Rubén Núñez Ginez, el que puso de rodillas al gobierno de Peña Nieto

De Fondo

Por Jesús Michel Narváez

Se podrá estar o no de acuerdo con las posturas políticas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) pero de que sus integrantes son de armas tomas, no hay la menor duda.

Rubén Núñez Ginez.

La muerte de Rubén Núñez Ginez, líder de la sección 22 del magisterio, deja un hueco difícil de llenar. Durante la mitad del gobierno de Peña Nieto lo doblegó con sus manifestaciones que ahogaron literalmente a la Ciudad de México por más de 60 días, hasta que el Ejército y la Policía Federal levantó el plantón que se instaló en el Zócalo para dar paso al desfile militar del 15 de septiembre.

Núñez levantaba la voz y los secretarios de Educación, Emilio Chuayffet primero y Aurelio Nuño y Otto Granados al final del régimen, tenían que negociar. Organizados en brigadas que se distribuían estratégicamente y burlaban la vigilancia de la policía capitalina, los disidentes del magisterio sabían cómo generar el caos y obtener sus exigencias.

Por la fuerza demostrada el gobierno de Peña Nieto aceleró la Reforma Educativa que desde el principio mostró ser más laboral que educativa Y si bien la dirigencia y los marchistas de la CNTE se retiraron y regresaron a las aulas no lo hicieron con las manos vacías. Y si bien el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca IEEPO) no les fue regresado, de todas formas los disidentes logaron plazas, conservaron su forma de negociar y de heredar y vender plazas.

Como fuere, Núñez Ginez sabía del poder y control que tenía en la sección 22 y los aprovechó al máximo. En aquella operación de las fiestas patrias, el dirigente fue encapsulado por policías federales y locales.

Sin embargo, fue liberado y se le permitió retirarse sin ser dañado físicamente.

En Oaxaca, en donde falleció, el líder siempre mostró el músculo para paralizar los ciclos escolares, tomar el centro histórico de la capital de aquella entidad hasta por nueve meses e impedir que Ulises Ruiz, a la sazón gobernador, viviera en sedes alternas. Le tomaron la medida y de qué forma.

Con su muerte, la CNTE pierde a un negociador que no se arredraba ante el poder y, por el contrario, lo sometía.

Hoy que se estudia la iniciativa de la Contrarreforma Educativa y cuy texto no es presuntamente el acordado con el presidente López Obrador, ya surgieron los primeros enfrentamientos. Y aunque después de un “diálogo” cuyo contenido no se ha conocido los disidentes se fueron después de cercar la Cámara de Diputados y el Senado de la República, se espera que al grito de “al ataque” vuelvan y con mucho más fuerza que la semana pasada.

Hará falta Rubén Núñez Ginez. Porque era el hombre pensante y estratega dentro de la CNTE. Hoy la discusión se podrá álgida y podría salirse de control. No está ya a voz de mano que controlaba. Hoy hay otro Presidente que, en apariencia, no se doblega. ¿Cómo serán las negociaciones ahora? Mas pronto de lo que se espera, lo sabremos.

E-mail: jesusmichelnarvaex266@gmail.com, jesusmichel11@hotmail.com, Facebook: jm-narvaez, Twitter; @jesusmichelMx y en Misión, Periodismo sin Regaños lunes, miércoles y viernes de11 a 12 horas por ABC-Radio en el 760 de AM.

Acerca de misionpo 2528 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.