Michoacán: Estrategia Inútil

Artículo Invitado

*En Entredicho la Fragilidad del Entramado Institucional

*La Misma Situación Enfrente el Estado de Derecho

*Se Perdió el Respeto a las Fuerzas Armadas

*El Mensaje de Amor y paz Está Costando Vidas

*Riesgo de que ese Ejemplo se Expanda Como Pandemia

Por Alejandro Zapata Perogordo

Los acontecimientos suscitados tanto en la región de la Tierra Caliente michoacana como en la ciudad de Zamora, en días pasados, solo vienen a corroborar lo inútil y contraproducente de una estrategia improvisada, sin planeación que solo ha servido para nutrir el discurso.

El rubro sobre la inseguridad llama poderosamente la atención al constituir el tema de las ejecuciones y la ola de violencia que azota al país desde hace varios años, en el problema principal que impide la armonía, tranquilidad y paz social, a la par que pone en entredicho la fragilidad del entramado institucional y el Estado de Derecho.

La manera de enfrentar ese lastre en los sexenios de Calderón y Peña, que no distaron mucho en cuanto a sus formas, ha sido duramente criticada por sus resultados, no obstante, en la actual administración la única diferencia visible consiste en la instrucción a las fuerzas armadas de solo hacer presencia sin intervenir, obteniendo cifras aún más negativas a las de sus antecesores.

Las expectativas, por lo visto, no son promisorias, sin pretender ser ave de mal agüero y considerando además los ajustes y movimientos de los cárteles del crimen que aprovechan los cambios de gobierno, sin embargo, lo único visible tiene su eje central en la creación de una Guardia Nacional, antes llamada Gendarmería, que seguramente vendrá a ser más de lo mismo, pues lo único novedoso es el cambio de nombre.

Los esfuerzos y recursos dedicados durante doce años en Michoacán al parecer no fueron de utilidad, las cosas en esa entidad siguen igual o peor, si a las fuerzas armadas les guardaban algo de respeto, ya se perdió. El mensaje de amor y paz junto a la tolerancia revestida de prudencia aunada a la incapacidad del Estado que se encuentra pasmado, está costando vidas y fracturando aún más las instituciones y el tejido social.

De continuar por ese rumbo, difícilmente se van a obtener resultados diversos a los ya conocidos, con el riesgo de que el ejemplo michoacano se expanda como pandemia a otras regiones.

Las medidas adoptadas hasta ahora son parciales, improvisadas, poco planeadas y rayando en la ocurrencia. Una dificultad con las dimensiones a la que nos tenemos que enfrentar requiere un profundo proceso de planeación sin dejar cabos sueltos procurando la mayor integralidad posible, fortaleciendo las capacidades del Estado y atendiendo los diversos ángulos para evitar excesos.

Otra vez vamos rezagados, la centralización de la seguridad en su apogeo; los ciudadanos a merced de la delincuencia y todo se resuelve en “las mañaneras”.

Acerca de misionpo 4393 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.