“Cafarnaúm”

Del Cine y las Leyes

La Irrenunciable Dignidad de la Infancia

HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“Cafarnaúm”, película libanesa de 2018, escrita y dirigida por Nadine Labaki, protagonizada por Zain Al Rafeea (Zain), Yordanos Shiferaw (Rahil), Boluwatife Treasure Bankole (Jonás), Kawthar Al Haddad (Souad), Fadi Kamel Youssef (Selim), Nour el Husseini (Assadd) y Cedra Izam (Sahar).

Zain, un niño libanés de 12 años vive en pobreza en algún rincón de Beirut, y ha decidido demandar a sus padres, por traerlo al mundo.

El planteamiento utilizado en la cinta es la denuncia de un niño a sus padres por haberle robado su infancia, pero va más allá de ser un thriller judicial, pues expone y denuncia a un microcosmos dividido y castigado por una guerra civil que propicia miserias a las que sobreviven todos los personajes que se presentan en ese pequeño entorno urbano que se muestra incapaz de ayudarles.

DE HABER SABIDO NI NAZCO

Un doctor examina los molares de un niño y determina que debe tener 12 años de edad; ese menor se presenta esposado ante la corte al estar cumpliendo una condena por haber apuñalado a un hombre; en ese momento el juez, le pregunta al niño, el por qué denuncia a sus padres, la respuesta es simple: “Por traerme al mundo”.

Después de esta escena, la cinta da pauta a un largo flashback, para entender el motivo de la demanda; Zain representa a esa infancia que sufre del abuso infantil, esa infancia desprotegida en un país árabe, aunque puede ser en cualquier parte del mundo, sobreviviendo en calles miserables, con los vestigios de la guerra, del hambre y sin una autoridad ni sociedad que se comprometan con la niñez.

A través de ese largo flashback el espectador ve como Zain lucha por darle sentido a su existencia y darse, él mismo, una razón para seguir viviendo.

INFANCIA ROBADA

Zain acude a varias farmacias, con una falsa receta, a que le vendan tramadol (medicamento controlado), que su madre disuelve en agua para mojar ropa y así traficar la droga en la cárcel donde está recluido un hijo mayor; además, el niño entrega mercancía de la tienda de Assadd.

Siempre ha sido un tema comprometido para las autoridades el que los menores, en vez de ir a la escuela, tengan que trabajar, pero peor aún si a esto se suma el hecho de que sean los propios padres quienes exigen que se realice un trabajo ilícito, como lo es la compra de medicamento controlado para traficarlo.

Desde este punto de vista, la infancia de un niño está siendo robada bajo el argumento de que somos tantos, que también los menores deben ayudar a la economía de la casa, pero ¿en verdad será una razón justificada para prescindir de la educación y tiempo lúdico de un niño?

INFANCIA ULTRAJADA

En un pequeño cuarto duerme Zain con sus siete hermanos, y apenas una cortina los separa de la cama de sus padres; una sábana está manchada de sangre, el niño advierte que Sahar está menstruando, y que muy probablemente sea entregada en matrimonio a Assadd quien tiene interés en la menor de apenas 11 años.

Una tragedia más que sufren las menores es la entrega en matrimonio a temprana edad; en ciertas culturas, la menstruación es muestra de que la niña es ya una “mujer” para ser comprometida.

Y así sucede. Sin que medie el consentimiento de la menor, los padres la entregan a Assadd, lo cual los libra de una boca más que alimentar, bajo el simple argumento que allá estará mejor; pero ¿en realidad estará mejor una niña de 11 años que ahora debe cumplir con obligaciones de esposa?, ¿en dónde queda su infancia?

INDOCUMENTADO EN EL PROPIO PAÍS

Zain lleno de coraje e impotencia huye de casa, conoce a Rahil, una trabajadora migrante indocumentada etíope, quien le proporciona refugio y comida a cambio del cuidado de su hijo Jonás; ella es detenida y será remitida al país de origen, por lo que Zain pasa penurias para alimentar a un niño de apenas un año de edad.

El filme da muestra de la difícil situación que viven los migrantes indocumentados y sin importar el lugar en que residan, siempre serán subcontratados en condiciones desfavorables que, al no contar con una estancia legal, es obvio que no pueden registrar a sus hijos, por lo cual Jonás, aunque ha nacido en Líbano, también es un indocumentado.

A cambio de 500 dólares americanos y de papeles falsos para salir de Líbano, Zain vende a Jonás a Aspro, quien trafica con personas, pero el menor necesita sus documentos para obtener su pasaporte, así que regresa a casa y sus padres le informan que nunca fue registrado.

Ser un indocumentado en país ajeno puede tener cierto sentido, pero ser indocumentado en el propio país, es algo inconcebible.

En México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, no cuenta con un dato exacto de cuántas personas carecen de un acta de nacimiento; según datos de la UNICEF, el 6.6% de los niños y niñas que nacen en México, no son registrados antes de cumplir el primer año de vida, y una gran mayoría de ellos nunca son registrados.

El problema de no contar con documentos es que la gente se convierte en la nada, o como dice Aspro: “Una botella de Catsup al menos tiene nombre, fecha de empaquetado y de caducidad”.

Los documentos permiten a los infantes acceder a los sistemas de educación, salud y alimentación; la tragedia mayúscula es que a alguien se le niegue un servicio hospitalario por no tener papeles que le identifiquen, tan es así que Sahar muere desangrada a la entrada de un hospital.

La palabra Cafarnaúm tiene dos significados opuestos: un profundo simbolismo bíblico, al ser el nombre de un desaparecido poblado galileo, cercano al sur de Líbano frontera norte de Israel, famoso por haber sido hogar temporal de Jesús y sus discípulos; y el otro significado, en el portugués brasileño, que quiere decir hacinamiento, un lugar donde todo se amontona sin orden ni ley.

La película significa las dos cosas: una epopeya de un niño en rol mesiánico que sobrevive en los arrabales marginados de la Beirut contemporánea.

Hay críticos que acusan la tesis moralizante de la cinta, pues la propia directora Labaki, aparece como actriz, en el papel de una abogada que resulta el único personaje de ética inviolada en todo el panorama y ser la redentora; pero por esta actuación de la cineasta ¿pierde legitimidad la realidad brutal que se retrata al abordar temas tan terribles?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 5463 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.