Violencia e Inseguridad, el Nuevo Estilo de Vivir en la Ciudad de México

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

Podrá salir todas las mañanas para “rendir el parte” y decir que en la Ciudad de México se abate la inseguridad y la violencia.

Podrá enviar tuits a través de su cuenta lamentando la muerte del joven Norberto Ronquillo y asegurar que “el crimen no quedará impune”.

Podrá asegurar que el robo a casa-habitación se ha reducido, pero la denuncia de Tanya Muller, la desmiente.

Podrá afirmar que se ha detenido a un elevado número de delincuentes y que los cárteles Unión Tepito y AntiUnión están golpeados en sus finanzas y en su número de integrantes.

Podrá decir que las cámaras de seguridad funcionan mejor que antes y que el C-5 se moderniza, pero todo está peor que antes.

Sí, la doctora Claudia Sheinbaum, científica reconocida por el Sistema Nacional de Investigadores –en donde participaba activamente hasta antes de ser Jefa de Gobierno- y por la UNAM, en donde nació educativamente, pero de gobernanza nos queda a deber.

Seguramente ella tiene otros números, otras informaciones –para estar de acuerdo con la 4t- y ellos muestran una “sensible baja” en los delitos de “alto impacto” en la Capital del País, pero la realidad supera a la ficción.

Se entiende que en el pasado –porque así lo ha señalado y secundada por su procuradora general de justicia- hubo “corrupción” y que por ello avanzaron los cárteles del narcomenudeo y que muchos policías de investigación y preventivos estaban al servicio de los criminales y que se está en un proceso de limpieza y depuración, pero eso no justifica que cada día haya más violencia.

Salvo, claro está, que todo lo que ocurre, se publica, se difunde y se escucha en las calles sea producto del hampa de la prensa.

La procuradora Ernestina Garfias ha insistido en que la pasada administración maquilló las cifras y por eso se advierte ¡hoy más delincuencia, más violencia.

A lo mejor nos dice la verdad. ¿Cómo se ocultó la violencia y la delincuencia en el pasado?

Tuvo que existir una fórmula genial para esconder cadáveres, ocultar la droga, no conocer de asaltos y por supuesto, ordenar a los ciudadanos que no denunciaran los hechos delictivos.

Si eso es verdad ¿por qué no replican el esquema y nos devuelven la seguridad aunque sea ficticia?

Porque ya es imposible salir a la calle y confiar en regresar al empleo o a la casa sin sufrir un asalto, una golpiza y hasta perder la vida.

La realidad no es percepción. Es simplemente el acumulamiento de daños y el conocimiento de que a cuatro de cada cinco conocidos le ha pasado algo.

Asalto a transeúntes se dan todos los días en la peatonal calle de Madero. Y eso que está “vigilada”; los centros comerciales no se escapan y ahora en los restaurantes los ladrones-delincuentes dejan a los comensales apenas con lo llevan puesto.

¿De verdad tenemos una Ciudad más segura que antes? Yo lo dudo ¿y usted?

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jesusmichel, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 3835 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.