a 2019 que significan 2.7 por ciento de incremento) difícilmente se cumplirá.

También, la expectativa de recibir 26 mil millones de dólares en divisas (8.7 por ciento más con relación al año previo) y asistir a 13 ferias mundiales con un pago ya realizado de 20 millones de dólares por derechos para instalarse con pabellones de nuestro país, la creación de 95 mil nuevos empleos en el sector, la promoción a través del Consejo de la Diplomacia Turística y la operación “toca puertas” se irán prácticamente por la borda.

Se hacen esfuerzos porque se mantenga la calma, pero es indudable que hay preocupación y hasta desesperación, sobre todo en las áreas hotelera, restaurantera y de prestación de servicios turísticos que ya resienten los efectos de esta pandemia que nos llegó en un momento poco oportuno, toda vez que se mantenía un ritmo de crecimiento bastante aceptable que nos daba opción de captar importantes divisas, cuando apenas se ponían en práctica algunas acciones diseñadas por el actual gobierno para acelerar el desarrollo del turismo en México.

La situación es delicada, por la caída de los precios del petróleo, una de las principales fuentes de ingresos externos para el país; por la difícil situación en la que viven en Estados Unidos nuestros connacionales radicados allá y ahora, habrá que ver si se tendrá una disminución en las remesas, en tanto, se presentará un retroceso inevitable para el sector. Tan sólo los destinos vacacionales más importantes que captan flujos de turistas internacionales, ya registran una baja en sus ocupaciones hoteleras, al igual que los restaurantes, bares y los centros de entretenimiento o espectáculos.

Mientras que los empresarios del sector buscan apoyos gubernamentales para que no se pierdan fuentes de trabajo, al aplicar diferentes esquemas para sus empleados y trabajadores en sus establecimientos (darlos de baja temporal o adelantar vacaciones, sin goce de sueldo o con pago parcial en sus salarios), en tanto dure la pandemia. Son parte de las medidas que se instrumentan para evitar mayores repercusiones negativas. De acuerdo a la presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo  (WTTC por sus siglas en inglés), Gloria Guevara, en el mundo se pueden perder de entre 50 a 63 millones de empleos en el ámbito turístico y México será uno de los países más afectados en ese renglón.

El Secretario de Turismo federal, Miguel Torruco Marqués, hizo un llamado a la comunidad turística en donde señala que “los mexicanos, en momentos difíciles, siempre hemos demostrado que unidos: Federación, estados, municipios, sector social, iniciativa privada y ciudadanía en general, somos capaces de trabajar hombro con hombro para superar cualquier adversidad”.

Por lo anterior, y “a fin de estimular el espíritu y el ánimo del sector turístico de México y de todos nuestros hermanos mexicanos, y aliados en el extranjero”, exhortó a distribuir un video en inglés y español, que “formará parte de una campaña que busca proyectar la fortaleza de México en materia turística”.

El turismo está ante la prueba más trascendental en su historia por múltiples razones: el flagelo del Coronavirus que se ha tornó en pandemia, por un lado; por las decisiones que se tomen en los sucesivo en cuanto a las políticas públicas sobre el sector; de si habrá suficientes recursos oficiales o presupuestos para obras oficiales y de esa manera paliar las pérdidas que se tendrán por el efecto COVID-19 y de si se va a mantener el interés de los dueños de capitales foráneos y locales, en hacer inversiones para proyectos turísticos. Esta pandemia no se compara con nada de lo que ha vivido el turismo desde los años 50´s cuando México inició su despegue en tal actividad.

Lo cierto es que este año estará prácticamente perdido, pues no creemos que se tendrán las condiciones para lograr un repunte pronto es posible que la recuperación podría tardar, de acuerdo a la gravedad de la pandemia y su duración.

El reto es monumental y la tarea de dimensiones enormes. Esperamos que haya estatura social y política para pasar estos momentos amargos y los que le siguen.

Acerca de misionpo 14103 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.