Barruntos de Tormenta en la Economía hoy Están más Fuertes que Nunca

Lascas Económicas

*Caída en Producción, Empleo e Inversión, Pese a Voces Oficiales Gobernar sí es una Gran Ciencia, Pero ¿Estamos Preparados?

Por Jaime Contreras Salcedo

Para un gobierno central y centralista como el de la Cuarta Transformación, lo que ocurre en sus dependencias y organismos paraestatales y desconcentrados impacta, sin duda, no solo a la propia administración en su conjunto sino a todo el país. Si se soslayan los problemas al interior de estas oficinas por muy godinescas que parezcan, se les resta importancia, ignora o se les pretende eliminar mediante declaraciones, discursos o denostaciones a los contrarios, estos no desparecerán y mucho más temprano que tarde se reinsertarán en la vida pública con mucho mayor fuerza y sin salida elocuente y pronta.

Estas últimas ideas no provienen de la perturbada y perturbante mentalidad de algunos columnistas perversos, de esos que pululan contrarios a los esfuerzos transformadores de la nación. No. Se originan de las viejas teorías políticas de hace muchos siglos que siguen en vigor, para que sepamos que la humanidad, a veces, no avanza mucho que digamos en determinado tipo de temáticas cotidianas. Mucho más en las llamadas ciencias sociales, salvo que usted nos diga lo contrario.

Además de saludar a nuestros profesores universitarios, vayan estas líneas iniciales para recuperar un poco o un mucho los señalamientos del flamante ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, quien molesto por el desdén de su otrora Jefe, y encabritado porque al Presidente Andrés Manuel López Obrador le tuvieron sin cuidado las repercusiones económicas y financieras de cancelar el aeropuerto de Texcoco, y de impulsar la (invisible) Refinería de Dos Bocas, el tren Transístmico y pelearse con trasnacionales en eso de los gasoductos de la CFE, tuvo a bien mandarlo al diablo con todo y las instituciones que representa en este sexenio.

No fue un problema de resolver las cosas al viejo estilo, como acusara el tabasqueño. No fue la redacción del Plan Nacional de Desarrollo o el Programa de Negocios de Pemex –que según el inquilino de Palacio parecía hecho por José Antonio Meade o Agustín Carstens y que tuvo que escribirlo él mismo, vaya- sino el mostrarse radicalmente opuesto a querer reinventar a modo la economía mexicana, lo que indignó al señor que encabeza los destinos nacionales (a querer o no) y que aceleró la salida de la cartera hacendaria.

Nos dicen en los pasillos de Palacio Nacional, del lado de la SHCP desde luego, que los problemas que se vienen arrastrando a nivel macro económico, muy por arriba de las controvertidas obras, es lo que realmente tiene aterrado a los técnicos hacendarios, por cierto muchos de ellos educados ni más ni menos que en el ITAM. ¿Cómo intentar siquiera tapar la realidad de la patente desaceleración económica, en el quicio de la recesión? ¿Acaso se tienen otros datos o, en su defecto, hay la mínima posibilidad de manipular las estadísticas como sucediera en otros tiempos?

No. Y eso es lo realmente patético. Pero no nada más para ellos, nos dijeron hace un par de días un ex dirigente empresarial y un ex funcionario metido a banquero privado. Los datos oficiales de la baja radical en la producción, en empleo, inversión y financiamiento, al primer semestre del año, obligan a recortar más aún las expectativas de la segunda mitad del ejercicio y también las del 2020 y el resto de la administración, en otros niveles no menores como tasas de interés, tipo de cambio, precios del petróleo y claro, los siempre atemorizados niveles de confianza de todos los agentes que inciden en la economía.

Esto no es un asunto de espejos negros de Tezcatlipoca. No es querer avanzar viendo el retrovisor, como nos explicaban nuestros personajes financieros inolvidables. Se trata de ver un poco más de los tres dedos de frente de la visión del Poder, porque si no se anticipan las jugadas la crisis y un eventual crack –ojalá se equivoquen, por favor- estarán a la puerta de la esquina con todas las secuelas que la imaginación y la experiencia nos dictan.

Luego de los señalamientos hidrocálidos de Urzúa, la duda inmediata es si aún tenemos tiempo para enderezar la nave nacional. La pronta respuesta es que sí. O debiéramos tenerla. Queremos pensar que, pese a las terquedades del personal, tendremos suficiente cerebro para atemperar las severas dificultades que se avecinan y, nos consta, hemos aprendido de las graves devaluaciones y crisis de un pasado no tan mediato como marca la historia: el de hace 25 años y los tristemente llamados errores de diciembre.

Sólo que eso, la salida o salidas, no depende de nuestras fuentes, tampoco de usted ni de nosotros, lo que obliga regresar a la realidad. De ahí que, tomando en cuenta el presidencialismo que estamos viviendo y que mantendremos de aquí al 2024, por lo menos, la respuesta con ubicatex es que no podemos evitar que la nao doméstica sufra severas anomalías y averías, y que, por lo mismo, debemos tomar provisiones expeditas para que no nos coja el chaparrón que devendrá en ciclón marca llorarás. ¿O usted tiene otros datos? Habría que proporcionárselos al que toma decisiones, en Palacio Nacional, por favor. Y en fa sostenido mayor.

Que conste. Nadie está deseando que las cosas caminen mal. Pero debemos regresar al inicio de nuestra plática: si se soslayan las cosas y se adopta la estrategia del avestruz, es seguro que los problemas NO van a huir ni extinguirse, se intensificarán hasta el momento en que estallen por algún lado, normalmente el más endeble de la capilaridad social, claro, los más pobres del pueblo sabio y bueno que ahora se dice defender con denuedo.

¿Es un asunto de soberbia? Claro que no. ¿Es de terquedad? En parte sí. Pero más bien lo es de capacidad y visión para administrar y gobernar. Eso que no se adquiere necesariamente, como el caso de la paternidad, en las aulas. Eso que ahora se soslaya señalando que no es una gran ciencia.

Y fíjese que sí. Si lo es. Lo veremos y palparemos.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas andan trajinando con otras piedras romas, calizas y angulares para que, entre todas y de diversas latitudes, se tenga una perspectiva mucho más amplia y se ofrezcan alternativas ante la serie de cosas que se nos presentarán y que nadie puede dejar de lado. De ninguna manera. Nos vemos en este mismo espacio, pero la semana entrante. Jacs95@hotmail.com.

Acerca de misionpo 4393 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.