La situación en Nueva Caledonia como manifestación “del auge del mundo multipolar

Los indígenas del territorio francés de Nueva Caledonia se amotinaron ante el intento de París de dar derecho a voto a todos los habitantes de larga duración, incluso europeos, ya que lo ven como continuación de la política colonial y temen estar en minoría. Expertos explicaron a Sputnik cómo encaja eso en el panorama general de la descolonización.

“Los franceses no quieren renunciar a su imperio. Desean conservar sus colonias, y [el presidente de Francia] Emmanuel Macron no quiere ser quien pierda otro territorio”, opinó a Sputnik el experto en la región de Asia-Pacífico, KJ Noh, al comentar los acontecimientos en Nueva Caledonia.

La Asamblea Nacional francesa votó el 15 de mayo a favor de ampliar el derecho a voto a las personas que lleven 10 años viviendo en Nueva Caledonia. El hecho desencadenó en el archipiélago disturbios que causaron víctimas, lo que obligó a Macron a declarar el estado de emergencia
.

En palabras del analista, con esa iniciativa las autoridades en París no solo quieren permitir que voten “los nuevos colonos franceses”, sino que además pretenden seguir controlando la inmigración y decidir “quién puede entrar en Nueva Caledonia y quién puede, esencialmente, inclinar la balanza electoral”.
“Esto es esencialmente un plan para impedir la independencia”, aseveró.
El interlocutor recordó que Nueva Caledonia “originalmente fue una colonia de esclavos británica, y luego pasó a ser una colonia de esclavos francesa”, mientras que su población —los indígenas canacos— “fueron esclavizados, y se les mantenía en reservas”. A continuación, el territorio intentó independizarse desde finales del siglo XX, pero Francia postergó el prometido referéndum de independencia, agregó. Sputnik
Acerca de misionpo 38643 Articles
Noticias nacionales e internacionales. Investigación y reflexión política.