“Humane”

Humanitario o Inhumano

HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“Humane”, película dirigida por Caitlin Cronenberg, con la actuación de Jay Baruchel (Jared York), Emily Hampshire (Rachel York), Peter Gallagher (Charles York), Enrico Colantoni (Bob), Sebastian Chacon (Noah York), Alanna Bale (Ashley York), Sirena Gulamgaus (Mia York) y Uni Park (Dawn Kim); cuyo estreno fue el 26 de abril de este año.

Tras un colapso ambiental que obliga a la humanidad a deshacerse del 20% de su población, una cena familiar se convierte en un caos cuando el padre anuncia su decisión de alistarse en el nuevo programa de eutanasia del gobierno.

Es una historia distópica sobre un mundo devastado por un colapso ecológico catastrófico, donde se tocan temas como racismo, ignorancia climática, vulnerabilidad y resentimiento social, así como el egoísmo y el temor a la muerte. La premisa es muy sencilla ¿estarías dispuesto a entrar a un programa de eutanasia para salvar al mundo?

EL CONTEXTO

Apenas unos meses después de que un colapso ecológico global, los líderes mundiales se ven obligados a tomar medidas extremas para reducir la población de la Tierra. El gobierno de los EEUU ha creado programa de eutanasia voluntario y a cambio la familia recibirá una considerable compensación económica.

La mayoría de esos recursos económicos son disponibles para pagar estudios universitarios o vivienda.

La cinta sólo da breves escenas de esta catástrofe ecológica, pero lo cierto es que los rayos ultravioleta (UV) están causando muchos problemas en la población al grado que tienen que proteger las ventanas con películas polarizadas y usar sombrillas especiales recubiertas de aluminio; el calentamiento global ha ocasionado la escasez de agua, así que hay enormes filas para llenar una cubeta o un bidón con agua.

De hecho, hay ciertos alimentos prohibidos, muy probablemente porque para su producción requieran de mucha agua.

LA CENA

Charles York, un periodista recientemente jubilado que vive en un enclave privilegiado, invita a cenar a sus cuatro hijos adultos para anunciar que junto con su pareja Dawn se han alistado en el nuevo programa de eutanasia del país.

El primero en llegar es Jared, un antropólogo y férreo defensor del programa de eutanasia, lo cual le ha generado una serie de enemistades y la antipatía de la gente, además ha sido infiel a su esposa, quien lo ha alejado de su hijo Lucas.

Luego llega Rachel que es directora ejecutiva de una empresa que ha sido demandada por haber suministrado un medicamente que ocasionó diversos malestares en pacientes; su padre se molesta porque llega acompañada de su hija adolescente Mia, pues la reunión sólo era entre adultos.

Posteriormente, llegan Ashley, la menor de los hermanos y Noah, este último hijo adoptivo, que por el consumo de drogas atropelló a una señora que murió en ese accidente, y ha estado en varias ocasiones en rehabilitación, actualmente se encuentra limpio.

Los cuatro hijos se quedan sorprendidos con la noticia, pero más cuando se enteran que Dawn, la actual pareja de su padre ha huido y deja solo en esto a Charles.

EL PROGRAMA

Jared trata de convencer a su padre Charles de que desista del programa, que tiene relaciones con altos funcionarios que le ayudarán y que todo estará bien, en ese momento tocan a la puerta y se presenta Bob, un empleado del Departamento de Estrategia Ciudadana que se encargara de aplicar las dosis de la eutanasia.

Bob es informado que Dawn se ha ido y que Charles ha decido dejar el programa de eutanasia, por lo que debe llenar unos papeles de trámite, pero Charles se percata que por abandonar el programa le serán incautados todos sus bienes, estará en cárcel de por vida, ya que será considerado, no como traidor a la patria, sino traidor a la humanidad, y se publicará su nombre como un cobarde social.

Es claro que el programa de eutanasia es voluntario, pero su salida genera severas sanciones, que dentro de un marco normal de derecho deberían ser previamente determinadas junto con el documento que genere el ingreso voluntario de eutanasia, pero al constar en documento por separado podría cuestionar su legalidad, pues aquél que voluntariamente adquiere una obligación debe tener presente las consecuencias no sólo de su incumplimiento sino del revocamiento de su consentimiento.

EN PAREJA FIRMAMOS Y 

EN PAREJA NOS VAMOS

Ahora Charles se ve obligado a cumplir con el programa de eutanasia; aun con la consternación por lo sucedido, Bob informa a los hijos que vino por dos cuerpos y que no se irá sin llevarse dos cuerpos, así que se aceptan voluntarios para ello, pues de lo contrario él tomará la decisión; por razón de leyes, Mia como menor de edad no puede ser voluntaria, así que la decisión será entre los cuatro hijos.

La vida no es bien fungible, lo que implica que se trate de un contrato intuitu personae, expresión utilizada para indicar que ciertos actos o contratos están constituidos a partir de las características o cualidades de una persona en particular y que por tanto ésta no puede ser sustituida por cualquier otra para cumplir con esa obligación; sin embargo, la cinta deja entrever que se trata prácticamente de un contrato de cumplimiento forzoso, por lo que el obligado puede ser substituido por otro.

Muy probablemente, el contexto del colapso ecológico ha generado un estado de excepción no sólo en las instituciones de gobierno, sino también en el derecho.

La eutanasia ha sido reconocida como la intervención deliberada para poner fin a una vida sin perspectiva de cura, y se practica tanto en humanos (medicina) como en animales de otras especies —eutanasia  veterinaria—; en medicina la eutanasia es la provocación intencionada de la muerte de una persona que padece una enfermedad avanzada o terminal, a petición expresa de ésta; legalmente no procede utilizar los términos “Eutanasia involuntaria”, “Eutanasia pasiva” ni “Eutanasia indirecta”, en principio porque son situaciones ajenas a esta definición de eutanasia, y en segundo término porque no están reconocidas por la ley.

La película presenta una especie de Eutanasia directa activa o positiva (acción), que es cuando existe una provocación intencional del médico que busca la terminación de la vida del paciente al suministrar directamente algún tipo de fármaco o realizando intervenciones cuyo objetivo es causar la muerte, pero debe agregarse que no se busca el bien morir frente a una enfermedad terminal, sino que el bien mayor sobre la vida es la humanidad.

Escalofriante filme que hurga los temores del espectador frente a la actual crisis climática, pero ¿habrá alguien que elija morir voluntariamente? 

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Acerca de misionpo 38638 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.