Germán Martínez, la primera baja importante en el gabinete de AMLO

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

Si bien es cierto el Ciudadano Presidente ha ratificado que al cumplir seis meses de su mandato –es decir en el ya muy cercano junio- se evaluará el trabajo de sus colaboradores, desde sus cercanos hasta los no tanto y quien no haya cumplido a cabalidad las instrucciones y realizado con eficiencia sus responsabilidades será removido, Germán Martínez Cáceres director general del IMSS se adelantó y presentó su renuncia en una extensa carta explicativa.

Llama poderosamente la atención la crítica directa, sin rodeos, sin florituras hacia Carlos Urzúa, secretario de Hacienda y a quien responsabiliza de haber revivido el cadáver del neoliberalismo, sepultado por el Ciudadano en marzo pasado.

¿Qué llevó al expanista a tomar una decisión que cayó no como balde de agua sino como bloque de hielo de la Antártida?

En sus explicaciones por escrito, el que fuera brazo político de Felipe Calderón, considera que los recortes y más recortes ordenados por la Secretaría de Hacienda –se entiende que por su titular, no hay duda- han puesto en riesgo la viabilidad del Instituto Mexicano del Seguro Social y que “ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano”.

Poderoso señalamiento cuando el Presidente se ha comprometido que en los primeros tres años de su gobierno la salud en México será similar a la Suecia.

Y que el extitular del organismo más importante en la materia diga que controlar el gasto en salud es inhumano, se torna en acusación.

Difícilmente se recuerda un señalamiento de este tamaño en administraciones pasadas. En tiempos de José López Portillo tres de sus funcionarios chocaron entre sí y la decisión fue despedirlos. Y no por incapaces sino por ventilar públicamente sus diferencias. Quizá por ello Martínez Cáceres presentó la renuncia antes de que lo despidieran.

Sin embargo, el punto fino es saber si Urzúa actúa en contra de la política presidencial. Y la duda es si lo hace por la libre o tiene autorización para ello. Esto último se antoja difícil de aceptar si se considera la forma de gobernar y de actuar de Andrés Manuel López Obrador.

Habrá que esperar la evaluación que haga el residente de Palacio Nacional y si ésta resulta satisfactoria o no con respecto al trabajo desarrollado por quien maneja los dineros públicos.

Germán Martínez, quien durante 30 años militó en el PAN hasta su dimisión, no expulsión, en marzo del año pasado, provocó un cisma entre los integrantes de los gabinetes formal y ampliado. Quizá tuvo el valor de recuperar su dignidad como político y como ser humano. O quizá simplemente el cargo le quedó grande.

Vaya usted a saber.

Importa y mucho que sea la primera renuncia de alto nivel en la actual administración. ¿Alguno o algunos (nas) seguirán el mismo camino? Porque de que hay sumisión hacia el Ciudadano Presidente, no hay la menor duda.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, jesusmichelnarvaez266@gmail.com, Facebook: jm-narvaez, Twitter: @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de 11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 3221 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.