Dos Tercios de los Estados en Rezago Leve o Intenso: INEGI

Lascas Económicas

*Agricultura y Minería han Salvado al País, a Punto de Recesión Total

*En las Actividades Terciarias ni Frío ni Calor: Cero por Ciento

Por Jaime Contreras Salcedo

Pues nada, amigos, le tenemos otros datos, irrecusables, irredimibles, inequívocos y oficiales. El crecimiento en términos reales del Producto Interno Bruto en los últimos seis trimestres, es decir, los últimos nueve meses de Enrique Peña Nieto y los primeros nueve de Andrés Manuel López Obrador, es cero. Pero para que vean algunos que “no hay recesión”, el repunte ya pormenorizado es de 0.02 por ciento. ¡Buenas noticias!

El problema, Houston, no es quedarnos en cero, ni frío ni calor. No. Lo que realmente debería importarnos es cómo está creciendo el país en su conjunto. Los datos del INEGI también, en ese sentido, son imperdibles: las actividades primarias, agricultura y minería básicamente, nos han mantenido a todo el país. Sí. Con todo y lo ninguneadas que están tuvieron un repunte del orden de 4.2 por ciento en los primeros 270 días de este ejercicio.

El pequeñísimo problema del problema, como habrá de comprenderse, es que a lo largo de este lapso, las secundarias, o sea toditita la producción tuvo un saldo negativo de menos 1.8 por ciento, porcentaje adverso que se ha venido acentuando si se le compara con el segundo trimestre del propio 2019, mientras que en el caso de las actividades terciarias, los servicios pues, no registran crecimiento alguno, pero tampoco pérdidas, que ya es decir, siempre acorde con el instituto de marras.

Vamos a seguir emproblemándonos: en vista de que en eso de la desigualdad somos reyes, dentro de una región del mundo, Latinoamérica, que es de la más desiguales del globo en eso de los ingresos, pues en este mismo momento le vamos a dar una probadita de que eso ha venido ocurriendo, precisamente, en los primeros tres trimestres del año. Revisemos juntos la frialdad de los números.

Siempre según el INEGI, tenemos que Tabasco es la entidad del país -¿quién habrá nacido ahí, por ventura?- que se ha desplomado más en el periodo julio-septiembre de este año, contra igual lapso del 2018, del orden de -10.3 por ciento, aunque esta baja se ha visto atenuada si se le compara con el periodo abril-junio pasado. Solo ha caído -2.6 por ciento. Alabado sea el señor de los suelos.

Pero como ya estamos encarrerados, nos venimos a enterar que los pobres pobladores de Baja California Sur, además de padecer a sus oscuros gobernantes y estar agobiados por narcos y otras linduras, también se han encarado con una realidad cotidiana, en donde el retroceso del PIB local anualizado es de -7.2 por ciento y de -5.2 contra el segundo trimestre de este 2020. Le siguen a la baja Zacatecas con -3.4 por ciento, así como Oaxaca y Chiapas, con sendas caídas anualizadas del orden de -2.6 por ciento, si bien se notan desaceleraciones menos pronunciadas si se comparan estas cifras contra el trimestre precedente.

Para no angustiarle demasiado, déjenos decirle que se han notado descensos notables en los productos locales de los estados de Campeche, México, Michoacán, Guerrero, Morelos, Sinaloa, San Luis Potosí, Puebla, Hidalgo y Guanajuato. La mitad del territorio nacional.

Con crecimiento anualizados incipientes (no necesariamente fifís, aunque quizá así quieran denominarlos), siempre en el mismo lapso, el INEGI pormenoriza que hay, existen pues, en Baja California, Coahuila, Colima, Chihuahua -el PIB más alto de todas las entidades, con 4.2 por ciento-, la Ciudad de México, Durango, Jalisco, Nayarit, Nuevo León Querétaro, Quintana Roo, Sonora, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán. Descanse.

Ya en términos del segundo contra el tercer trimestre, para no arruinarle la tarde con tanta cifra, le podemos precisar que dos terceras partes de la población mexicana vivimos en entidades pobres que no levantan cabeza, y el resto en el campo de los machuchones adinerados y ricardos, por darles un eufemismo adecuado, acorde con los tiempos.

Y, ¿qué cree? Con todo y eso de que tienen que padecer a Donald Trump, la economía de Estados Unidos repuntó en el periodo julio-septiembre pasado en 1.9 por ciento. Por ello no fue sorprendente que ante expectativas más o menos positivas –con mucho que también un alza inferior a 2 puntos se considere mediocre a nivel global-, la Reservas Federal bajó hace un par de días la tasa de interés primarias para situarla entre 1.5 y 1.75 por ciento, aduciendo que el objetivo es mantener la expansión de la economía estadounidense frente a las amenazas globales e influye en un gran número de préstamos de consumo y comerciales.

No sería extraño que el Banco de México volviera a reducir en 50 puntos base sus propios réditos primarios, pero estarían muy lejos de los que pagan en la Unión Americana, bajo la premisa según la cual hacerlo traería incertidumbre y nerviosismo entre los agentes económicos, sin soslayar presiones inflacionarias sobre determinados productos y servicios.

Lo importante, al final de este camino, es que no vemos de dónde pueda asirse la economía, los productores, los asalariados, los no asalariados y demás caramelos, bolitas, caballeros, señoras y señoritas. Y no nos vengan con eso de que no importa el crecimiento, sino el bienestar “de la gente”, cuando estamos presenciando que no tenemos hacha, calabaza ni miel. Así es esto de la mundana realidad.

Por lo pronto, estas  Lascas Económicas andan relajadas viendo si se muda con otras piedras a donde se crezca, haya bienestar y no tiemble. Por ejemplo, Chihuahua. Y le espera con toda tranquilidad en esto de la vida, en este espacio, la semana entrante. Jacs95@hotmail.com.

 

Acerca de misionpo 10473 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.