“Heli”

Del Cine y las Leyes

El Infierno por Accidente

Por Horacio Armando Hernández Orozco

“Heli”, película independiente mexicana, dirigida por Amat Escalante, con la actuación de Armando Espitia (Heli), Linda González (Sabrina), Juan Eduardo Palacios (Alberto-Beto) y Andrea Vergara (Estela); cuyo estreno fue en 2013, en la sexagésima edición del Festival Internacional de Cine de Cannes.

Heli es un joven recién casado y que es padre de un bebé de pocos meses de edad; vive un pequeño pueblo de Guanajuato con su hijo, su esposa Sabrina, su padre y su hermana menor, Estela, quien tiene 13 años, y se enamora de Beto, un chico de 17 años que entrena para ser militar.

Este filme narra lo sencillo y cruento que puede ser relacionarte por cuestiones azarosas con gente dedicada al narcotráfico; en el festival de Cannes tuvo opiniones divididas con motivo de las secuencias tan explicitas de violencia que muestra la película, pero más allá de ello, lo cierto es que se refleja la cotidianidad del terror delincuencial.

¿POR QUÉ TANTA VIOLENCIA?

La historia inicia con dos personas torturadas que son trasladas en la caja de una camioneta pick up, sus captores llegan a un puente peatonal en el cual cuelgan el cuerpo de uno de ellos, dejando al otro intacto tirado.

Un inicio así en cualquier película prepara al espectador para que espere toda la violencia posible, con la mayor crudeza que lo permita y justifique la historia; y así sucede.

En el pueblo donde se desarrolla la trama, la mayoría de los habitantes o son militares, narcotraficantes o trabajadores de una planta de armado de automóviles establecida ahí, una situación muy común en varias regiones del país, sobre todo donde se han establecido maquiladoras o armadoras de automóviles; pero no se entendería porqué en un pequeño poblado exista una actividad relacionada al narcotráfico, lo único que podría pensarse es que no importa que tan grande o pequeño sea un lugar, la delincuencia siempre estará presente.

HAY DECISIONES QUE MATAN

Estela está enamorada de Beto y él intenta formalizar su relación, pero ella se niega por temor de quedar embarazada, y las consecuencias de esto; Beto le propone huir del pueblo para casarse en secreto, y para obtener el dinero necesario, roba dos paquetes de cocaína decomisada, los cuales piensa revender, pidiéndole a Estela que los oculte en su casa.

Hay malas decisiones seguidas de consecuencias funestas y en ocasiones fatales, tan es así que la idea de huir con una menor de edad, ya es de por sí mala idea, y robar dos paquetes de droga para revenderlos es aún más nefasta que la primera.

Heli descubre los paquetes en el tinaco de la casa, y al no querer involucrarse en el narcotráfico decide deshacerse de ellos, tirándolos a un estanque; cuando los militares descubren esto, van a la casa de Heli, matan a balazos a su padre, y se llevan a Heli y a Estela.

Es claro que estas decisiones erróneas no pueden traer cosas buenas; el espectador podrá cuestionar si Heli hizo lo correcto o no al deshacerse de los paquetes de droga, pero ¿le era exigible acudir ante las autoridades y entregarlos? ¿Acaso la autoridad creería su versión? ¿Saldría bien librada su familia de esto?

LA TORTURA COTIDIANA

El comando armado decide trasladar a Beto y a Heli a una casa de seguridad, en donde son entregados a dos personas que se van encargar de darles un “castigo ejemplar”, ambos son colgados del techo y golpeados con un palo en la espalda, pero a Beto le prenden fuego en los genitales.

Como en su momento lo señaló Fernanda Solórzano, especialista en crítica de cine, la imagen trastornó a un buen número de críticos en el festival de Cannes; escena que por sí sola es fuerte, pero a ello debe aderezarse el hecho de que la cruenta tortura es presenciada por una ama de casa, probablemente madre de alguno de los perpetradores, tres menores de edad y un preadolescente, que entre incredulidad y gozo son testigos de tal violencia, y si esto no fuese suficiente, hay que agregar que uno de los verdugos invita a los menores a ser partícipes activos del castigo, como una enseñanza temprana de cómo aplicar la tortura.

La escena es perturbadora por cualquier lado que se le vea, pero el espectador debe estar consciente de que ello es una constante en México, al menos en los últimos años en que la violencia es desalmada y con saña; es una constante a la cual la sociedad se ha venido acostumbrando, por desgracia y desafortunadamente.

Para un espectador mexicano, lo que narra Heli es repulsivo, pero no un shock, es inquietante porque se ha convertido en cotidianidad.

Pero más allá de los actos violentos, el logro de esta película radica en mostrar la existencia amoral y sin sentimientos humanos de los perpetradores de la tortura, inclusive de sus personajes en general; por ejemplo, Heli no sabe transmitir sus emociones hacia su esposa Sabrina, ésta piensa abandonarlo porque está harta de la falta de cariño de su esposo, la joven Estela piensa en fugarse a escondidas con Beto, quien no registra emociones, y antes de buscar conseguir dinero en forma honrada decide robar los paquetes de droga a sus propios superiores militares, quienes están coludidos con los propios narcotraficantes.

Esta cinta es el reflejo de un mundo dolorosamente real, al menos en algunas regiones de México, al mostrar la violencia que se produce a causa del narcotráfico, en el contexto que la engendra y las circunstancias que la despiertan; y así de simple, una familia que vive alejada del mundo del narcotráfico, de súbito se interrumpe esa paz y se ve envuelta y en contacto con bandas criminales, que no saben de razones, que actúan como bestias y que su única forma de comunicación es la violencia.

Después de la tortura, Beto es colgado de un puente y Heli regresa a casa, donde le tocara vivir un nuevo horror, el de la burocracia institucionalizada que no cree su versión y no hacen nada para encontrar a Estela, quien ha desaparecido.

Heli, una película fuerte, dura, con violencia explícita, pero ¿qué la distingue frente a las noticias televisivas o portadas de periódicos que muestran imágenes de decapitados, calcinados o mutilados?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 5833 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.