Con 109 Años, la Sacrosanta Revolución Necesita Oxigeno

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez
Aquello que se construyó gracias al estallido social que buscó y logró derribar al dictador –aunque su talento aún se respira en el país al que hizo progresar en difíciles momentos- y establecer el reconocimiento de los que menos tienen para incorporarlos a los beneficios por el triunfo de la Revolución Mexicana, comienza a desaparecer de manera insólita.
¿Quiénes fueron los que más lucharon por conseguir el trato digno?
¡Los campesinos!
Sí, los que ahora están estigmatizados por el gobierno de la 4t y que son tratados como mexicanos no de segunda sino de cuarta. Porque sus dirigentes –le guste o no al gobierno los representan ante quienes ejercen el poder público- son corruptos y se roban el dinero. Hoy la política de subsidios desaparece y en su lugar se propone que los hombres del campo formen una Financiera Rural Agropecuaria –que por cierto, existe y cuenta con recursos para apoyar diversos programas del campo, pero no lo hace- como si quienes apenas saben leer, escribir y sumar y restar pero no dividir estuvieran capacitados para administrar los recursos propios, que no los del Gobierno –que tampoco son de él sino de quienes pagamos impuestos- y de esa forma nadie más que ellos obtengan los beneficios.
Una política educativa que la Revolución estableció como gratuita, laica y universal, cambió para mal. Estados como Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Morelos, Chiapas, entre otros, tienen el “privilegio” de formar el five-top de la mala educación. La promesa del movimiento de proteger la salud de los mexicanos ha quedado en el olvido y el reparto de la riqueza dejó de ser un anhelo, porque ahora simplemente se otorgan recursos a quienes en 2021 podrán acudir a las urnas.
Sí, la Sacrosanta Revolución Mexicana está artrítica y no hay gerontólogos que la atiendan. Algunos tratan de hallar el origen de las enfermedades que han mermado su salud, pero difícilmente recetan tratamientos que alivien sus dolores. Le falta oxigeno porque los galenos que habitan en Palacio Nacional solo la usan pero no la estimulan para seguir viviendo.
Hoy cumple 109 años de haber nacido. Y la 4t está trabajando para enterrarla. Muchos quisieron hacerlo. Todos fracasaron. Porque la Revolución Mexicana no es solamente un movimiento social, es una forma de vivir. Sí, los mexicanos hemos aprendido a vivir con los recuerdos, las acciones, el deseo metafórico de mejorar.
Sin embargo, su nombre se usa para hablar de la lucha democrática y no para entender cuáles fueron las causas y hasta dónde se corrigieron los desequilibrios.
Durante 30 años gobernó la autocracia. Años después, tres décadas de neoliberalismo para regresar a los tiempos que propiciaron la Revolución.
Hay que estudiarla. Hay que aprender de ella. Es necesario que se le entienda y no se le interprete por la libre como se hace en la actualidad.
Los marginados aumentan y los beneficios gubernamentales están dirigidos electoralmente. Tiempo de reflexionar si la Revolución Mexicana buscó eso.
E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM

Acerca de misionpo 10359 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.