En Puebla, Condiciones de Certidumbre Para los Empresarios: Barbosa Huerta

La Entrevista

*En Cien Días se Verán los Primeros Resultados

*Fuerzas del Orden Sin Vínculos Delincuenciales

*Combate a las Bandas de Huachicol y Secuestro

Por Joel Armendáriz

Constancia de mayoría en mano, que lo convirtió en gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta no oculta la satisfacción del “deber cumplido” y afirma que no iniciará una cacería de brujas en contra de sus antecesores y que de su salud está “más fresco que una lechuga”.

Triunfador en la elección extraordinaria, Barbosa, tiene una prioridad a partir del primero de agosto cuando asuma el cargo: la seguridad pública.

“La seguridad pública, que se volvió en el país el reclamo principal y Puebla no es la excepción”.

Sin mencionar nombres ni responsables, el hombre que ha mostrado entereza ante la adversidad, exclama: “Puebla era no hace mucho, un estado muy seguro, pero ahora hay diversas formas de crimen organizado como el huachicol, la inundaron de violencia generalizada”.

Habla del pasado cercano, aquél en el que el poderoso grupo político de Rafael Moreno Valle le “robó” la elección para que su esposa (de Moreno Valle) Martha Erika Alonso inscribiera su nombre como la primera gobernadora de Puebla, y sin elevar la voz pero con firmeza advierte:

“No voy a emprender un gobierno de persecución política, pero sí voy a saber la realidad de lo que pasó. El monto de la deuda en el Estado ha sido un misterio, que los fideicomisos que formaron para hacer obras suntuarias, bajo esquemas de participación pública-privada, esos museos de 7 mil millones de pesos, ruedas de la fortuna de miles de millones y muchas obras que fueron construidas con sobreprecios, o hasta las inexistentes, entonces tenemos que saber de qué se trata y si encontramos que la ley se incumplió, tenemos que determinar, como obligación en el servicio público, que se hagan los procedimientos respectivos. Además, Puebla lo está reclamando, no es que sea una venganza, sino aplicación de la ley”.

PUEBLA, LA DESIGUAL

Barbosa, un político nacido en Zinacantepec y avecindado en Tehuacán y cuya formación política inició en 1994 durante la campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas, fue fundador del PRD y bajo su cobijo llegó a San Lázaro y al Senado de la República en donde presidió la Comisión Belisario Domínguez y desde ahí tejió la red que lo llevaría a disputar la gubernatura de Puebla.

Conocedor de lo que pasa en su estado, Barbosa Huerta refiere:

“Llego para gobernar a los de arriba a los de en medio y a los de abajo y generar condiciones de igualdad, porque lo que sí ha habido en Puebla es una sociedad de mucha desigualdad, de mucha injusticia, de mucho atropello, está agraviada y no podemos nosotros seguir con estas condiciones”.

Reflexiona sobre la pobre participación de los ciudadanos en la elección extraordinaria y admite:

“Hubo poca participación y entendemos que la gente quiere formas de participación diferentes, requiere gobiernos ciudadanos, no tenemos que hacer esquemas de reparto político, por lo que vamos a acreditar la forma de gobernar, podemos entender nosotros cual es el momento y la misión que está presente”.

Dice que el primer reto es el de resolver con respuestas prontas, con un programa de Gobierno que incluya toda la problemática poblana, con metas, evaluaciones, asuntos de seguridad pública, temas de reactivación económica.

“Estoy planteando un programa de desarrollo estratégico en 21 regiones del Estado, pero también estoy planteando que volvamos a Puebla el asiento de los negocios del país.

“Sí se puede”.

Y alude que Puebla tiene una gran capacidad productiva y por ello buscará generar condiciones de certidumbre para los empresarios, para los inversionistas, fortaleciendo el Estado de Derecho y combatiendo la corrupción.

“Pero también si hacemos eso generamos condiciones de combate a la pobreza, porque la pobreza se combate solamente con crecimiento económico y desde luego estamos hablando de empleo, de ingreso, estamos hablando de vivienda, de salud, de educación, así que tenemos propuestas específicas para cada uno de los asuntos”, declara con firmeza.

LOS PRIMEROS CIEN DÍAS

Como ya se ha hecho costumbre, presidentes y gobernadores se fijan 100 días. Los primeros de sus mandatos para “dar respuestas”. Barbosa no es la excepción.

Cien días para que haya en Puebla fuerzas del orden no vinculadas a ninguna forma de delincuencia y tener evaluaciones y metas que cumplir, porque la inseguridad está vinculada a todo, a la forma de vida, a generar la llegada de inversión a nuestro Estado, así que estamos claros lo que vamos a hacer.

Cien días para combatir lo que ahora son las bandas de huachicol, de secuestro, de muchas formas de crimen, lo que genera una violencia enorme, entonces la seguridad pública es la prioridad, estaremos ya trabajando con los alcaldes en este tema, porque tenemos bien entendido que el tiempo que se gastó en esta confrontación política fue tiempo perdido y por eso vamos a empezar a trabajar para comenzar a reestructurar nuestras fuerzas del orden, tanto estatales como municipales.

Cien días para capacitarlas, para profesionalizarlas, para certificarlas, para poder generar condiciones de estrategia, de coordinación con la Federación, con la Guardia Nacional, con el Ejército, con la Marina, porque la seguridad pública con los estados limítrofes la se vuelve muy compleja. La coordinación con Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Morelos, Hidalgo, Tlaxcala, Estado de México, Ciudad de México es muy difícil, por eso vamos a tratar de establecerla, porque no hay eso.

Con conocimiento de causa, explica: “Eso fue lo que pasó también en el país, no hay un modelo en marcha de seguridad pública, el modelo que hay es el de seguridad Federal, pero tiene que existir un modelo de nosotros. Tenemos que fortalecer nuestro sistema de procuración de justicia que está socavado para quitar el sistema acusatorio oral penal, que debemos de crear y fortalecer, porque aquí hay un problema muy añejo, porque no hay un sistema penitenciario y todo esto rodearlo de lo que hay, pero que no está orientado con asuntos que impacten en la sociedad, como la prevención del delito, educación, deporte, valores familiares, vinculados a la forma de vida y muchas cosas.

Entonces lo primero es que tenemos cien días para terminar con la reestructuración de las fuerzas del orden y desde el primer día empezar a disolver bandas del crimen, porque sólo así va a existir la sensación de que se está haciendo algo en contra de la inseguridad.

Cien días para cambiar el rostro de Puebla.

Acerca de misionpo 3770 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.