Ratoneras del Poder Para la IP

Por Joel Armendáriz

Dos cenas de “amistad” que terminaron en la foto y la declaración presidencial: se recaudaron mil 500 millones de pesos. La otra, con representantes de la Cámara Americana de Comercio en donde estuvo presente el director de Walmart.

Sin que se diera acceso a los medios de comunicación, el presidente López Obrador, como encantador de serpientes, tocó la flauta y todos los siguieron. Pareció el intérprete de Hamelin… aunque los seguidores no eran roedores.

¿Qué pasó después de las cenas amistosas?

A los empresarios, los grandotes, el Sistema de Administración Tributaria les hizo arrugar el ceño. De la noche a la mañana se dieron a conocer, de manera oficial, que América Móvil, la de Carlos Slim, el amigo y defensor del presidente, debía 8 mil millones de pesos de impuestos. Surgió la aclaración: ya se pagó. Y no hubo respuesta del SAT.

Luego habría de venir el llamado de atención para los contratistas interesados en participar en la construcción del Tren Maya. La advertencia: aquellas empresas que no cumplan en tiempo y forma serán exhibidas.

Los de la IP ni pío dijeron. Como los mariachis, callaron… como lo han hecho a lo largo de los 15 meses de gobierno formal y pareciera que se convirtieron en comensales que disfrutan de la vianda en la que las ancas de sapo son el manjar del día.

Más tarde y aunque la información surgió a temprana hora, se confirmaba que Walmart adeuda 105 mil millones de pesos por concepto de impuestos. Y la minorista más grande del mundo, no ha respondido.

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, ha mostrado la mano dura con aquellos empresarios, nacionales y extranjeros, que participaron en las Rondas para adquirir derechos en diversos polígonos del país y extraer crudo y gas.

EL SAT, POR LA RECUPERACIÓN DE 197 MIL MILLONES DE PESOS

Después de las cenas –que en la primera representó el conocido pase de charola “que fue pública”, reconoció el recién reelecto presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) Carlos Lomelí Salazar- y ante la exposición realizada por el Jefe del Ejecutivo de lo que logró recaudar para la rifa-no-rifa del avión presidencial, presuntamente las asperezas entre el sector privado y López Obrador habrían quedado en el pasado.

Sin embargo, la respuesta fue sorprendente: el SAT va por la recuperación de 187 mil millones de pesos que deben los grandes causantes mayores.

Hasta el cierre de esta edición, solamente América Móvil salió a desmentir que tuviera adeudos por concepto de impuestos. El SAT no admitió públicamente que, en efecto, no debe nada la empresa.

Pero están 5 mil empresas y empresarios en el ojo del huracán y se buscan sus registros contables y sus declaraciones de impuestos, para cotejarlos y cruzar la información.

Informes no oficiales, pero no desmentidos, revelan que la jefa del SAT, Raquel Buenrostro, ya realizó las primeras indagatorias y tiene elementos para iniciar acciones para recuperar los impuestos no pagados.

NO HAY LUNA DE MIEL ETERNA

Aunque los miembros del gabinete presidencial, los legisladores de Morena y funcionarios de menor rango pero involucrados en la toma de decisiones para estimular la inversión privada han sostenido que entre la IP y el Gobierno hay una “luna de miel permanente”, la realidad desmiente su existencia.

Los indicadores del INEGI correspondientes a 2019 muestran la desaceleración económica en sectores que generan el mayor número de empleos como son el de la construcción y el comercio, pero en Palacio Nacional se tienen otros datos.

Suficientes voces de expertos, académicos y políticos, de la oposición por supuesto, han señalado que el Producto Interno Bruto para este 2020 no tiene asideras para alcanzar el prometido 4 por ciento. Las calificadoras y las instituciones financieras globales, además de las locales, señalan que uno de los grandes problemas para incentivar la economía es la falta del ESTADO DE DERECHO y que aderezado con la constante descalificación hacia los fifís y minoría rapaz que conjunta el sector privado, nacional y extranjero, impiden que la confianza florezca.

Por ello, la luna de miel no es eterna aunque se diga que el diálogo con los “empresarios con sentido social” ya rindió frutos.

Quizá florearon los árboles, pero no produjeron el esperado fruto que alimente el bolsillo de aquellos que, como lo expresan los economistas, no tienen patria y sí solamente intereses.

Si no se garantiza recuperación de los recursos invertidos con el incremento sustancial que esperan los inversores y si un día hay apapacho y al otro desprecio, nada se logrará para que el país avance.

Aunque la claridad está a la vista, el Presidente insiste en tocar la flauta y con su música convencer… de momento. Porque las inversiones no llegan y el diálogo amistoso no ha producido resultados.

Los datos duros del INEGI no mienten… aunque los otros, los que tiene el habitante de Palacio Nacional, digan lo contrario.

El queso en la ratonera atrae, pero no atrapa.

Acerca de misionpo 9876 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.