Exposición de ‘Alien’, llega al Festival de San Sebastián, España

El próximo 26 de octubre, la Sala San Jerónimo del Festival de San Sebastián, España, se llenará de monstruos en una exposición que tiene como objetivo rendirle un homenaje al artista suizo Hans Ruedi Giger, a 40 años de su máxima creación: Alien.

La muestra, Creators of Legends, reúne artistas de México, Estados Unidos, Australia, España, Francia, Polonia y Alemania que inspirados, por la obra de este afamado autor, desarrollan sus propias piezas de pintura, escultura, dibujo y fotografía.

Entre los 60 artistas participantes se encuentran el propio Giger; Joan Castrejón, de España; Aline Duhart, Alejandro Pinpon y Ana Gabiño, de México. Asimismo, la obra de José Manuel Schmid, quien falleció recientemente, pero que cuando vivía participó en la primera exposición que se organizó del artista suizo en la Ciudad de México, siendo un gran conocedor de la plástica y del horror.

Curada por César Oropeza y Carlos Arenas, Creators of Legends presentará una propuesta con una instalación de dibujos, Bestiario de Orión, para celebrar los 500 años del natalicio de Leonardo Da Vinci, y los 40 de Alien, que finalmente catapultó a Giger a la fama e hizo que fuera reconocido con el Premio Óscar en 1979, a los mejores efectos visuales por Alien, el octavo pasajero.

La exhibición también incluye la muestra Nekrós Opsis, actualmente exhibida en el Museo de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y que hace referencia al procedimiento técnico y científico por el cual se estudia un cadáver humano, para tratar de identificar posibles causas de muerte.

La propuesta de Oropeza y Arenas se completa con Abztractor, exposición de arte abstracto en la que participan artistas como Alberto Castro Leñero, Leonor Hochschild, Manolo Cocho, Ana Gabiño, Elia Amador, Gabriela Sánchez Apodaca, Diego Guerra, Fernando Cardoso, y que fue inaugurada el 6 de octubre en el Castillo de Mühlberg Alemania, y trasladada recientemente a España, para participar en San Sebastián.

La obra de Giger “nos incentivo a desarrollar un bestiario que fuera inclusivo y hablara de organismos y animales de este mundo. Que hiciera una reflexión sobre los organismos de nuestro planeta, así como la flora y fauna de éste. Los artistas participantes nos hicieron llegar personajes alienígenas y extraterrestres, en medio de una estética mórbida que es profundamente reflexiva entre la vida y la muerte”, dice César Oropeza.

En entrevista  el artista mexicano comenta que la obra de Giger tiene que ver con los monstruos que habitan el inconsciente humano, los que se desarrollan con las posguerras; con un cataclismo que se plantea en imágenes futuristas, y que están vinculadas a reflexiones literarias de Howard Phillips Lovecraft, Edgar Alan Poe y al teatro del absurdo, por ejemplo.

“Es un autor que no se puede quedar en lo publicitario, porque además ha inspirado muchas cuestiones a nivel estético y de moda. Sigue teniendo una aportación plástica que en algún momento no fue valorada artísticamente por estar vinculada al cine. Pero como artista plástico, gráfico, arquitecto y diseñador aportó mucho”, comenta.

A él lo perseguían los monstruos. Incluso gente que lo conocía como su ex esposa, Sandra Beretta, decía que no podía dormir con la luz apagada, porque se llenaba de imágenes que lo abordaban, lo inquietaban y que sólo podía exorcizarlas con la pintura o el dibujo, menciona el curador mexicano.

La técnica de aerografía fue el recurso perfecto para él. Le permitió hacer más trabajo. La oscuridad le conllevaba distintos personajes y alucinaciones monstruosas. Alien surge a partir de su primer libro, El Necronomicon, y de ahí el cineasta Ridley Scott se inspira para convocarlo a la película. Este monstruo surgió de la estética preconcebida de Giger, pero con mucha más antelación que la cinta de Hollywood, explica Oropeza.

“Es a partir del miedo que Giger hace arte. Su papá era un farmacéutico y un hombre de ciencia. Obras como Los niños bala, por ejemplo, aluden a la carne de cañón. La idea de preconcebir pequeños soldados para que vengan a desgarrarse a la guerra de la vida, nos muestra sus grandes temores. Él tenía una gran conciencia contra la guerra. Los productos biomecánicos que hizo provienen de ese tipo de cataclismos, de las tragedias de lo que implica una Guerra Mundial, como la que vivió de joven”, explica Oropeza.

Esta exposición surgió hace tres años. Ha itinerado por diferentes lugares. Después de presentarse en San Sebastián es probable que viaje a Tampico, aunque aún no está confirmado.

Acerca de misionpo 39455 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.