El Desalentador Panorama de la Salud

Los Dados de Dios

*Sin Descalificaciones, Urgen Respuestas Sensatas

*De 2012 a hoy México ha Mejorado, no lo Suficiente

*No Contraponer a Extranjeros Contra los Mexicanos

Por Nidia Marín

No es nada halagüeño el panorama de la medicina y la salud en México, nada esperanzador. Más bien es angustiante, no sólo para los médicos generales y para los especialistas, ante el desempleo existente y la serie de despidos absurdos que se han estado llevando a cabo desde que inició la actual administración.

Y en este asunto, que afecta a todos los mexicanos, no se trata de hablar en el vacío y de descalificar las palabras presidenciales. Tampoco de aceptar que se está preparando el camino para la llegada de médicos de otras naciones cuando no podemos con el empleo a los nacionales. No, sino de que haya una respuesta sensata que beneficie a nuestros profesionistas, porque hasta ahora la austeridad republicana sólo ha ahondado el problema, el descontento y la desilusión.

Antes de que llegara al actual gobierno, de acuerdo a estudios serios como “El ENARM y las Escuelas y Facultades de Medicinas, Un análisis que no le va a gustar a nadie”, elaborado por los investigadores Manuel Ramiro-H., Enrique Cruz-A., Lydia Zerón-Gutiérrez y Ángel Arévalo-Vargas, advertía de toda la problemática desde el principio de la profesión, al precisar, por ejemplo:

“En México, la carrera de médico cirujano se ha considerado como una fase propedéutica para acceder a la especialización. Desde luego, la mayoría de los egresados de la carrera de medicina aspiran a realizar cursos de posgrado en las diferentes instituciones que tienen un programa universitario. El Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) se ha convertido para los sustentantes en un parteaguas entre la posibilidad de ejercer la profesión de una manera digna y con una retribución en promedio buena o ejercerla en condiciones muy limitadas y con ingresos económicos bajos o incluso no ejercerla”.

En el momento de aquella investigación señalaron el indicador de médicos en México por cada 100.000 habitantes y advertían que allá por 2012 estaba muy por debajo (1.4) de los indicadores internacionales, si se comparaba con países de la región como Canadá que tenía 2.9, los Estados Unidos de 3.1, en Guatemala de 1.1 y en Honduras de 0.3, mientras que el país que tiene un indicador más alto era Cuba (al parecer sigue siéndolo) con 6.6 médicos por 1000 habitantes.

Ellos, los investigadores, en su momento señalaron que el número y las necesidades de los médicos especialistas no se encontraban plenamente identificados, pero revisando los datos del IMSS, si se toman en cuenta las vacantes, las posibles jubilaciones y las necesidades de expansión de los servicios, el número de médicos existentes y la posible formación al ritmo actual resultarán insuficientes.

“En unas especialidades este déficit es mayor que en otras, pero en todas habrá deficiencia numérica a futuro; sin embargo, el aumento en el ritmo de formación de médicos especialistas se enfrenta a múltiples dificultades, entre las cuales se identifican dos: la financiera, y el aumento del número de sedes formadoras de recursos humanos de alta especialidad”, señalaron.

Se supone que de aquellos años (2010-2012) a la actualidad no todo fue malo, puesto que en 2016 la tasa era de 2.4 médicos por cada 100,000 habitantes, mientras que el promedio de los países miembros de la Ocde era de 3.

Asimismo, había 291,596 médicos empleados en México, aunque de todos modos la cifra no era suficiente para la atención de la salud de 129 millones de habitantes. Lo lamentable es que pasarán varias décadas antes de que lo sea, pero el problema de la salud en México no se resolverá con médicos del extranjero.

La situación es delicada porque si antes se consideraba que 60 de cada 100 egresados de la carrera de medicina no tendría trabajo en el sector salud, hoy la situación empeoró y no es con arengas para culpar de todo al pasado como se resolverá y mucho menos contraponiendo a los profesionistas nacionales con los que piden trabajo desde el extranjero, porque se los quitaron en otra nación de América Latina y su patria no los puede o no los quiere absorber.

¡Sensatez, por favor!

 

Acerca de misionpo 5460 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.