Incapacidad de Reconocer los Asesinatos de Periodistas en Esta Administración

Tema Principal

*No hay Actuación Alguna Para Protegerlos

*Tampoco Condolencias Cuando los Matan

*Pero sí Hubo Compasión por “El Chapo”   

*Intercambio con el Periodista A. Rodríguez

Por Joel Armendáriz

Con la Biblia memorizada y citando a Mateo, el presidente López Obrador abrió fuego en contra de la prensa, de la libertad de expresión y lanzó el “estás conmigo o en mi contra”. Exigió tomar partido como lo hicieran Zarco que estuvo en las filas del movimiento liberal y los Flores Magón también. Por si fuera poco, pidió a la prensa –en general- “portarse bien”.

Al mismo tiempo se convirtió en la figura de Luis XIV para ser el Estado que no permite que los cortesanos hablen sin el permiso del soberano.

Desde su campaña, la cual contó con la cobertura de todos los medios de comunicación y sus discursos y declaraciones encontraron eco y espacios sin cortapisa, López Obrador calificó a sus críticos de formar parte de la “prensa fifí” representada primordialmente por el diario Reforma y ahora contra la revista Proceso., cuyas informaciones irritaron e irritan al residente de Palacio Nacional.

El Presidente cuestiona a sus críticos pero ha sido incapaz de reconocer que los periodistas son asesinados en el cumplimiento de su deber y no ha actuado para protegerlos. Ni siquiera una frase de condolencia como sí lo hizo al conocer la sentencia que le aplicó la justicia estadounidense al criminal Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Ante la declaración, Arturo Rodríguez reportero de la revista debatió con el mandatario sobre el tema.

Durante los ocho meses del gobierno de López Obrador han sido asesinados 10 periodistas. De ellos no habló jamás. Su vocero, Jesús Ramírez Cuevas solamente se ocupó de Telésforo Santiago Enríquez. En su cuenta de twitter@JesusRCuevas expresó: Telésforo Santiago Enríquez fue asesinado esta tarde. Fundó la radio comunitaria El Cafetal de San Agustín Loxicha, municipio de la sierra sur de Oaxaca. Desde el @GobiernoMX asumimos el compromiso de hallar a los responsables que atentaron contra el periodismo mexicano”. Los otros nueve son fantasmas que no vieron en la Presidencia de la República, en la Secretaría de Gobernación ni en la Fiscalía General de la República. Las procuradurías y fiscalías estatales desestimaron los casos argumentando nexos de los comunicadores con el crimen organizado. Hasta ahora nadie ha sido detenido por los homicidios dolosos.

López Obrador no baja de fifí” o “hampa del periodismo” para -según sus palabras- referirse a la “prensa conservadora”, la misma que atacó a Madero.

EL CONTROL DE LA PROPAGANDA

Para el presidente de la República, en la prensa hay corrupción y por ello ordenó reducir la partida presupuestal para la propaganda gubernamental en 50 por ciento respecto de lo gastado por el gobierno de Enrique Peña Nieto en 2018. La Cámara de Diputados aprobó 4 mil 500 millones para este rubro, que hasta el momento no se han ejercido.

El vocero presidencial ha declarado que la prensa mexicana debe realizar trabajos de investigación. Sin embargo, los canales oficiales para obtener la información, llámese INAI o la hemeroteca y los boletines o documentos de las instituciones que conforman el entramado gubernamental, son descalificados bajo el argumento de que “hay otros datos, otros números, otras informaciones”.

Ramírez Cuevas confió en entrevista con El Sol de México y la revista Contralínea que la propaganda gubernamental se dirigiría preferentemente a redes sociales y portales certificados. En mayo pasado la oficina de comunicación de la Presidencia dio a conocer una lista con los nombres de 31 periodistas que recibieron dinero de Peña Nieto.

Ninguno de los mencionados actuó ilegalmente, pero desde la Presidencia se insistió en que se trataba de comunicadores “chayoteros”.

Al Presidente, su vocero y su gabinete en pleno no les agradan las críticas. Exigen aplausos para todas y cada una de las acciones que realiza el gobierno de la llamada cuarta trasformación. AMLO habla de los medios que durante lo que él llama “el periodo neoliberal” guardaron “silencio cómplice” sobre los excesos y los delitos de la clase política, actos de corrupción, saqueo a la nación y delitos de cuello blanco.

López Obrador se ha referido a los columnistas políticos como personas a las que ni en su casa leen. Él, por supuesto, las lee. De lo contrario no estaría enterado de lo que escribieron sus críticos.

No ha dejado, coloquialmente escribiendo, títere con cabeza y lo mismo ha acusado a Enrique Krauze y Jesús Silva Herzog-Márquez de ser conservadores que a influyentes comunicadores de radio, televisión y prensa escrita.

EL DIÁLOGO Y LA EXIGENCIA

Aprovechando los reflectores que le brindan sus llamadas conferencias mañaneras, sus diálogos con los representantes de los medios, el presidente López Obrador se lanzó, parafraseando al apóstol Mateo, contra Proceso.

En un intercambio con el periodista Arturo Rodríguez, después de la recriminación a Proceso, el comunicador le respondió:

“No es papel de los medios portarse bien, presidente, con alguien”.

AMLO: “No, pero estamos buscando la transformación y todos los buenos periodistas de la historia siempre han apostado a las transformaciones”.

Reportero: “Los periodistas militantes sí, presidente. El periodismo libre necesita de sus lectores. Sigamos contando las historias que importan”.

AMLO: “Es una visión distinta, sí, pero Zarco estuvo en las filas del movimiento liberal y los Flores Magón, también”.

Reportero: “Son 150 años de distancia, presidente”.

AMLO: “Sí, los periodistas mejores que ha habido en la historia de México, los de la República restaurada, todos, tomaron partido. Y es que es muy cómodo decir: ‘Yo soy independiente o el periodismo no tiene por qué tomar partido, o apostar a la transformación’. Entonces, es nada más analizar la realidad, criticar la realidad, pero no transformarla”.

Reportero: “No, es informar, presidente”.

AMLO: “Sí, pero a veces ni eso, es editorializar para afectar las transformaciones”.

Reportero: “Editorializar es también tomar partido, presidente.

AMLO: “Sí, pero…”

Reportero: “O sea, usted pide que editorialicen nada más a favor de usted…”

AMLO: “Para el conservadurismo”.

Reportero: “No corresponde al papel que…”

AMLO: “Para conservar, no para transformar, o sea, que es lo que se ha hecho en el caso del Proceso, mucho en ese sentido.

Por eso lo leo poco ya, desde que falleció don Julio Scherer, al que admiraba mucho, pero ese es otro asunto. Qué bueno que podamos debatir así.

SU RÉPLICA ALCANZA AL NYT Y AL FT

Bajo el argumento de que como presidente tiene derecho de réplica, López Obrador descalificó trabajos periodísticos publicados por The New York Times y Financial Times.

Incluso, les exigió disculparse. En ambos casos las publicaciones hablaron del poco crecimiento de la economía provocado por la incertidumbre que genera la ausencia del Estado de Derecho y que hacen desconfiar a los inversores extranjeros y nacionales.

Ninguno de los influyentes rotativos rectificó sus posturas.

En el país, no son pocos los medios impresos, radiofónicos y portales de información que tienen contenidos editoriales, que observan con preocupación cómo la inseguridad y la violencia no han cedido ni con la participación de la Guardia Nacional; también cuestionan la falta de inversión en infraestructura y vivienda. En este rubro ya la Cámara de la Industria de la Construcción informó que se han perdido 40 mil empleos en lo que va de esta administración, sin contar los que generaban las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM); la constante denuncia de escasez de medicamentos en el sector salud, ha sido motivo de indignación de López Obrador que la desmiente sin comprobarlo.

ALINEARSE CON LA 4T

En su condición de transformador, el presidente López Obrador quiere que todo mundo entienda lo que está haciendo y hacia dónde quiere dirigir el país.

Al no encontrar el eco que requiere o que supone merece, inicia los ataques en contra de la prensa “fifí”, de la conservadora, dice, de la que se opone a los cambios.

Y amenazante sostiene que, quieran o no, México será otro.

Asume que el Estado es él. Lo comprueba con sus consultas a mano alzada, cuya legalidad no está reconocida. Cancela obras porque el “pueblo bueno y sabio lo pidió” y evangeliza con la biblia en la mano.

Por ello el trabajo de Mariano Simón cobra importancia en la actual administración. Dice: “El Estado soy yo”. Estas palabras fueron pronunciadas por Luís XIV, también conocido como El Rey Sol, ante el parlamento de París en el siglo XVIII. El rey se presentó en las sesiones con el fin de prohibir las discusiones en las que se criticaban ciertas ordenanzas reales. Tal actitud se entiende mejor si consideramos que en aquella época se veía a los reyes como sustitutos de Dios en la Tierra, principio que aprovecharon años antes los Estuardo en Inglaterra para concentrar el poder en sus manos, y cuyas consecuencias sumieron a los ingleses en una guerra civil.

“Luís XIV se designó como la imagen visible de Dios, por lo que su voluntad era incuestionable, y se valió de dicho ardid para concentrar cada vez más poder alrededor suyo. Un rey para tal fin requería de ministros cuya obediencia fuese ciega; Juan Bautista Colbert fue el más efectivo de ellos. Para Colbert era intolerable hasta la menor oposición al rey, y no dudó en entorpecer el accionar de parlamentos y asambleas provinciales cuando no coincidieron con la voluntad real. Pero si por algo fue elemental Colbert durante el reinado de Luís XIV, fue por ser quien se encargara de recaudar los fondos necesarios para solventar los gastos (cada vez mayores) del Rey Sol, los cuales produjeron un déficit económico que perduraría hasta la revolución durante el reinado de Luís XVI.

“Quizás uno de los símbolos más representativos del reinado de Luís XIV fue el palacio de Versalles, que representaba una vida artificial y de servilismo, pues el único objetivo de quienes tenían el privilegio de ingresar al palacio era servir al rey”.

Andrés Manuel López Obrador vive en Palacio Nacional, situación que no se registraba desde el Siglo XIX cuando Benito Juárez lo habitó.

Acerca de misionpo 3770 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.